Llega Pep Guardiola al Bayern Munich

Llega Pep Guardiola al Bayern Munich

Munich. Intercambio de elogios, miradas y gestos de fascinación: el español Josep Guardiola y el Bayern Munich escenificaron hoy una prometedora complicidad.

Aunque no hace ni un mes que el Bayern de Munich abrazó el “triplete”, el club alemán se echó a los brazos de su nuevo entrenador en una presentación multitudinaria, ante más de 230 periodistas acreditados y centenares de cámaras.

El técnico que ganó 14 títulos de 19 posibles con el Barcelona no prometió en la comparecencia ningún trofeo, pero sí química. Aunque el ex futbolista aseguró estar “muy nervioso”, enseguida se ganó la simpatía de los dirigentes y la prensa local reunidos en el Allianz Arena con un alemán más que aceptable.

“Es impresionante cómo domina ya la gramática del idioma”, comentó el jefe de comunicación del Bayern, Markus Hörwick.

“Es que me he aprendido todo lo que iba a decir de memoria. Ahora con el turno de preguntas me van a dejar ‘kaputt’ (roto)”, bromeó Guardiola ante la carcajada general de los asistentes, entre los que se encontraba la cúpula de dirigentes del Bayern: Uli Hoeness, presidente, Karl-Heinz Rummenigge, presidente de la junta directiva, y Matthias Sammer, director técnico.

Hoeness no pudo reprimir su sonrisa de satisfacción en varias ocasiones en las que Guardiola tomó la palabra.

“Vengo a un club que acaba de ganar el triplete y voy a vivir con esa presión. En los grandes clubes siempre la hay y soy muy consciente de ello. Pero tomo el reto sin problemas”, expuso Guardiola ante el gesto de admiración de Hoeness.

“A veces hay presión por subir al equipo de categoría, a veces por luchar el campeonato. Después del triplete la presión es…”. Y Guardiola se quedó pensando qué decir. “Diferente”, le auxilió Hoeness. El español sonrió y tocó la rodilla de su nuevo presidente para agradecerle que le ayudara a encontrar la palabra que buscaba en alemán.

“A los cinco minutos de visitar a Guardiola en Nueva York -donde el técnico pasó su año sabático- supe que el fichaje funcionaría”, confesó Hoeness. También Rummenigge recordó cómo los contactos con Guardiola se empezaron a fraguar tomando un café en la zona VIP del estadio del Bayern durante el verano (boreal) de 2011 con motivo del trofeo amistoso de la Audi Cup al cual fue invitado el Barcelona.

“Desde ese momento tuvimos la sensación de que tanto él como nosotros queríamos asociarnos. Hemos seguido durante mucho tiempo en contacto y esa buena compenetración del pasado desembocó en este acuerdo”, precisó Rummenigge.

Sammer fue incluso más osado a la hora de exhibir su “feeling” con Guardiola. Justo cuando en la sala de prensa del Allianz Arena se proyectó una fotografía que ilustraba a los dos en su época de futbolistas, en una lucha por el balón en un partido Alemania-España en el Mundial de Estados Unidos de 1994, el hoy director técnico tuvo palabras chisposas para la prensa y cálidas para el entrenador.

“Los dos podemos hablar ahora sin pelo”, bromeó sobre la calvicie de ambos. “Podemos hacer que nos crezca, pero no queremos”, añadió en clara alusión al trasplante capilar por el que pasó públicamente Jürgen Klopp, técnico del máximo rival, el Borussia Dortmund.

“El gran sueño”, prosiguió Sammer, no es conquistar títulos, sino “lograr que tu nuevo cuerpo técnico y tu familia os sintáis en Múnich como en vuestra casa. Seguro que vamos a trabajar juntos con mucha confianza”.

En ese momento, Guardiola lanzó una mirada fugaz hacia su esposa Cristina y su hija mayor, María, presentes en la sala al lado del hermano del entrenador, Pere, varios amigos y su nuevo cuerpo técnico. Los padres de Guardiola no viajaron porque “eran demasiadas emociones”, justificaron sus allegados.

Entre sus familiares y amigos en la sala de prensa, sólo su esposa y su hija optaron por no ponerse los auriculares que se ofrecían para oír la traducción simultánea. No les hizo falta. Todos se tomaron muy en serio el aprendizaje del alemán en Nueva York.

Guardiola pisó por primera vez el césped del Allianz Arena como entrenador bávaro tras la presentación y tuvo tiempo de pelotear con dos niños vestidos con la equipación del Bayern y el oso mascota del club.

El español se sentó en la banqueta local ante una lluvia de flashes a la que se apuntó su hija con el celular para inmortalizar el momento. Por los telemarcadores del estadio, Guardiola pudo ver un vídeo de bienvenida elaborado con palabras de felicitaciones de aficionados del Bayern.

La fascinación por Guardiola en Alemania dio hoy un paso más.

Bendecido por la buena crítica de la prensa local, arrancó la “Pepmanía”.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ