■ Miscelánea ¿Y quién protege a nuestros protectores?

■ Miscelánea ¿Y quién protege a nuestros protectores?

Definitivamente que, como dice con frecuencia el Presidente de la República, “la gente es inteligente”. “El pueblo mexicano es agradecido”. Se observa en redes sociales videos, donde al caminar por alguna calle una enfermera con su vestimenta de trabajo, es aplaudida y vitoreada por sus vecinos. Igual ocurre con los médicos. Siendo de pena ajena aquellos casos, afortunadamente de excepción, en que los trabajadores de la salud son agredidos por ¡imbéciles irracionales!

Bien por los reconocimientos y agradecimientos que hace la gente a estos, nuestros héroes del 2020, así como a aquellos que apoyando a los de bata blanca, igualmente arriesgan la vida y la salud de sus familiares: el personal de limpieza de los hospitales, los técnicos que ponen en funcionamiento los aparatos de tecnología de apoyo, los vigilantes, los de cocina, los policías e inclusive hasta los militares, marinos y Guardia Nacional que hoy por hoy participan, cada uno en su respectiva trinchera combatiendo el coronavirus.

Pero… ¿Y el reconocimiento y el agradecimiento que debe hacer el Estado?, mismo que debe ser de tal magnitud que no basta la expresión presidencial que menciona en abstracto a los héroes del 2020, ni las alegorías de los gobernadores y de los legisladores. Es más grande. Es de gratitud Quijotesca como Quijotesca es la labor que desarrollan nuestros héroes, sobre todo por el riesgo al que se enfrentan y en el que colocan a sus familias, frente a un enemigo que no se deja ver y que ataca al menor descuido de su víctima. Así, del tamaño de la pandemia es el riesgo y así de ese tamaño debe ser el apoyo.

La Legislatura Federal está obligada a la creación de una Ley de apoyo y reconocimiento a quienes, por causa de su trabajo, en la protección de los ciudadanos frente a la pandemia, sean receptores de cualquier daño a su salud o a la de sus familiares que dependan de ellos.

De esta manera, todos los trabajadores que sean asignados en cualquier tarea que tenga como finalidad la protección de la salud de los ciudadanos frente a la epidemia provocada por el COVIT-19, al recibir cualquier daño a su salud, deben ser protegidos ampliamente por las instituciones de seguridad social IMSS o ISSSTE.

Para lo cual, inmediatamente que el trabajador realice actividades de riesgo en relación con esta emergencia sanitaria, debe considerarse su afiliación automática a la institución de seguridad social que le debiera corresponder.

Si el riesgo llega a tal extremo que le provoque la muerte, los dependientes económicos deben recibir una pensión: vitalicia la viuda o el viudo y hasta el cumplimiento de los 25 años los hijos, según la ley de seguridad social aplicable, por la cantidad más alta que se asigna, independientemente de la antigüedad o tiempo de cotización del trabajador.

Si el resultado del riesgo va a la invalidez, se deben aplicar la normatividad de la institución correspondiente independientemente del tiempo laborado o cotizado.

La justicia social del Estado de Bienestar en esta nueva época debe ser congruente y del tamaño del riesgo que implica el COVIT-19.

¡QUE NO ERA DESTRUCCIÓN, SINO DECOMISO!

“Elementos del Ejército Mexicano destruyeron campos de cultivo de mariguana en los límites entre Zacatecas y Jalisco; no hay detenidos”. Margarito Juárez González Página 24. 10/V/20.
“Se dio a conocer que fueron localizados tres secaderos de mariguana, con un peso aproximado de mil 200 kilos, mismos que fueron destruidos por incineración en el lugar del hallazgo”.

“Además se localizó y destruyó por el método de mano de obra e incineración un plantío de marihuana con una superficie aproximada de 100 metros cuadrados” (La misma cita).

Hace ya más de un año que la Legislatura Federal reformó la legislación correspondiente para despenalizar la cannabis o mariguana o marihuana, en tanto que la H. Suprema Corte de Justicia de la Nación ha requerido en dos ocasiones al Senado a fin de que expida la reglamentación.

El último plazo de la Corte al Senado quedó para fin de este año que de por sí es mucho tiempo, pues mientras el tiempo pasa, los Estados Unidos implementan siembra de cannabis en varios estados y, como el clima no es propicio, construyen inmensos invernaderos irradiados con clima artificial.

Por si fuera poco, dada la importancia que tiene la planta para aquel gobierno, en el centro de la ciudad de Oakland California, existe la llamada Universidad de la Marihuana, donde se ilustra a jóvenes y viejos sobre la técnica de la siembra, cultivo y cosecha.

Frente a la “Universidad” se localiza la tienda de productos elaborados sobre la base de derivados del vegetal y colindando se encuentra el museo de la marihuana.

¡Y aquí en México se incinera el vegetal!

En tiempos de Pandemia debieran los senadores estar elaborando la imprescindible y urgente reglamentación, si consideramos que a la conclusión de la crisis sanitaria mundial, los Estados Unidos caerán en recesión económica terrible y México no será la excepción. Los migrantes, sobre todo los indocumentados serán expulsados de la Unión Americana. De hecho está sucediendo así.

Si los senadores hacen la tarea que les requiere la Suprema Corte, México esperará a los migrantes, no sólo con los brazos abiertos, sino con empleo: Quienes hoy trabajan en el campo norteamericano recogiendo papa o lechuga, seguirán trabajando en el campo-ahora en México- cultivando la planta de la cannabis.

Las costureras que hoy laboran en las maquiladoras, mal pagadas y mal tratadas, tendrían trabajo en la elaboración de prendas de vestir con la calidad que da la tela de cáñamo en elaboración de: vestidos, tenis, lonas, cachuchas, pantalones, casas de campaña y un largo etcétera.

Otro grupo se dedicaría a la producción de papel bond para oficina, que también se obtiene de los hilos de cáñamo.

Habrá quienes se dediquen a la fabricación de pan a base de hojas de marihuana y al tostado de semillas de la planta, como lo hacen los países de Europa. En Zacatecas tenemos al panadero anticipado: “HARRI POSTRES” (Saludos de Pancho su mejor cliente).

Las universidades seguirían investigando los beneficios terapéuticos y laboratorios mexicanos trabajarían sobre aquellos productos medicinales ya de uso terapéutico demostrado: Asma, epilepsia, analgésico, contra algunos tipos de cáncer etc.

Finalmente otro grupo se dedicaría a la elaboración de cigarrillos que serían vendidos en farmacias.

¿Verdad que la planta da para mucho? Por eso el gran Presidente Lázaro Cárdenas la legalizó en 1940. La ambición de los Estados Unidos lo obligó a dar marcha atrás, al ser retenidas las vacunas que nuestro país necesitaba para la niñez de la época. En materia de progreso primero son los Estados Unidos, cuando menos es lo que ellos piensan.

Como dicen los mexicanos: ¡A ponerse las pilas señores senadores!

Seguiremos tratando el tema reiteradamente si es necesario. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ