9.8 C
Zacatecas
jueves, 1 diciembre, 2022
spot_img

Calaverita a mis queridísimos [email protected]

Más Leídas

- Publicidad -

Por: La Jornada Zacatecas •

Autor: Alexandro Arana Ontiveros
Residencia: Playa del Carmen, Solidaridad, Quintana Roo, México

- Publicidad -

Esta vez no llegó la Catrina
incluida en el Halloween set;
fui yo el que le llamé a su oficina
para que pusiera orden en Freinet.

—Pásate por los del B primero
porque son más tranquilitos;
así se llevó a Natalia Romero
y junto con ella, a Martincito.

Luego agarró a los 3 mosqueteros:
a Gabriel, Ángel y a Eduardo.
Se los cargó fácil y ligeros
porque, como siempre, ¡estaban platicando!

Zianya no le costó ni tantito,
estaba en gran chisme con Aceituno
discutiendo, entre grito y grito,
algo seguramente inoportuno.

Aisha trató de darle un violinazo
cuando la Calaca se le acercó,
pero lo suyo es tocar y no los trancazos,
le dijo Arely cuando la acompañó.

Miguel, en lugar de resistirse,
actuó como su fiel ayudante,
y a Rafael ayudó a morirse
rápido, fácil y en un instante.

La Muerte dio órdenes potentes
para llevarse a Rodrigo:
—Agarra a Dan de los dientes
¡y vénganse pa’ca conmigo!

Como Angélica estaba decepcionada
del amor, los novios y la gente,
le dijo a Luisa, (quien, por cierto, andaba enojada):
¿Ya para qué nos quedamos? ¡Mejor vente!

Y salieron todos hacia el cementerio,
iban riendo, bromeando y jugando…
Lo que sí fue todo un misterio
es que Laudi ya los estaba esperando.

Una vez que se llevó a todos esos estudiantes,
regresó por los del segundo A la Flaca;
se armó de muchos dardos tranquilizantes
y hasta del teléfono de la fuerza policiaca.

Apenas entró al salón,
pepenó a Deckar y a Emiliano;
ambos jugaban torneo de LOL,
sin importarles nada cercano.

Luego agarró desprevenido a José María,
quien estaba dibujando en su cuaderno;
al lado estaba Eduardo, quien no sabía
que la Muerte lo eligió por verlo tan tierno.

Siguió el turno de Abril y Fernanda,
que echaban relajo como locas escénicas.
La Muerte pensó: —A estas me las llevo en tanda
porque seguro son un par de esquizofrénicas.

A Joselyn y a Sara las agarró de volada:
les contó un buen chiste en señas,
y mientras una de risa se revolcaba,
la otra amablemente la sacó de las greñas.

A Lucien lo distrajo poniéndolo a discutir,
y a Charly preguntándole por sus pollos,
uno nunca se dio cuenta de su partir
y el otro iba feliz en sus propios rollos.

Christian le habló en un idioma extraño,
por lo que la Calaca le pidió a Mario:
—Si me ayudas con éste, no te haré daño.
Víctor no opuso ningún comentario.

Indira, como siempre, sonreía tranquila,
por eso cuando se le acercó la Muerte,
agarró sin problemas su mochila
y hasta le deseó a la Flaca buena suerte.

Iván veía todo y no paraba de reír y reír,
tanto que se murió de risa sin secuelas,
algo que aprovechó sin tardanza Donají
para decirle: —Lo siento, ¡estamos pelas!

Sólo faltaba Alessa, la que ayuda a todos:
la muy malvada y con mucha atención,
entre palabras de apoyo y buenos modos,
acompañaba a todos hacia afuera del salón.

Y no es que olvide a Rafa en esta Calavera mexicana:
sino que él llegó solito al panteón, con optimismo,
cuando en lugar de aventar a través de la ventana
al borrador, se equivocó y se aventó a sí mismo.

Ya estamos todos juntos entre tumbas y flores
los del A, los del B, yo y la mismísima Catrina:
—Te lo dije, Flaca: del Freinet, ellos son los mejores,
por eso desde que llegaron, ¡toda la noche se ilumina!

- Publicidad -
Artículo anterior
Artículo siguiente
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img