Felipe Calderón, la oposición que quiere MORENA

Felipe Calderón, la oposición que quiere MORENA

Felipe Calderón Hinojoza es un hábil político, es un hombre inteligente y un abogado no muy sobre saliente. Es un padre de familia de esos que les gusta presumir en el PAN que hay entre sus afiliados y un esposo hasta donde se sabe, bueno y solidario. Respecto a su afición por la bebida, es algo que, desde mi punto de vista, nunca nubló su capacidad como Mandatario, y esto suponiendo sin conceder que fuera verdad, ahora como parte de su vida privada, que no lo es más, pública, es de interés de muchos, pero de relevancia para nadie. En todo caso y como enfermedad crónica degenerativa, habría que reconocerle el valor para tratar de superarse.

El expresidente de México pasa por un momento de polémica en las redes sociales, nada formal por lo pronto, pero suficiente para desatar una ola de críticos que lo denigran y lo matan y lo reviven y lo hacen parecer y lo posicionan cómo el líder de la oposición. Sin ser el antecesor de AMLO y sin ser parte de la élite de la llamada “mafia del poder”, ni del PRI, ni de los expresidentes que pretenden seguir meciendo la cuna, es para los seguidores del presidente y de MORENA, el villano favorito y la cortina de humo predilecta cuando algo sale mal en el gobierno o cuando hay que distraer de lo que sucede en la 4T. entiendo que en el 2006 se suscitaron agravios tan cruentos que los heridos y damnificados siguen, pero ahora muchos de ellos encumbrados en el poder presidencial. Recuerdo haber sido orgulloso partidario de AMLO en ese año electoral y vivir en la ciudad de México, en la plancha del zócalo alrededor de un mes. Caminé junto a cientos de zacatecanos desde Guadalupe, Zacatecas hasta la avenida Madero, que es la entrada a la plaza de la constitución; recorrimos varios estados a manera de protesta frente al fraude electoral, que, si existió, debió probarse y defenderse con más elementos. En esos años y en esa digna oposición a la llegada de Calderón a la presidencia, hoy me queda claro que los agravios en política sí duran para siempre.

Lo que no entiendo es porqué elegir a un tipo bien calificado en general (lo dicen las encuestas), como el principal adversario y desde ahora. Lo entendería si a la vuelta de la esquina estuvieran las elecciones, pero falta un mar de tiempo. Repito, son los propios agresores del expresidente, quienes lo han colocado como el líder de la oposición, aunado a malas decisiones y al desgaste apresurado del presidente, su nuevo partido México libre, ha conseguido las firmas necesarias para aparecer en la escena nacional. Válgame, un nuevo partido político que no significa nada, es mas cuestionado por MORENA que el “odiado” PRI… por cierto, el antecesor de AMLO se llama Enrique Peña Nieto, él sí es del PRI, él si es de la Mafia del Poder, él sí es del grupo mas rancio de los detractores del presidente, pero para él sólo ha habido, un solemne respeto a su auto exilio europeo. Las tardes veraniegas en Madrid le sientan bien, ha recuperado el color, la sonrisa y el peso. Pero esa es otra historia.

Si hubiera algo que destacar en este humilde texto es qué, cómo algún clásico dijo “hay que aprender a escoger las batalla y a los enemigos”. Ni es el momento, ni es el rival más débil, ni se juega mucho en lo inmediato.

Quiero dejar claro que a lo largo de este texto jamás utilicé el concepto “buen gobernante”, eso se lo dejo a criterio de cada uno. Para mi fue un hombre con aciertos y errores y que supo mantener el estatus quo de la economía (lo dicen los índices de crecimiento), que cumplió en algunas materias y que en otras tomó decisiones tan equivocadas que hasta el día de hoy las padecemos. Sí, justo las que se le vienen a la cabeza, estimado lector. La crisis de seguridad que hasta hoy vivimos, es en parte provocada por la guerra sin estrategia que inició Calderón en el 2007. Pero, mas temprano que tarde, si además de equivocada, la guerra fue montada, manipulada y corrompida para beneficio de un grupo delictivo, se sabrá y deberán caer los responsables. Para mí tiene mucha validez la opinión de la mejor periodista de México Anabel Hernández, quien es durísima con Calderón, sin embrago, ni los juicios de ella, ni las declaraciones de narcotraficantes, ni mucho menos las consultas a mano alzada de AMLO pueden definir el futuro del expresidente, tanto como un juicio con todas las de la ley, aunque suene a redundancia.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ