12.8 C
Zacatecas
lunes, 26 febrero, 2024
spot_img

Las bancadas de las corporaciones y la defensa de la res-pública

Más Leídas

- Publicidad -

Por: RAYMUNDO CÁRDENAS VARGAS • Araceli Rodarte •

Con el éxito obtenido por la telebancada, que pasó de 3 a 15 legisladores en pocos años y que ha logrado doblegar al poder público e imponer sus intereses privados a la República en la reciente ley de telecomunicaciones, se sienta un gravísimo precedente en que las corporaciones comerciales, los poderes económicos de la industria e incluso los extranjeros, querrán tener sus diputados para asegurar el respaldo a sus intereses, lo que significa que en lugar de conquistar la democracia, tendremos una corporatocrácia. En lugar de fracciones partidarias veríamos en los asientos de san Lázaro la bancada de Soriana, de América Móvil, Bimbo, de Exxon Mobile, Repsol, etc. Y los partidos, grandes y pequeños, nuevos y viejos, se convertirán en operadores de estos grupos de interés, El poder del dinero se organiza para asaltar la República: la progresiva eliminación del interés de ‘lo público’, y la política como negociación de mercado. El congreso como bolsa de valores donde compiten los intereses entre compañías, y donde se borra del mapa de la representación ciudadana, nada más y nada menos que al propio pueblo.

- Publicidad -

El ejemplo de la ley de telecomunicaciones es paradigmática: los artículos que la derecha deshechó, son justamente aquellos que dan cierto impulso a la comunicación social, radios comunitarias e indígenas; e imponer sin competencia la ventaja y las utilidades de los consorcios de la comunicación privada. Es decir, si tomamos como signo del porvenir el proceso de decisión  de las leyes sobre la comunicación y la energía, nos estamos dirigiendo a la nulificación misma no sólo de la democracia (esa ya lo está) sino de la República. A menos que surja algún sujeto político y social emergente que defienda la res-pública, y construya un equilibrio que frene la ambición desmedida de los poderes fácticos.  ¿Pero quienes podrían encabezar dicho esfuerzo? El zapatismo está infectado de cierto anarquismo que lo aísla de la lucha política (anarquismo que se toca con su extremo: el neoliberal); los sindicatos están en la lona y desarticulados, el movimiento campesino es casi inexistente. Son pocos los sectores que pueden salir a dar la cara por la cosa-pública y la democracia en México: maestros, clases medias urbanas empobrecidas y los jóvenes. También se pudiera contar a cierta capa de la intelectualidad comprometida con los valores de la justicia distributiva y las libertades políticas. Si esto es así, significa que México se dirige a la polarización: los actores que no se detendrán en su apropiación de la riqueza pública y común de los mexicanos (espacio comunicativo,  energía, bosques, aguas…); y los actores que defenderán la riqueza de ‘lo común’. En este contexto será vital contar con una izquierda partidaria que esté dispuesta a articular la defensa de la República por sobre los intereses de sus tribus.

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img