12.8 C
Zacatecas
lunes, 3 octubre, 2022
spot_img

■ Alba de papel

2022, por la recomposición social

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ALMA RITA DIAZ CONTRERAS •

Cierto que es importante fortalecer la cultura propia y abrirse a la globalidad, no para enfrentar un destino infausto, sino para asumir desafíos que tienen que ver con la identidad y la memoria, para afrontar las punzantes incertidumbres que hoy rasgan la confianza de aspirar a un mañana mejor.

- Publicidad -

Sea por la pandemia agobiante que nos amenaza, la violencia y la inseguridad concomitantes que con crueldad también nos amaga; más otros agravios existenciales y externos, que cuestionan nuestra humanidad frente al equilibrio natural al que deberíamos aspirar: a un nosotros en reciprocidad con la otredad, seguimos incrédulos y dudamos, de nuestra fuerza para salir adelante.

De un modo negativo, las personas y los pueblos, las ciudades pequeñas y grandes, se han acostumbrado al caos devorador y terrible que, en forma paulatina, nos va deshumanizando, con una barbarie ilimitada que ha venido mostrando nuestra inequidad, fealdad, egoísmo, acompañada de una inexplicable soledad que hoy nos enferma y nos mata.

Cuando miramos en el horizonte, el caudal de un nuevo año, sólo vemos las ruinas del que se fue: su mortalidad, el dolor y las pérdidas que nos causó, la confusión se cierne sobre sí; las numerosas crisis de las que formamos parte, inevitablemente nos regresionan y sofocan, alejándonos de la necesaria reflexión de hacer un balance con principio y juicio de realidad acerca del papel y responsabilidad que tenemos como humanos y como sujetos sociales.

No visualizamos que el sufrimiento del pasado en la pedagogía de la vida, debiera ser el motor que reconviniese en nuevas formas de relación y de diálogo para comprender la injusta dialéctica del mundo y de la política, de la abyección familiar y religiosa, de la injusticia y la persecución lacerantes, para salvar la esencia de lo que somos como seres humanos para vivir en sociedad.

Bueno sería que 2022 -si lo queremos y luchamos por ello-, abriera esa posibilidad para construir un gran concierto de voluntades, dispuestas a cincelar la esperanza de las familias y sus comunidades, bajo razonamientos de paz, de trabajo en sus lugares de origen y de reacercamiento con su cultura local, sin pretensiones oficiosas ni prefabricadas.

La naturaleza humana se caracteriza por sus infinitas posibilidades para cambiar y ser resiliente ante la adversidad, pero también para la práctica formal instituida en el gobierno, cualesquiera que sea su nivel, se abren resquicios de oportunidad -si lo considera sabio y conveniente-, de retroceder para corregir, dándose permiso para mostrar su valentía y propósito, de liderar con emprendimiento lo que sea que tenga dispuesto para apoyar a su pueblo.

Es decir, las decisiones son nuestras, somos y seremos resultado de aquellas que tomemos, por lo que, ante nuestros ojos, continuamente se abre un abanico de probabilidades que pondrán a prueba nuestro ingenio y nuestra fortaleza.

Para lograr este cometido, las familias tendrían que resignificarse con empeño, revisando su historia de vida y su ciclo vital que la conforma y la divide, para formar individuos éticos, solidarios, valientes y defensores de su sentido de pertenencia a un círculo de amor, de respeto, de empatía y lucha por el presente y el porvenir.

Eso permitirá labrar nexos más solidarios con la comunidad, palabra clave para la convivencia y el resguardo de la cultura local, que irrestrictamente deberá ser apoyada por el gobierno, para conservar el orgullo de la identidad y la memoria.

Dicho esto, el papel de la cultura es crucial para lograr este propósito, y no hay nada nuevo que se tenga de decir, bien se sabe, que muchos pueblos de América Latina, pertenecientes a Colombia, Costa Rica, Panamá, Ecuador, Argentina, han basado su desarrollo  en el aprovechamiento sustentable de su propia cultura y han transformado su carácter inhóspito y agresivo, por espacios promoventes de la educación y la libertad, disminuyendo de modo notable, los índices de violencia y de crimen que hoy, lamentablemente carcomen a la geografía mexicana.

Invariablemente, la cultura representa el cuarto pilar del desarrollo, y los gobiernos que lo han entendido así, han logrado remontar a nuevos escenarios de reconciliación, solidaridad, empleo y quizá, lo más significativo, han restaurado el tejido social, hoy tremendamente debilitado a niveles nunca vistos ni vividos en cualquier población de México, sea o no turística.

En este orden de ideas, convendría aprovechar la espiritualidad que aún mantiene nuestra orgullosa y ancestral cultura mexicana, que por ninguna razón debe acostumbrarse al escarnio y a la humillación que hoy la agrede; cada ciudadano, desde cualquier rincón de la patria, por su familia, por su sentido de pertenencia e identificación a su comunidad, es que debiera reagruparse y fortalecerse para mantenerse de pie, orgullosa de sus raíces.

Desde este enfoque, en la enorme tarea de la recomposición del tejido social, no se ve mejor instrumentación para lograrlo, que los gobiernos inviertan más presupuesto, para que puedan ver y entender lo que la cultura y el arte pueden hacer gracias a su poder transformador de la vida y de los espacios, irreductiblemente vinculado a la dignidad y a la vida con libertad e ilusión.

Buen año, buena salud y fortaleza en todo.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

1 Comentario

  1. Completamente de acuerdo con sus aseveraciones. Lastimosamente los gobiernos actuales escatiman en la relevancia de la cultura más allá de un presupuesto para “educación” y cada vez es más difícil competir contra una tecnología avasalladora que facilita tanto las cosas, que las nuevas generaciones no encuentran la necesidad ni utilidad de aprender más allá de lo mínimo indispensable. O peor aún, enfocarse solo a lo que genera riqueza económica, sin fundamentos firmes ni trabajo real de por medio que alimente valores. Por solo egoísmo de acumular.
    En fin, ojalá hubiese más pensadores que actúen en beneficio de todos y más actores que piensen por los demás.

Responder a Itzel Zaldívar Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias