26.8 C
Zacatecas
domingo, 16 junio, 2024
spot_img

La novedad del movimiento Fuerza Magisterial de las Prepas Estatales de Zacatecas

Más Leídas

- Publicidad -

Por: HUGO ÁVILA GÓMEZ •

Preparatoria “Jesús González Ortega”

- Publicidad -

Teul de González Ortega

60 años de historia de las escuelas preparatorias estatales de Zacatecas. 60 años de trabajo callado, de responsabilidad, compromiso, alegría y creatividad de la mayoría del personal docente, administrativo y de intendencia. 60 años esperando que las autoridades educativas gestionaran óptimas condiciones organizativas, presupuestales, laborales, salariales, de infraestructura, de equipamiento con que, generalmente, sí cuentan los demás subsistemas de educación media superior de todo el país. 60 años deseando que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación interviniera para acabar con una estructura organizativa y laboral que niega los derechos colectivos del profesorado y personal administrativo y de intendencia de las prepas estatales de Zacatecas.

El 11 de abril de 2024 la mayoría de los trabajadores del subsistema de Prepas Estatales decidieron participar para iniciar un proceso que ayudara a mejorar nuestras condiciones y salariales y que nos permita actuar juntos para empujar la transformación del subsistema de Preparatorias Estatales de Zacatecas.

Tenemos “que enfrentar situaciones que nos paralizan, donde el horizonte desaparece y el desconcierto, el temor, la impotencia y la injusticia parece que se apoderan del presente. Experimentamos también resistencias a los cambios que necesitamos y que anhelamos, resistencias que son profundas, enraizadas, que van más allá de nuestras fuerzas y decisiones” (Francisco, IV Encuentro Mundial de Movimientos Populares).

Sólo la solidaridad y la participación van logrando derribar esas resistencias profundas al cambio. Un amplio grupo de trabajadores de la educación de las escuelas preparatorias estatales de Zacatecas, cansados de tanto esperar mejores condiciones escolares, de justicia y de atención a sus necesidades de respeto a los derechos colectivos, decidió dejar la indiferencia y unió sus esfuerzos y su voluntad a la otros compañeros y compañeras.

Logramos lo que muy pocas veces se había dado entre la base trabajadora de las preparatorias estatales: unión, diálogo, entendimiento y solidaridad. Fue un levantamiento popular, un grito del pueblo que busca mejores condiciones de vida, un signo de amplia inconformidad con lo que no está bien en el Departamento de Escuelas Preparatorias Estatales y también es una oportunidad de transformación social y educativa.

Somos una alternativa democrática. Buscamos ayudar a generar ambientes educativos donde el diálogo, el respeto, la escucha, la confianza, la amistad, la participación de todos, el entendimiento, los consensos y las acciones de ayuda mutua sean lo normal y lo que más se viva en nuestras escuelas y lugares de trabajo. Queremos que ya no haya más imposición, autoritarismo y decisiones arbitrarias y discrecionales.

El mundo, nuestro país, Zacatecas y nuestras escuelas necesitan lugares de encuentro, de reflexión y acción donde se muestre la solidaridad y el deseo de cambio.

No podemos regresar a la situación anterior, donde no pasaba nada y donde casi todo era inercia y conformismo. No podemos volver a la cultura de la indiferencia. No podemos esconder los problemas del subsistema de Preparatorias Estatales.

Si luchamos juntos durante el paro indefinido de labores, podemos soñar juntos con crear un nuevo subsistema de escuelas preparatorias estatales. Si seguimos unidos, en comunicación, animándonos y apoyándonos mutuamente, las cosas empezarán a ser distintas. Podemos evitar todos los discursos que nos lleven a la rivalidad, a la enemistad, a la apatía, a la meritocracia y al individualismo; estas ideas sólo sirvieron para dividir nuestros pueblos y limitar y anular nuestra capacidad poética, es decir, de acción por la verdad, el bien y la belleza en nuestras interacciones sociales. La meritocracia, el individualismo y el egoísmo sólo llevan a debilitar nuestra capacidad de soñar juntos.

Soñemos juntos. Soñemos juntos para no volver a la misma situación de antes. Soñemos juntos porque los sueños de libertad, de justicia, de igualdad, de fraternidad, de verdad son los que han logrado cambiar el mundo. Los sueños rebasan los límites que nos ponen el egoísmo de quienes se benefician con el orden establecido y el conformismo de los tibios.

Tenemos la capacidad de movernos, de dialogar, de compartir nuestros sueños, de unirnos, de trabajar juntos. En la solidaridad y en la unidad está nuestra fuerza y nuestro valor. Tenemos que seguirnos encontrando. Y «para encontrarnos y ayudarnos mutuamente necesitamos dialogar» (FT 198). Estemos dispuestos siempre a escucharnos, a valorar los argumentos de los demás. Todo mundo tiene algo importante qué aportar. Y todos necesitamos y podemos aprender de todos. Y eso sólo se logra con el diálogo.

Podemos salir mejores de este movimiento que empezó con un paro indefinido de labores y ahora avanza a tener mesas de negociación y de trabajo con las autoridades educativas y con la Sección 58 del SNTE. Lo más fácil es seguir aceptando que las cosas no van a cambiar, que todo seguirá igual, que fue una lástima habernos levantado. Lo más difícil es lo necesario. Lo necesario es soñar con que es posible tener un subsistema de Preparatorias Estatales renovado, con un sistema de normas que destierre para siempre la improvisación, las ocurrencias, la arbitrariedad, la discrecionalidad, la falta de claridad, la ausencia de proyecto educativo. Eso es que es más difícil es lo que necesitamos. Nada que valga la pena lo lograremos con las manos en la cintura.

Y para hacer lo necesario se requiere solidaridad, «una determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común» (Compendio de la DSI, 193). Eso de que cada quien se rasque con sus propias uñas, de que cada quien resuelva sus problemas como pueda, nos mete en un callejón sin salida, en la esterilidad y en la tristeza del individualismo. Y yendo cada quien por su lado, no llegaremos a ninguna parte. Necesitamos seguir unidos para empeñarnos por el bien colectivo, por el bien de todos y no sólo de unos cuantos.

Necesitamos también la participación de todos, de la mayoría que decidió despertar a la conciencia de involucrarse en los asuntos de interés colectivo. Con la participación del profesorado, de estudiantes, de madres y padres de familia y de personas de la sociedad civil solidarias con nuestros reclamos y necesidades, limitaremos los esquemas autoritarios que buscan mantener las cosas como siempre, en beneficio de un pequeño grupo y en perjuicio de la mayoría. Sólo con la participación de esa mayoría consciente lograremos recuperar las voces y las inteligencias de tantos compañeros y compañeras que antes estaban silenciados, callados, pasivos, resignados a que las cosas siguieran sin moverse, en medio de la mediocridad de la rutina.

Fuerza Magisterial tiene la misión de impulsar el mejoramiento educativo, cultural, deportivo, salarial, de condiciones laborales, de infraestructura y de equipamiento de las escuelas. A ese deseo de mejorar le dimos vida espontáneamente el jueves 11 de abril de 2024 cuando se decidió por consenso de 28 escuelas suspender las clases y cerrar las puertas de la Secretaría de Educación de Zacatecas y del Departamento de Escuelas Preparatorias Estatales. Después de tres semanas el movimiento se sostiene y juntos estamos haciendo posible que se mantenga viva la esperanza de que las cosas cambien y se dé el crecimiento integral, tanto a nivel personal y social de todos quienes laboramos en el subsistema de escuelas preparatorias estatales.

Sólo cuando nos unimos quienes vivimos la misma situación de discriminación, de marginación, de injusticia, de desigualdad, de inequidad somos capaces de comprender lo que viven los demás y de caminar juntos para abrir horizontes de esperanza.

Queremos que nuestra voz sea escuchada; deseamos que nuestra palabra como colectivo de trabajadores de la educación sea respetada, valorada y tomada en cuenta en todos los lugares donde se toman decisiones que nos afectan: consejos técnicos escolares, asambleas escolares, consejo de directores, Departamento de Escuelas Preparatorias Estatales, Secretaría de Educación de Zacatecas, Secretaría de Educación Pública del gobierno federal, Presidencia de la República, Congreso del Estado de Zacatecas, Congreso de la Unión y Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

Manifestamos nuestra palabra, la ofrecemos, la compartimos como colaboración, como deseo de ayudar a que las cosas cambien en las escuelas preparatorias estatales de Zacatecas y que todas las personas de este subsistema tengan oportunidad de ser oídas, de crecer, de formarse, de servir, de aportar lo mejor de sí a la educación de los jóvenes estudiantes. Comprometemos nuestra palabra y nuestra acción como lo que moralmente es necesario hacer para lograr la transformación del subsistema de Escuelas Preparatorias Estatales.

Queremos que nuestra voz se escuche y sea tomada en cuenta para bien de todos, para que el bien común sea una realidad y para que la mejora en las condiciones laborales y salariales del profesorado sea una palanca en la educación del estudiantado a quien servimos y la educación pública sea una educación transformadora, que forme personas de bien, aptas para enfrentar los retos del mundo actual y capaces de integrarse a ciudadanía que transforme la sociedad en que vivimos.

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -
- Publicidad -