Los determinantes de la salud: tiempo y economía diabéticos

Los determinantes de la salud: tiempo y economía diabéticos

Cuando las enfermedades crónicas y de procedencia cultural emergen con tal persistencia, debemos preguntar, ¿de qué son síntomas? ¿Qué está ocurriendo en la sociedad que las personas están enfermando a causa de su estilo de vida? Debemos preguntar sobre qué contiene la mencionada forma de vida que enferma a la gente. El progreso es engañoso: la industrialización de los alimentos se nos vendió como el progreso en el consumo, pero lo que ha resultado es encadenar su producción a esquemas opresivos (modelos agroalimentarios depredadores), por un lado; y por el otro, un consumo suicida: alimentos que atacan la salud. No es pues la decisión torpe de la población en torno a su consumo la que la está enfermando, sino los modelos en los que vive y es muy difícil de salir: contextos obesigénicos. En suma, existe una relación entre los modelos agroalimentarios y el consumo que provoca la enfermedad.

Otro factor causal de fondo es el uso del tiempo de las personas: el estilo de vida es la manera en que utilizamos el tiempo que tenemos disponible. Una manera sana de vivir, requiere actividad física, recreación, contemplación y cuidado de sí. Pero si vivimos contra el reloj para llegar a trabajar, soportamos días enteros de estrés y acumulamos frustración de lunes a viernes, pues el desgaste de la calidad de vida será permanente. Es decir, la pobreza de tiempo es una causa esencial de la cronicidad de las enfermedades que padecemos. Las promesas de la modernidad fueron una farsa, nos ataron a una forma de vida que nos acaba hundiendo en ilusiones que el capitalismo materializó. Pues bien, la pobreza de tiempo es una condición de la estructura de nuestras economías, con la población con salarios precarios, comiendo alimentos industrializados, el tiempo libre usándolo en otro trabajo, atrapados en la misma condición (sin movilidad social) y sin expectativas de mejora. Pues es justo la realidad social que enferma. Al eliminar las condiciones de calidad de vida, se condena a grandes masas a la cronicidad de la diabetes e hipertensión.

La diabetes se provoca por los determinantes que arriba describimos. La manera de atacar de fondo estas enfermedades no es sólo administrando cantidades industriales de insulina, sino creando políticas de Estado que generen una forma de vida saludable. Es decir, políticas para la calidad de vida. Pero este modelo económico y político está hecho para la enfermedad y la muerte. Es el mismo modelo que ha provocado la morbilidad ecológica del planeta. La integralidad de los determinantes de la salud significa que no basta con abrir más hospitales para que vayan los caídos del progreso, sino evitar que las personas padezcan diabetes. Es decir, sin cambios radicales en la economía los determinantes de la salud seguirán matando a las personas, en lugar de hacerlas florecer.

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ