La medición en el ejercicio municipal

La medición en  el ejercicio municipal

La medición en el ejercicio de la actividad municipal es un proceso que debe tener la característica de ser periódico, sistemático y continuo. Con ello se debe apreciar de manera cuantitativa y cualitativamente el nivel en que las autoridades municipales logran las metas de su gestión en términos de compromisos establecidos a través de un Plan Municipal de Desarrollo. En dicho documento se indican las funciones, responsabilidades y obligaciones otorgadas por ley bajo un esquema de economía, eficiencia, eficacia y equidad, con el objetivo principal de servir y responder de sus actos a la población.

La medición y valoración del desempeño municipal orienta hacia una nueva cultura de análisis en el manejo de los recursos empleados para lograr resultados e impactos en la ciudadanía. De este modo se puede reflexionar sobre su alineación con las metas y objetivos planteados desde el comienzo de la gestión, es decir, comparar los resultados obtenidos con los planteados.

De los beneficios de este proceso se desprenden el establecimiento de criterios de asignación de recursos públicos en el logro de resultados; la rendición de cuentas de los recursos públicos invertidos en los resultados alcanzados; una mejor transparencia sobre la situación que guarda el quehacer de la administración municipal; y, por último, la facilidad en la toma de decisiones de la aplicación de los recursos públicos de gobernantes y ciudadanos.

La medición del ejercicio municipal en todos sus ámbitos de intervención debe concebirse a partir de la inclusión de varios componentes y de requerirse de estimaciones de diversa índole para obtener la información más objetiva sobre las actividades y resultados de una gestión municipal.

En nuestro país la medición en el desempeño es aún un tema con pocos resultados. El principal problema es que los esquemas actuales no están diseñados para medir los resultados con base en metas y objetivos preestablecidos y dejan de ver el sistema como un conjunto de relaciones entre insumos, procesos, productos, resultados e impacto. Sin embargo existen referentes que nos explican la importancia de esta actividad, ya que el manejo en el uso de los recursos públicos alude a la economicidad, eficacia, eficiencia y equidad en la gestión desarrollada por los agentes públicos con el objetivo de alcanzar los objetivos propuestos con relación a la calidad de vida que los ciudadanos tienen. Es importante mencionar que a pesar de los esfuerzos realizados, se observa que queda mucho por hacer y sobre todo a nivel municipal.

Existen referentes de alineación a nivel estatal y federal, tal es el caso de los planes de desarrollo nacional y estatal respectivamente, en ambos se establecen y postulan los principios para lograr el desarrollo social en sus ámbitos de intervención.

A nivel estatal los municipios hacen lo propio vinculando los compromisos de sus planes a nivel local y con ello contribuir al desarrollo de la población. Es en este ámbito es donde se encuentran las convergencias de las necesidades de la población con la gestión pública, ya que ésta responde a los objetivos que se expresan en resultados hacia el ciudadano de manera más tangible. El municipio representa el agente principal para impulsar el desarrollo local, ya que tiene un papel protagónico en la articulación de los derechos y deberes de la comunidad traducidos en resultados de la gestión pública.

Toda administración municipal en turno debe plantear un Plan Municipal de Desarrollo para su gestión; en él se planifican las metas, estrategias y acciones con respecto a objetivos que debe cumplir durante el periodo de su gestión. El cumplimiento de esas metas es lo que es sujeto de medición y valoración de manera integral.

En la actualidad la reforma del Estado en nuestro país ha llevado a un proceso de modernización administrativa que requiere una transición desde un modelo de gestión burocrático-tradicional, caracterizado por un énfasis en los insumos del proceso y en el control externo, hacia un modelo de gestión pública orientada a los resultados, enfocado en los impactos de la acción pública, donde lo relevante son los resultados, las metas, los indicadores de desempeño y los estándares, no dejando de lado tampoco la dimensión cualitativa que es relevante, sobre todo en relación al legado que se deja y a la opinión de los ciudadanos en cuanto a la gestión realizada.

La medición del desempeño puede lograrse a través de indicadores de desempeño, los cuales son instrumentos de medición de las principales variables asociadas al cumplimiento de los objetivos, constituyendo una expresión cualitativa o cuantitativa concreta de lo que se pretende alcanzar con un objetivo específico establecido; generándose con ello múltiples puntos de apoyo para desarrollar una gestión orientada a alcanzar resultados. ■

*Secretario de Gobierno del ayuntamiento de Zacatecas

@AlfredoSdS

[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ