19.7 C
Zacatecas
lunes, 15 julio, 2024
spot_img

De incertidumbres y retos

Más Leídas

- Publicidad -

Por: LEONEL CONTRERAS BETANCOURT •

El tiempo en que Guerrero se encuentra en llamas con las sedes de los poderes ejecutivos de Chilpancingo materialmente incendiados como respuesta de sectores de la sociedad guerrerense  y de la comunidad estudiantil movilizada e indignados por la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, los trabajadores de UPN Zacatecas se reunieron para fijar su posición y hacer un pronunciamiento sobre la situación. En asamblea sindical se habló además de la situación laboral de esa institución que llegó a tener más personal contratado, comisionado, pagados por honorarios y de confianza que de base. También se abordó el tema de la  coyuntura de fin de año con el inminente riesgo de que no se paguen en la forma como se venía haciendo en años anteriores, las prestaciones contractuales de fin de año. Como están las cosas con una reforma fiscal que ha venido a golpear el bolsillo de los mexicanos con empleo, se está en la incertidumbre. La incertidumbre puede estar asociada a un estado de crisis, pero las crisis representan retos para hacer mejor las cosas en la forma como las veníamos haciendo, para superarnos.

- Publicidad -

Entre los trabajadores de la educación en general, se tiene el temor no obstante el convenio de la Conago de respetar y seguir pagando las prestaciones  acordadas en cada estado, que puedan sufrir una merma alrededor de 25 %.

Quienes trabajamos en la institución mencionada debemos estar conscientes y preparados para afrontar la reforma educativa. La Ley del Servicio Profesional docente (LSPD) y sus repercusiones no se quedara en los niveles básico y medio superior. También alcanzará a las instituciones formadoras y actualizadoras del magisterio, Normales y UPN. En estas últimas un escenario sería que ya no se crearan nuevas plazas continuando con la línea ya fijada a partir de la descentralización. Los sueldos seguirán estando regulados y se les pondrán topes máximos. Se podrán concursar sólo las vacantes generadas por jubilaciones, incapacidades médicas o muertes. Los docentes no se estaremos exentos de ser evaluados. En aquellas instituciones con plantas docentes envejecidas se nos dejara morir laboralmente de inanición hasta que se jubile el último, con el riesgo de desaparecerlas. Exigencias como contar con el perfil docente deseable que implica mayor preparación y actualización académicas vía acreditación de posgrados, dirigir tesis, tener tutorías, investigar y publicar será la nueva tónica. Mientras tanto, las necesidades se cubrirán vía el contratismo, recurriendo a profesionistas con el “perfil deseable” desempleados y que no cuenten con plazas de base en otros establecimientos educativos. Sin ánimo de ser pesimista o derrotista, eso es lo que se vislumbra y el reto que nos espera.

¿Qué hacer mientras tanto con los comisionados dela UPN que de unos años para acá llegaron para atender los grupos y la matrícula que en términos maltusianos se extendió por todo el estado, ahora que programas como la licenciatura en educación plan 1994 está por clausurase en el semestre próximo y cuando ya desapareció la maestría en formación docente, ambas con una estela enorme de pasantes?, mientras que se están requiriendo que esos comisionados se reintegren a sus escuelas a las que corresponden, pues según la nueva ley todo maestro deberá estar desempeñando la docencia en la zona escolar y escuela en las que adscrito. La respuesta la tiene la Seduzac si no quiere afectar a los alumnos que en junio próximo concluirán su licenciatura.

La UPN ante la falta de maestros normalistas sin título, en parte para justificar las cargas de los docentes y también para dar oportunidad de estudiar a jóvenes que demandaban su ingreso, abrió sus puertas a bachilleres que trabajaban en colegios y escuelas particulares y desempleados, amén de profesionistas universitarios que deseaban cursar una licenciatura en educación para mejorarse económicamente o estar preparados para obtener una plaza en el sector público.

El utilitarismo social de buscar el mayor bien al mayor número que pregonaba Jeremy Bentham en el siglo de las luces, ante la situación reinante quizá ya no encuentra el campo propicio en la UPN. Lo que ahora se requiere es tener certidumbre a partir de reorganizar con un sustento sólido proyectos académicos de largo aliento con el apoyo institucional que requieren.

Ayotzinapa es un detonante y oportunidad para combatir a fondo la inseguridad que reina a sus anchas en todo el país y atacar la corrupción que la cobija y reproduce. ¿Cuántos municipios del país no estarán involucrados autoridades, policía y sicarios en negocios turbios actuando como cómplices? Pareciera que en todo lo que toca aparece pus. La protesta y la indignación deben actuar como el revulsivo que lleve a las autoridades y clase política a poner remedio. A los ciudadanos nos toca mantenernos vigilantes y señalar lo que no está bien. ■

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -
- Publicidad -