La importancia de la Educación Financiera para niñas y niños

La importancia de la Educación Financiera para niñas y niños

En México, el 30 de abril es dedicado para celebrar a las niñas y a los niños. Este año, frente a la emergencia sanitaria, el festejo ha tenido que ser distinto, reinventándose para llevar a cabo actividades desde nuestros hogares.

Tener a niñas y niños en casa abre la oportunidad para acercarlos a la Educación Financiera y prepararlos para recesiones económicas como las que enfrenta el mundo entero debido a la pandemia de COVID-19.

La Educación Financiera debe comenzar en la niñez, siendo este momento idóneo para generar hábitos y crear adultos capaces de tomar decisiones racionales sobre sus recursos económicos y preparados para afrontar situaciones no contempladas como accidentes, robos, desempleo, etc.

La UNICEF ha tomado a la Educación Financiera como uno de sus ejes para la transformación del mundo desde la niñez y ha definido este proceso de aprendizaje de la siguiente manera: “La Educación social y financiera para la infancia tiene como objetivo inspirar a los niños a ser ciudadanos social y económicamente empoderados, dotándoles de las aptitudes y los conocimientos necesarios para convertirse en agentes activos capaces de transformar sus comunidades y sociedades”1.

Esta definición de la UNICEF abre una oportunidad para contar con mejores sociedades, en las que las decisiones sobre el gasto, el presupuesto y el ahorro no sean improvisadas, sino conscientes; derivadas de conocimientos y destinadas a objetivos.

Desafortunadamente, dentro de los programas de educación las finanzas personales aún no se han abierto camino, por lo que queda a cargo de las y los padres dotar de las herramientas necesarias a sus hijos y compartir estos conocimientos, o en todo caso aprender juntos con las y los niños.

La educación financiera debe ser presentada a las y los niños como algo sencillo, a fin de que entiendan que es parte de su día a día, y así quitar los miedos sobre el dinero y su manejo, pues son la clave para en un futuro contar con adultos empoderados económicamente.

La inclusión en las finanzas de las y los niños debe ser paulatina y acorde a la edad. Comenzar a una edad muy temprana su relación con el dinero ayudará a que lo hagan parte de su vida. En este sentido, la UNICEF ha dividido el proceso de aprendizaje en cuatro niveles que se sintetizan en la siguiente tabla:

Edad Educación financiera.
Nivel 1:
0-5 años. Valor de dinero, precios, ahorro, posesiones.
Nivel 2:
6-9 años. Necesidades y deseos, plan de ahorro, recompensas, reconocer a los bancos y los servicios financieros.
Nivel 3:
10-14 años. Consumidor informado, planificación a corto plazo frente a largo plazo, efectos de la publicidad y consumo.
Nivel 4:
15 + años. Capacidades de negociación, poder adquisitivo, tipos de interés.

Las crisis financieras, las emergencias sanitarias y las recesiones económicas forman parte del sistema económico en el que vivimos; no obstante, la manera en que las afrontamos y la disminución de su impacto pueden transformarse.
Las niñas y los niños con una temprana educación financiera pueden transformar o disminuir los efectos que conllevan estas situaciones extremas. Nosotros somos los guías para estas nuevas generaciones, por lo que incluir desde temprana edad este tipo de educación es fundamental para que su futuro se encuentre lleno de soluciones financieras y no de problemas financieros.

Notas:
1Educación Social y Financiera para la niñez, editado por la UNICEF disponible en https://www.unicef.org/cfs/files/CFS_FinEd_Sp_Web_8_5_13.pdf

*Tesorera del Senado de la República.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ