16.9 C
Zacatecas
lunes, 29 noviembre, 2021

La ‘Estafa Maestra’ operó como franquicias en los estados

Más Leídas

- Publicidad -

Por: MARTÍN CATALÁN LERMA •

■  Estuvieron involucrados altos mandos a nivel nacional, todos vinculados al gobierno de Enrique Peña Nieto; había responsables en las entidades de la República

■ En Zacatecas los encargados fueron Nicolás Castañeda Tejeda, Guadalupe Estrada Rodríguez, además de funcionarios de la BUAZ, afirmó Román Márquez Román

■ “En la UAZ, con ‘La Estafa Maestra’ pasaron 3 mil 500 millones de pesos, tan sólo de lo que yo me enteré porque sólo trabajé con los proyectos de Sagarpa”

■  “Ellos también bajaron de otras dependencias como Sedesol, Conade, Sedatu, pero yo donde participé al 100 fue en la Sagarpa”, expuso el ex Técnico en Proyectos

■  “En la Sedesol, el principal operador de ‘La Estafa Maestra’ era el entonces subsecretario Ricardo Aguilar Castillo, actual diputado federal por el PRI, quien asignaba los proyectos”

La ‘Estafa Maestra’ operó como franquicias, con altos mandos a nivel nacional (todos vinculados al gobierno de Enrique Peña Nieto), con responsables en las entidades de la República; en Zacatecas, Nicolás Castañeda Tejeda, Guadalupe Estrada Rodríguez, además de funcionarios de la Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas (BUAZ), afirmó Román Márquez Román ex colaborador del departamento de Proyectos Estratégicos.

- Publicidad -

“Yo laboré en el área de Proyectos Estratégicos de la UAZ del 2013 al 2017, cuando me despidieron. Yo era Técnico en Proyectos y sé cómo se movían todos esos proyectos de la Sagarpa, que es donde participé. Ellos también bajaron de otras dependencias como Sedesol, Conade, Sedatu, pero yo donde participé al 100 fue en la Sagarpa”.

“Mi función era la siguiente: ellos conseguían proyectos en toda la República. Yo iba a los lugares donde los proyectos se iban a realizar como Chiapas, Tabasco, Michoacán, Sinaloa, y yo iba a recabar la información que el proyecto mencionaba. Por ejemplo, si mencionaba un padrón de 800 productores, entonces mi función como técnico era ir a conseguir esos productores, su IFE, su título parcelario, la foto del productor, la foto de la parcela, etcétera”.

“Muchas veces fuimos con engaños hacia los productores porque no les decíamos que íbamos a meterlos a un proyecto, sino que íbamos a engrosar un padrón para que, a futuro, pudieran recibir un apoyo económico. Era una mentira, nada más era para cumplir con las especificaciones del proyecto en curso”.

En la Sedesol, dijo que el principal operador de ‘La Estafa Maestra’ era el entonces subsecretario Ricardo Aguilar Castillo, actual diputado federal por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), quien asignaba los proyectos.

Sin embargo, Márquez Román precisó que los productores desconocían que habían solicitado un proyecto, pero en muchas ocasiones los documentos que habían entregado para algún trámite en el pasado eran entregados a las universidades para operar ‘La Estafa Maestra’.

Luego el productor debía firmar un contrato de cesión de derechos a la UAZ para que la ejecutar el proyecto, de la misma manera en que se hizo en diversas instituciones educativas del país. En este procedimiento era común que las firmas fueran falsificadas.

Cuando se le otorgaba un proyecto a la Universidad, ésta se comprometía a realizar el proyecto en su totalidad, pero subcontrató el 80 por ciento de los servicios para ejecutar los proyectos.

“Aquí es donde entran las empresas fachadas. Para ello también se hacía una simulación de licitación, pues ya estaban etiquetadas las empresas que iban a participar en dichos proyectos. Así es como sacaban el recurso que ingresaba a la Universidad”.

Márquez Román reiteró que “a mí me contrató el contador Nicolás Castañeda Tejeda, él era encargado del departamento en la UAZ y en la UPSZ, junto con Guadalupe Estrada que en ese momento era rector en la UPSZ. También estaban Edmundo (Guerrero), Armando Silva y Patricia Hermosillo, quien fue la persona que a mí me despidió”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Recordó que en el 2017 inició una auditoría a los proyectos y entre los resultados fue que las firmas de los productores habían sido falsificadas, lo cual sí ocurría “porque logísticamente era muy difícil llegar a todos los productores antes de realizarse la licitación”, y que los entregables habían sido copiados de internet.

En ese sentido, ‘La Estafa Maestra’ fue un tema delicado que no solamente involucró al diputado federal mencionado, responsable de los proyectos en la Sedesol, “pero viene de más arriba”.

“En la UAZ, con ‘La Estafa Maestra’ pasaron 3 mil 500 millones de pesos, tan sólo de lo que yo me enteré porque sólo trabajé con los proyectos de Sagarpa y bajaron recursos de más dependencias. Tengo información y puedo probarlo, tengo contratos de todas esas dependencias y las empresas fachadas que subcontrataron, que muchas de ellas eran de los mismos, de Nicolás Castañeda y otros personajes”.

Cuando inició a trabajar en el departamento de Proyectos Estratégicos, Márquez Román dijo que en los primeros proyectos no hubo simulación, pero en el 2014 “era sospechoso que te mandaran a tal lugar, como Chiapas, donde a mí me tocó recolectar IFEs de productores de hule, pero vi que era sospechoso por la manera en que llegamos con ellos, porque se les decía que teníamos que formar un padrón para que la Sagarpa, en un futuro, les pudiera dar algún apoyo”.

Indicó que, en la BUAZ, lo único que se hizo con los recursos obtenidos mediante los proyectos de ‘La Estafa Maestra’ fue un gimnasio y una cafetería en la Unidad Académica de Contaduría y Administración.

“Incluso estas obras las hicieron empresas de la esposa de Nicolás Castañeda. Ella se dedica a la renta de mobiliario para eventos, pero ¿qué tiene que andar construyendo gimnasios y comedores? Así estaba la simulación. Tenemos facturas de todo esto”.

Consideró que ‘La Estafa Maestra’ funcionó como franquicias, con altos mandos a nivel nacional y con responsables en los estados; en el caso de Zacatecas, los enlaces fueron Castañeda Tejeda, Patricia Hermosillo Domínguez y como subordinados Edmundo Guerrero, Armando Silva Cháirez, y en la UPSZ Guadalupe Estrada Rodríguez, quien siguió trabajando los proyectos luego de abandonar la Rectoría en un inmueble de la avenida México.

Márquez Román detalló que, al ser contratado por Castañeda Tejeda, la relación laboral la suscribió con la BUAZ, de manera que su nómina era pagada por la Universidad, aunque la mayor parte del tiempo de trabajo lo hizo en un espacio de la consultoría Minier, ubicada en la colonia Lomas de la Soledad.

“Muy poco estuve en la oficina de Proyectos Estratégicos que estaba en la FCA, pero a mí la que me dispersaba mi nómina era la BUAZ, aunque yo estaba en el despacho del contador Nicolás”, agregó.

“Es una burla para el pueblo de Zacatecas que un personaje que ha participado en este tipo de desvíos sea presidente de un partido político como lo es el Partido Encuentro Solidario y es una burla que, en campaña, Nicolás Castañeda acompañaba a todos lados a Andrés Manuel López Obrador, excusándose en la izquierda”.

Por último, informó que ya ha interpuesto demandas en la SEIDO y en la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), pero hicieron caso omiso hasta que Zacatecas atrajo el caso por medio de la Fiscalía local, donde se espera que haya avances más sustanciales.

- Publicidad -
- Publicidad -

Noticias Recomendadas

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias