Confinamiento, no bajar la guardia

Confinamiento, no bajar la guardia

Aun cuando el confinamiento por la pandemia de coronavirus no tiene en nuestro país un carácter obligatorio –salvo en algunas entidades cuyos gobiernos establecieron ese carácter para la restricción de movimientos–, las autoridades de Salud han remarcado con energía la conveniencia de que la población respete escrupulosamente la llamada cuarentena para restringir al máximo las posibilidades de contagio de la enfermedad.

El exhorto ha sido atendido por buena parte de la ciudadanía, pero no por toda, como sería lo óptimo: en distintos sectores geográficos un gran número de hombres y mujeres ha circulado (y transita) ignorando la consigna sanitaria que recomienda quedarse en casa, y en muchos casos sin siquiera adoptar la elemental Sana Distancia. Naturalmente, hay quienes se desplazan por razones de trabajo y ello los obliga a permanecer en la vía pública más tiempo del necesario para, por ejemplo, abastecerse de víveres o realizar algún trámite de manera presencial; pero mucha gente lo hace sin otro propósito que dejar temporalmente un encierro que le resulta enfadoso y difícil de sobrellevar, obviando el hecho de que se trata de una medida esencial para proteger la salud propia y de los demás.

El fin de semana, en su conferencia vespertina, el titular de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, recordó que nos encontramos en el punto más alto de contagio del Covid-19, por lo que relajar las disposiciones preventivas tomadas para minimizar los daños de la epidemia es un error que podría tener graves consecuencias. Y horas antes, el gobernador del estado ha insistido en el llamado a quedarse en casa e incluso recurrió en la aplicación del programa de reducción vehicular conocido como Hoy No Circula que, fuera de la polémica constitucional, invita a no salir a la calle innecesariamente.

Sin embargo, la comprensible inquietud de las autoridades de salud y de gobierno no va acompañada de una conciencia pública sobre los riesgos de romper antes de tiempo las medidas de sana distancia y aislamiento incluidas en el estado de emergencia sanitaria todavía vigente. Para un ejemplo, en el mayor conglomerado urbano del país –la capital de la República y los centros poblacionales que conforman la megalópolis– en las calles se registra desde hace un par de días un claro incremento de la movilidad de personas y vehículos, lo cual implica que por hastío, imprevisión, falta de información o todo junto, se está poniendo en peligro la eficacia de la estrategia que en México se ha elegido para combatir el virus.

Las actividades que se reanudan prematuramente son múltiples: a los vendedores ambulantes de todo tipo de artículos y los encargados de puestos de comida se le suman parejas, pequeños grupos de paseantes o personas que caminan con sus mascotas, que en algunas colonias contrastan con el prudente vacío que se advertía en semanas anteriores.

El ingreso a la “nueva normalidad”, como denominan en el gobierno a las etapas que seguirán a la contingencia sanitaria, va a tener lugar de manera necesaria. Pero es imprescindible que se produzca de forma gradual, programada y observada cuidadosamente, porque bajar la guardia cuando no se tenga la certeza de que el peligro ha pasado, puede exponer a la salud colectiva a un indeseable golpe. Falta poco pero aun necesitamos que los zacatecanos permanezcamos en casa.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ