Pedro Valtierra: de vender periódicos a ser un referente nacional en el fotoperiodismo

Pedro Valtierra: de vender periódicos a ser un referente nacional en el fotoperiodismo

■ La labor informativa debe ser crítica y reflexiva, no complaciente al poder, expresa

■ Las mujeres de X’oyep, su trabajo más conocido, “me ha dado muchas satisfacciones”, comparte

De vender periódicos en el centro de Fresnillo, Pedro Valtierra Ruvalcaba ahora es ahora un referente nacional en el fotoperiodismo: director de la revista Cuartoscuro, director honorífico de la Fototeca de Zacatecas, merecedor de múltiples premios y reconocimientos por su trayectoria como fotógrafo y corresponsal de guerra, así como ganador del Premio Rey de España por la imagen titulada Las mujeres de X’oyep, tomada en la postrimería de la masacre de Acteal, Chiapas.

En la cobertura de conflictos armados, “uno ahí se da cuenta porqué se llega a esa situación de las guerras. Eso te aporta de alguna manera cierta experiencia. Como periodista tuve la fortuna de cubrir esos conflictos porque me interesaba ver qué pasaba”.

Pedro vendía periódicos con Víctor Dávila García en la Peluquería Hidalgo, ubicada en el jardín que lleva el mismo nombre en el centro de Fresnillo. Ahí tuvo acercamiento con publicaciones de El Heraldo, El Sol, la revista Alarma, Memín, entre otras.

“El periódico que más me gustaba vender era El Heraldo. En ese momento estaba el 68. Veía las fotos y en la peluquería había conversaciones sobre el tema por las noches, iban muchos estudiantes, y hasta Tomás Méndez llegaba de vez en cuando”.

Después de vender, leer y observar las fotografías de los periódicos, en 1969 decidió aventurarse en el Distrito Federal donde tuvo varios oficios, hasta ser empleado en Los Pinos primero como bolero, y después, paulatinamente, en el área de fotografía.

“Primero llegué a Los Pinos como bolero. Ahí conocí la Sala de Prensa y el Laboratorio de Fotografía y me encantó, me embrujó ver cómo iban saliendo las fotos del químico, cómo se iban revelando; me embrujó todo el ambiente de los fotógrafos. Ahí empezó mi amor a la fotografía”.

Al concluir la presidencia de Luís Echeverría Álvarez, fue contratado en El Sol de México, donde inició el oficio periodístico en medios de comunicación. Primero cubrió Policía, Sociales, Deportes, Cultura, Espectáculos, hasta que fue enviado a Presidencia y Política.

“Yo no digo que eran grandes fotos. Iba, veía los políticos. Unos se dormían, otros se grillaban y yo tomaba las fotos como las tomaban otros fotógrafos. De esa manera me acerqué a los temas políticos”.

Valtierra Ruvalvaba comentó que además de tomar fotografía tuvo la posibilidad de reportear y escribir textos sobre los problemas sociales en la Ciudad de México y después, ya trabajando en Unomásuno, fue enviado para la cobertura en conflictos bélicos en Centroamérica.

En 1998, el municipio de Chenalhó, en Chiapas, fue el escenario donde tomó la fotografía titulada Las mujeres de X’oyep, con la que recibió el premio Rey de España en manos del entonces rey Juan Carlos.

La  imagen ganadora del Premio Rey de España, la Bienal de Fotografía, el premio José Pagés Llergo otorgado por la revista Siempre, entre otros, se tomó mientras mujeres indígenas enfrentaban a soldados del Ejército Mexicano, quienes pretendían ocupar el territorio de su pueblo, X’oyep, y según lo admitió, es su fotografía más conocida.

“Esa foto me ha dado muchas satisfacciones, pero lo más importante es lo que significa para la gente. Alguna vez el presidente Luís Echeverría, con el que trabajé cuando era muy joven, me invitó a desayunar y me dijo que esa foto sintetiza lo que es México: mexicanos contra mexicanos”.

Afirmó que esa fotografía no la habría tomado en ningún otro lugar porque los soldados habrían disparado en ese momento. “Ni en Cuba, ni en Nicaragua, ni en la URSS, ni en China, ni en Corea, pueden llegar a empujar a los soldados así. He estado en Guatemala, en El Salvador en la guerra, y sé de lo que hablo. Esa foto no la hubiera tomado allá. Me habrían matado. La tomé en Chiapas y no pasó eso”.

Sobre algunos señalamientos y mitos que existen sobre esa fotografía, entre ellas que su composición era panorámica y que fue encuadrada en la mujer y el soldado, respondió que “ésa es una mentira y quién la dice no sabe de periodismo. En todos los periódicos del mundo, 99 por ciento de las fotos se editan. Lo que pasó con esa fotografía es que el editor que estaba ese día en La Jornada, Fabricio León, y Carmen Lira que es la directora, la editaron. Publicaron una fotografía horizontal para la portada y entonces la editaron vertical”.

Valtierra Ruvalcaba comentó que esa fotografía ha sido tema de encuentros donde aseguran que se cambió el contexto de la imagen, pero desde su punto de vista no fue así, pues fue enviado por La Jornada, envió su trabajo y Las mujeres de X’oyep fue publicada por Carmen Lira y Fabricio León. Ellos son los responsables, deberían llamarles a ellos”.

En esos encuentros pensaba que hablarían que la fotografía era buena o que era una de las pocas publicadas en página completa en la portada de La Jornada, pero en realidad debatían si él fue honesto o deshonesto.

“Yo lo que digo es que en todas mis fotos yo me emociono. A Chiapas fui desde 1978 y esa foto la tomé 20 años después: no fue suerte, no es comprar un billete de lotería, es ir a talachearle. Por eso me parece un poco injusto y sobre todo falta de conocimiento de lo que es el periodismo, son estas opiniones que hay de que la foto no es genuina”, agregó.

“Estaban los soldados, yo estaba con miedo que empezaran a disparar, porque eso no lo ves en cualquier lado. Yo no estaba Acapulco, sino en la madriza, cansado, sin desayunar. Hice el encuadre y tomé la foto. Después de verla yo hice el encuadre, pero así es en los periódicos”.

“A Gabriel García Márquez le corregían, a Elena Poniatowska le corrigen, a Miguel Ángel Granados Chapa también, pero a los fotógrafos no les puedes tocar una foto porque se sienten ofendidos. Eso yo no sé de dónde lo sacaron, pero el fotógrafo debe ser sometido a la dictadura del trabajo de calidad de los periódicos”.

Por otra parte, en el actual contexto de problemas sociales, económicos y políticos, señaló que la fotografía es fundamental para el registro de los hechos, sobre todo en el momento actual en el que impera la violencia en el país.

“Si dejamos de registrar los hechos con la fotografía, vamos a ser cómplices del silencio. La foto y el video son un testimonio fundamental y el periodismo va más allá de los problemas políticos y si hemos llegado a esta situación de violencia no es por culpa de la prensa, sino de los políticos que no han sabido atender al país”, expresó Valtierra Ruvalcaba.

Sin embargo, cada quién debe asumir su responsabilidad, y los periódicos que pugnan por no publicar hechos de violencia, tienen que asumir su responsabilidad histórica, porque en 10 o 20 años serán juzgados.

Desde su punto de vista, el modelo político y económico está agotado y eso se refleja en la incredulidad que tiene la gente sobre los políticos, debido a su incapacidad para resolver los problemas y su única pretensión al ocupar un cargo público es enriquecerse. Por tanto, “yo creo que se debe cambiar el modelo para poder levantar este país”. En ese contexto, concluyó que el periodismo debe ser crítico y reflexivo, y no complacer al poder.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ