De olvidos, luchas por la electricidad y magia

De olvidos, luchas por la electricidad y magia

Un México regido por la magia apareció cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador habló de revisar las concesiones y contratos de empresas productoras (principalmente extranjeras) de energía eléctrica, con los cuales, en palabras del presidente, “a través influyentismo se pactó mediante componendas entre empresas particulares y funcionarios públicos la compra de energía eléctrica a precios elevadísmos con subsidio”.

Es decir, la magia a la que me refiero es que, para los críticos de las políticas de la 4T, México inició en 2018 y todo lo anterior pertenece a frases que se hunden en el realismo mágico, donde antes sólo existía un país sumido en la bruma donde todo estaba bien.

El realismo mágico se define por el interés de mostrar lo irreal o extraño como algo cotidiano y común. Así la corrupción existente en la industria de la generación de energía eléctrica en México es algo que no debe de ser combatida, es algo que existe y como tal, en un simplismo absurdo, debe ser aceptada, para defender otros valores.

Y es que, con el afán de ignorar los procesos sucios en los que fueron concesionados los proyectos de energías “limpias”, dejan de lado que la Secretaría de Energía (Sener) detectó irregularidades en el Fondo para la Transición Energética y el Aprovechamiento Sustentable de la Energía (Fotease) que manejó 9 mil millones de 2008 a 2018 para 46 proyectos donde predominan disparidad entre el monto recibido y la obra registrada, sobreprecios, planes inconclusos y alterados, así como falta de trasparencia.

En el presupuesto 2019 se asignaron 500 millones al sector eléctrico sin definir si irían o no a 23 proyectos pendientes. La corrupción de los últimos años se infiltró hasta en los proyectos relacionados con energías renovables y tecnologías limpias.

Desde los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, se presumió siempre en sintonía con las metas planteadas por la Asamblea General de las Naciones Unidas, como el freno a la emisión de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero procedentes del uso de combustibles fósiles, y la contención del cambio climático, aunque en realidad fue una farsa.

Y ahí es donde se inserta la apertura del sector eléctrico en México, tras la aprobación de la reforma energética, las empresas privadas podrán competir, a gran escala, por la venta de electricidad en los sectores industrial y doméstico, los cuales tradicionalmente eran cubiertos por la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Anteriormente, las empresas privadas podían generar y comercializar electricidad a baja escala. Ahora, con las modificaciones a ley de la industria eléctrica, las compañías podrán participar directamente en un mercado mayorista de energía eléctrica, mientras que las firmas de suministro básico (residenciales) deberán obtener contratos para vender la energía a la CFE, de acuerdo con el documento de Reforma Energética que publicó la Presidencia de la República.

En el camino, desde el sexenio de Calderón existió una política para disminuir la producción energía por parte del Estado, a decir del presidente López Obrador “Incluso, se pretendía destruir a la Comisión Federal de Electricidad, cerrar las plantas, subutilizarlas, es decir, no permitirles que generaran energía para darle preferencia a las plantas de generación eléctrica del sector privado, sobre todo extranjero”.

La 4T no está en contra de la participación de la iniciativa privada en la generación de electricidad, pero vamos a luchar contra los privilegios, queremos construir un país justo y negar que muchas concesiones fueron otorgadas en lo oscurito es negar que unos cuantos se enriquecieron en detrimento del país.

Todos queremos un México donde la producción de electricidad se dé en el marco de las mejores prácticas comerciales, leales y justas, donde la CFE no tenga que luchar en situaciones desiguales provocadas por acuerdos sucios y delictivos.

Queremos un país donde la realidad no sea explicada por la animadversión hacia la 4T, el gobierno o el presidente. Donde la negación del pasado no provoque actos de magia, que niegue un pasado que nos ha ofendido a todos, porque, la finalidad de la magia es la sorpresa para explicar una realidad de tantas formas alternas que hagan dudar de la verdad. ■

*Presidente de la Comisión de Agricultura, Ganadería,
Pesca y Desarrollo Rural del Senado de la República.

Twitter @NarroJose

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ