De la gula considerada como una de las bellas artes

De la gula considerada como una de las bellas artes

Perdóneseme tan ambicioso título para esta reflexión, pues entre los pocos dones que el señor me dio no está el de una buena pluma, qué más quisiera yo que así como soy bueno en el buen comer, fuera también para expresar mis piensos en una hoja. Primero que nada hay que aclarar esta expresión: buen comer. No vayan a creer que tiene que ver con el equilibrio y balance que, algunos presumen, debe hacerse de la tabla de nutrición. ¡No, señores!, el buen comer está en degustar toda clase de alimentos y bebidas, a toda hora y en la mayor cantidad posible. Ya decían las madres de antes que un niño sano era aquel pequeñuelo rollizo de carnes abultadas y cachetes pellizcables.

Una de las primeras reglas del buen comer es hacerlo en una cantidad más elevada de la que el cuerpo necesita, para que el sopor de la digestión invada al cuerpo y a la mente y sentir esa pesadez y la agitada respiración que la acompaña. Sólo así lograremos ensanchar el estómago, estado ideal para comer en exceso. De esa manera estaremos listos para acudir a cualquier banquete y no tendremos que recurrir a la fastidiosa comida casera

Una segunda regla señala que en un banquete nunca debemos prestar más atención a los comensales que al comer. Es común que en estos momentos tan importantes la gente dedique una gran parte de su tiempo a hablar, como si la comida fuese un mero pretexto para ello. Si así lo fuese, en vez de banquete sería coloquio.

La tercera regla es consentir el apetito con comida y bebidas costosas, pues esto eleva el estatus social, es mejor ir a Starbucks a tomarse una taza de café, aunque éste sea pésimo, que hacerlo en casa. Lo mismo pasa con los restaurantes costosos, ahí nos codeamos con la crema y nata de la sociedad. El hecho de que nos vean comer de buena manera, habla bien de nosotros, dirán “mira, qué bien come el señor Flores, se ve que es una persona de gustos inigualables, habrá que invitarle a la boda de fulanita”.

Una regla más es que no debe importar más la salud que la alimentación. He visto infinidad de gente que deja de buen comer por que algún mediquillo le otorga la culpa de los males que le aquejan a la comida. Les prohíben la carne, las grasas y hasta la bebida. Habrase visto cosa más denigrante. Ni que fuéramos bestias sin caninos para comer sólo hierbas. El problema de la salud no está en la cantidad sino en el estrés que provoca el preocuparse del sobrepeso. Los medios de comunicación nos quieren vender la idea de que una buena salud está relacionada con un cuerpo escuálido. Es obvio que lo único que les interesa es la venta de los productos que anuncian: coca cola light, cerveza light, leche light. Qué se puede decir de la ropa y la moda, es sólo para gente delgada.

Por último, el comer debe ir acompañado del beber, uno debe de hacerlo siempre en más cantidad de lo que el cuerpo necesita, hay que estar ebrio siempre. Los sabios guerreros griegos lo sabían, por eso adoraban a sus dioses con hecatombes y orgías. Los dioses antiguos, sabios también, recibían con un placer enorme el regalo de los hombres y por ello los premiaban. No quiero hablar mal de las tradiciones de nuestro pueblo, pero alguien podría explicarme esa absurda costumbre del ayuno y el no comer carne en tales y cuales días.

 

http://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra-231

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ