18.1 C
Zacatecas
lunes, 22 julio, 2024
spot_img

‘Las brujas de Zugarramurdi’ lidera premios Goya

Más Leídas

- Publicidad -

Por: REDACCIÓN •

Madrid. Las brujas de Zugarramurdi conquistó tres premios Goya y tomaba la delantera este domingo en el duelo de comedias en los premios Goya del cine español.

- Publicidad -

La cinta de Alex de la Iglesia, con 10 nominaciones, se llevó a comienzos de la ceremonia las estatuillas a mejor montaje, dirección artística y vestuario. El Goya de vestuario fue el segundo consecutivo para Paco Delgado, que el año pasado fue candidato al Oscar por su trabajo en Los miserables.

La gran favorita de la noche, La gran familia española, que aspira a 11 Goya, se iba de vacío de las primeras candidaturas.

Además, Javier Pereira conquistó el Goya al mejor actor revelación por Stockholm. Cuando era niño y alumno del colegio de San Ildefonso, Pereira cantó dos premios especiales de la conocida lotería del Gordo de Navidad. Más de 20 años después, fue el que se quedó con el premio por su interpretación en una película rodada casi sin presupuesto y en un único decorado: la casa del director.

El humorista Manel Fuentes abrió la 28va. edición de los Goya, marcada por la fuerte crisis que sacude el sector en España y la ausencia por primera vez en la historia de estos premios del ministro de Cultura, José Ignacio Wert. El cine español, fuertemente dependiente de las subvenciones públicas, se ha visto sacudido por la medida que gravó el IVA del sector cultural de ocho por ciento a 21 actual.

Como resultado, además de otros factores, la taquilla española registró en 2013 el peor resultado de la última década. La recaudación fue de 508 millones de euros (690.5 millones de dólares), 16 por ciento menos que el año anterior. Ningún título nacional se situó entre las 10 películas más vistas.

«Hoy en día hacer una película (en España) es casi un acto heroico», dijo el presidente de la Academia Enrique González Macho, que volvió a reclamar al gobierno una política coherente con la industria.

La gran familia española, de Daniel Sánchez Arévalo, cuenta la historia de una boda que se celebra el mismo día que España gana la final del Mundial de Futbol de Sudáfrica en 2010.

Su gran rival Las brujas de Zugarramurdi, de Alex de la Iglesia, es un aquelarre de humor con el sello surrealista del director vasco, autor de otras celebradas comedias que incluyen El día de la bestia. De la Iglesia no está nominado a mejor director ni su filme a mejor película.

Por el galardón a mejor película competirán La gran familia española, 15 años y un día, de Gracia Querejeta; Caníbal, de Manuel Martín Cuenca; La herida; y Vivir es fácil con los ojos cerrados, de David Trueba.

Sánchez Arévalo, Trueba, Querejeta y Martín Cuenca pelearán por la estatuilla a la mejor dirección.

En las categorías interpretativas, Maribel Verdú, nominada por décima vez, aspira al tercer Goya de su carrera como mejor actriz de reparto por su papel en 15 años y un día.

En cuanto a la presencia latinoamericana, el argentino Juan José Campanella competirá por el premio a mejor cinta animada con Metegol, estrenada en España bajo el título de Futbolín.

Las protestas se cuelan entre el «glamour» de los Goya

Un grupo de unas 200 personas protestó hoy frente a la alfombra roja del hotel Auditorium de Madrid minutos antes del comienzo de la gala de los premios Goya, los más importantes del cine español.

Activistas antidesahucios, figurantes de películas y trabajadores de Coca-Cola -afectados por los más de mil 200 despidos que anunció la multinacional en sus fábricas de España- lanzaron proclamas bajo la lluvia y agitaron pancartas a la llegada de los protagonistas de la noche.

Al grito de «Sí se puede» mostraron su malestar por los miles de desahucios que se ejecutaron en España en los últimos años, en medio de una crisis económica que impidió a muchas familias hacer frente al pago de la hipoteca de sus viviendas y que incluso llevó a algunas personas al suicidio.

Los figurantes, por su parte, quisieron aprovechar la mayor fiesta del cine en España para reclamar mejores condiciones salariales.

Varios actores y cineastas se acercaron hasta el contingente.

Uno de ellos fue el actor Juan Diego Botto, quien mostró en la alfombra roja y posó ante las cámaras con una pegatina de la plataforma «Stop desahucios».

También lo hicieron el veterano director Fernando Trueba y el actor Javier Bardem, este último acompañado por su madre, la actriz Pilar Bardem.

Otros actores como Antonio de la Torre o Inma Cuesta, nominados en esta edición de los Goya, mostraron su apoyo a los trabajadores de Coca-Cola, que luchan desde hace semanas para intentar frenar los despidos.

Al otro lado, sobre la alfombra roja: sonrisas, nervios, tacones, vestidos de reconocidos diseñadores y alusiones a la ausencia más sonada de la noche, la del ministro español de Cultura, José Ignacio Wert, quien alegó «problemas de agenda» para no acudir a la gala tras ser abucheado en recientes eventos cinematográficos.

«Espero que esté viendo la gala desde casa por la tele y que lo que vea le haga recapacitar», dijo antes de entrar en el auditorio de la gala Juan Antonio Bayona, director de Lo imposible (2012), una de las películas con mejor recaudación de taquilla del cine español.

«Es triste que el máximo representante de Cultura en España no esté en el acontecimiento más importante del cine del país», criticó el actor Eduardo Noriega, protagonista de cintas como Tesis o Plata quemada.

«Un ministro de Cultura tiene que dejarse la vida para que haya cine, literatura, arte… Es nuestro empleado y trabaja para nosotros», reivindicó Fernando Trueba, director de Chico y Rita.

«Es un acto de chulería, un signo de rechazo», lamentó ante los medios Javier Bardem, uno de los actores más críticos en España con el gobierno conservador de Mariano Rajoy.

Buena parte de los cineastas que desfilaron por la alfombra roja hablaron sobre la «enorme distancia» que existe actualmente entre la industria del cine y el gobierno español.

«Llevo muchos años en esto y esta distancia es particularmente señalable, sobre todo por la dichosa crisis, que ha agudizado todo tipo de conflictos», afirmó el actor José Sacristán.

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -
- Publicidad -