Subjetivaciones rockeras / Tres recomendaciones discográficas

Subjetivaciones rockeras / Tres recomendaciones discográficas

Tres recomendaciones discográficas

‘Daybreaker’ (2012), Architects

http://www.youtube.com/watch?v=Q3ZvbcbskYA
El disco que hoy me invita a escribir estas líneas, ‘Daybreaker’, procede de una banda de Reino Unido, y puedo decir que, como su nombre lo indica, sus integrantes son unos verdaderos arquitectos del metal, sin caer en esos desplantes de virtuosismo que, en lo personal, me resultan insoportables. No, pese a la excelente calidad en las ejecuciones y lo conciso de su concepto, Architects no tiene esas pretensiones que suelen caer en lo esnobista; la agrupación tiene bien plantados los pies en la realidad y desde allí alza el espeso pero melancólico sonido que caracteriza a ésta, su quinta producción discográfica.

El grupo, ubicado por unos dentro del metal core, y por otros, en el estilo post-hardcore, está conformado por Sam Carter en la voz; Tim Hillier-Brook, en la guitarra; Tom Searle, en la guitarra; Alex “Ali Dino” Dean, en el bajo, y Dan Searle, en la batería. Una de las características que más llama la atención de la Architects es su capacidad de crear repentina e inesperadamente atmósferas profundas y etéreas en algunas de las 11 piezas que conforman el disco. Asimismo, escuchamos la programación de algunos samples que sirven de antesala a las explosivas y enérgicas irrupciones de ‘riffs’ muy bien ecualizados.

Aunado a lo anterior, vale también mencionar que, como buenos ingleses, en las piezas se percibe, como ya lo mencioné, un halo melancólico, que permite que la producción se escuche diferente durante los días fríos y nublados, además de una lírica que en más de una ocasión se ubica en lo poético: “Soy sólo óxido en la máquina, corrosión ámbar. La estridente verdad que nunca escuchas, una explosión silenciosa”. Nos dicen en la canción ‘Outsider heart’ (algo así como corazón marginal), que, vale decir, no es la mejor pieza de esta producción discográfica que recomiendo ampliamente.

‘Relentless reckless forever’ (2011), Children of Bodom

http://www.youtube.com/watch?v=pwbiRV_C6Ok
Hace algunos años, un camarada me presentó el disco homónimo de una banda denominada Children of Bodom, que me resultó toda una revelación. Ubicada dentro de las más refinadas expresiones del metal extremo (del death, para ser preciso), la propuesta era por demás pulcra y depurada; las ejecuciones eran excelentes al igual que los arreglos; a todo eso se aunaba una guitarra que, a todas luces, ostentaba una preparación netamente académica; hasta la fecha, ese disco sigue siendo, en lo personal, un referente obligado que, por su calidad, raya en lo progresivo y se ha consagrado, para muchos, entre los que me apunto, como todo un clásico.

La expectativa continuó, y años después me propuse escuchar el disco ‘Relentless reckless forever’, con la esperanza de volver a sorprenderme con la propuesta de esta banda finlandesa conformada por Henkka T. Blacksmith, en el bajo; Jaska W. Raatikainen, en la batería; Jaane Warman, en los teclados; Alexi “Wildchild” Laiho, en guitarra y voz, y Roope Latvala, en la guitarra, pero no obtuve los resultados esperados. En un principio, mi reacción fue de una decepción total, aunque después, me percaté de que, pese a lo descafeinado y predecible que resulta la producción, en comparación con la citada al inicio del presente texto, el disco se deja escuchar, aunque no para quedar grabado en mi memoria.

Si bien la ejecución de los integrantes sigue resultando impecable, carece de la energía y la innovación que le escuchamos en el homónimo antes citado. Se percibe también en algunas piezas el afán de demostrar que existe en los integrantes la capacidad (innegable) de ejecutar improvisaciones jazzísticas, pero en realidad dudo que sea lo que sus ‘fans’ (o al menos yo) pretendan escuchar, cuando ya nos habíamos deleitado con algunas figuras al estilo de la música clásica. A lo largo de los nueve ‘tracks’ que lo conforman, nos percatamos de la utilización de algunas fórmulas utilizadas en el disco que me sirve de referencia, pero que no producen el mismo efecto ni la contundencia. Pienso, a final de cuentas, que fueron muchas las expectativas que me hice para este disco que, como lo mencioné anteriormente, no es malo, pero que está lejos de ser lo que conocí de Children of Bodom.

‘Carnival is forever’ (2011), Decapitated

http://www.youtube.com/watch?v=jEndA6Lob2U
Desde su arranque, ‘Carnival is forever’, última producción discográfica de la banda polaca Decapitated, inyecta en nuestras trompas de Eustaquio una sobredosis de energía. Hablamos de uno de los grupos de death-metal más finos de la escena mundial. Gracias a la intensidad que imprimen a la mayoría de sus temas, la agrupación es capaz de volver a la realidad al más somnoliento trasnochado, gracias a una espesa sonoridad lograda por medio de una desgarradora voz gutural, las bien ecualizadas distorsiones de las guitarras, una potente y veloz batería y un bajo que, a la vez de brindar corporeidad a las composiciones, recrea interesantes atmósferas.

Podríamos decir a partir de lo anterior, que Decapitated raya en los límites de lo pesado, y si sólo lo escucháramos por encima, diríamos que sí, sin embargo, escuchándolo con más detalle y detenimiento, existe en la propuesta un equilibrio perfectamente bien cuidado que le da, como ya lo comenté renglones arriba, un toque de finura y, por qué no decirlo, exquisitez. Un detalle que llamó mi atención fue el hecho de que a la mitad de las canciones, cuando rompe el solo de guitarra, en los estilos extremos, se hace alarde de velocidad e intensidad en la ejecución, pues en este disco sucede algo muy peculiar, la guitarra en primer plano, en algunas piezas adopta otra sonoridad y las figuras son más bien lentas, lo que contrasta excelentemente con las pesadas figuras de la propuesta en turno.

Había escuchado muy poco de esta agrupación, y la verdad, al escuchar con el detenimiento necesario este proyecto discográfico, me llevé una muy grata sorpresa, ya que resultó ser mucho más de lo que esperaba. Por algo, entre los conocedores de los estilos extremos, Decapitated es un grupo de culto. La banda está conformada de la siguiente manera: Vogg, en las guitarras; Rafal Piotrowski, en la voz; Pawel Pasek, en el bajo, y Paul, en la batería. Sin duda, ‘Carnival is forever’ es un disco altamente recomendable, con excepción de que se tengan los tímpanos muy delicados.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ