11.3 C
Zacatecas
martes, 7 diciembre, 2021

El presidente abre nuevo capítulo de la 4ª T

Más Leídas

- Publicidad -

Por: RAYMUNDO CÁRDENAS HERNÁNDEZ •

Este mes de agosto de 2021 se significará en los balances del gobierno de AMLO como el momento en que desplegó su objetivo principal en materia de política exterior. Conocedor de que esa materia no impacta con fuerza en la intención de voto de los electores, la narrativa de su campaña no trató el tema más allá de dos o tres renglones en materia migratoria. Ahora queda claro que el presidente utilizó la primera mitad de su gobierno para sentar las bases necesarias para el despliegue de una ofensiva diplomática para cambiar de fondo las relaciones hemisféricas, de Estados Unidos con México en lo particular y con América Latina y el Caribe en lo general, lo que de lograrse cambiaría de fondo las relaciones globales.

- Publicidad -

Por lo pronto, la celebración el sábado 8 de agosto de la VI Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), con la presencia de más de 30 estados y la ausencia muy significativa de Brasil, mostró un nuevo nivel de cohesión en ese organismo, no obstante los discursos disonantes de los presidentes de Paraguay y de Uruguay, quienes prefirieron subrayar sus opiniones adversas y excluyentes contra los gobiernos de Cuba, Nicaragua y Venezuela. No obstante, la inmensa mayoría de las expresiones de los oradores mostraron un gran reconocimiento al gobierno de México y su compromiso con las tareas urgentes planteadas: las crisis de la pandemia (económica y de salud), los desastres provocados por el calentamiento global y las agravadas condiciones de pobreza y desigualdad. También se aprobaron pronunciamientos en torno al bloqueo de USA a Cuba, plan de autosuficiencia sanitaria, en torno a la agencia espacial y otros. Ya es evidente que la Celac será un marco inmejorable para hacer los planteamientos regionales más importantes dirigidos hacia Estados Unidos (USA).

Para no perder la iniciativa, el presidente AMLO propuso a los asistentes avanzar hacia un tratado económico continental, que incluya a Estados Unidos y Canadá, similar al que dio origen a la Unión Europea (UE), bajo la premisa de fortalecer la integración productiva y económica, con dimensión social y respeto a la soberanía de cada nación. Se trata de ir hacia la modernidad, pero forjada desde abajo y para todos, con el criterio de que el progreso sin justicia es retroceso, expuso al inaugurar la sexta cumbre de la Celac. Resaltó que es el momento de plantear una nueva y vigorosa relación, de sustituir la política de bloqueos y de malos tratos por la opción de respetarnos, caminar juntos y asociarnos por el bien de América, sin vulnerar nuestras soberanías. Explicó que la integración de los pueblos del continente puede convertirse en una realidad, si pensamos y acordamos sobre tres cuestiones básicas: la no intervención y la autodeterminación de los pueblos, la cooperación para el desarrollo y la ayuda mutua para combatir la desigualdad y la discriminación.

El primer eje requiere el compromiso de respetar las decisiones internas de los pueblos, que ningún gobierno se arrogue la facultad de someter a otro país bajo ningún motivo, causa o pretexto o mediante la utilización del dinero, la propaganda, las sanciones económicas o el uso de la fuerza. En cuanto a esos temas planteó que las controversias sobre democracia y derechos humanos se diriman, a petición de las partes, en instancias verdaderamente neutrales, creadas por los países de América y que la última palabra la tengan las agencias especializadas de la ONU. Y culminó llamando a la Cepal y al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a contribuir en la elaboración conjunta de un plan, con el propósito de promover la comunidad económica, financiera y comercial de los países de América, para lo cual se refirió al proceso que condujo a crear la actual Unión Europea, pasando por la Comunidad Económica Europea.

Sin aludir expresamente a los fondos compensatorios o de cohesión social acordados en el proceso Europeo, en su discurso, AMLO refrendó el exhorto a los gobiernos de Estados Unidos y Canadá a invertir en proyectos que promuevan la creación de empleos y oportunidades en la región latinoamericana, a fin de reducir e incluso terminar con la migración forzada. ¿Acaso no tendría el presidente Biden el apoyo del Congreso de Estados Unidos para destinar recursos en beneficio de los pueblos de nuestra América y reducir la desigualdad y la violencia en la región, causas principales de desasosiegos sociales y de flujos migratorios?, preguntó.

Vale la pena consignar que antes de su participación en esa sexta cumbre de la Celac, López Obrador sostuvo una reunión bilateral con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel y que el presidente de China envió un mensaje grabado dirigido a las representaciones reunidas. También es importante recordar que en pocos días estará en México el Secretario de Estado de USA y que están en marcha los trabajos que se derivaron del reciente diálogo de alto nivel en materia de economía, celebrado en la Casa Blanca en Washington, y que existen altas probabilidades de que se reúnan los presidentes de USA y México durante este mismo año. ■

- Publicidad -
- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias