Aislamiento y presiones económicas, detonantes en aumento de demanda de antidepresivos y ansiolíticos

Aislamiento y presiones económicas, detonantes en aumento de demanda de antidepresivos y ansiolíticos
Se supone que hay medicamentos que sólo se compran con receta ■ FOTO: REVISTACOFEPRIS.SALUD.GOB.MX

■ Según la Asociación Nacional de Farmacias de México en la cuarentena creció 10% la venta de diazepam, clonazepam, triazolam y metilfenidato

■ Son medicamentos para tratar el insomnio y trastornos de pánico y depresión

 

El aislamiento social, las presiones económicas y la incertidumbre están detonando consecuencias en la salud mental de la población mexicana, y una muestra de ello es la creciente demanda de hasta un 10 por ciento de antidepresivos y ansiolíticos que ha reportado la Asociación Nacional de Farmacias de México (Anafarmex), pero que de acuerdo con la psicóloga zacatecana, Patricia González Torres, no se deben automedicar y es necesario el control de un tratamiento.

De acuerdo con información proporcionada por la Anafarmex, durante la cuarentena la venta de diazepam, clonazepam, triazolam y metilfenidato, medicamentos para tratar el insomnio y trastornos de pánico y depresión, creció un 10 por ciento. Pero también ha crecido la demanda de anticoagulantes tales como warfarina sódica y rivaroxabán, esto luego de que se ha reportado que una de las afectaciones a la salud por Covid-19 es la coagulación de la sangre, aunque su venta, a diferencia de los antidepresivos, ha sido más moderada.

Para Patricia González Torres, psicóloga adscrita al Centro de Atención y Prevención a la Violencia Familiar (Cepavif), el confinamiento está creando una cadena de pensamientos y sensaciones que van uniendo ansiedad, paranoia, hipocondría, así como alteración del sueño y alimenticia, lo que ocasiona que el ser humano se desestructure completamente debido también al rompimiento de la rutina, los horarios y las actividades físicas a las que antes de esta situación se estaba sometido.

Y si a esto se le suma la incertidumbre de lo que pueda suceder con la economía familiar, con el trabajo y la escuela, los efectos físicos y emocionales comenzarán a aparecer, señaló González Torres, ya que el “el cuerpo habla, es una máquina perfecta” y se puede generar una espiral creciente de enfermedades, como gastritis, cefalea, colitis, aunándose el desorden mental como la angustia, el enojo, la falta de empatía, la culpa, la depresión y la ansiedad.

Y es que, precisó la psicóloga, conforme va pasando el tiempo el encierro ya no es el mismo, las sensaciones van cambiando. En este sentido habrá gente que lo maneje de manera asertiva, pero para otra no será fácil y se encaminan “paso a paso al abismo”, lo que los lleva a tomarse pastillas para dichos trastornos, sin embargo, advirtió, éstas deben de obedecer a un tratamiento médico. “No podemos automedicarnos, no sabemos la dosis o sí es necesaria”, sentenció.

La Universidad Iberoamericana, a través del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo con Equidad (Equide), dio a conocer la semana pasada los primeros resultados de la Encuesta de Seguimiento de los Efectos del Covid-19 en el Bienestar de los Hogares Mexicanos (ENCOVID-19), cuyo propósito es atender los impactos de la crisis sanitaria y entre los datos a destacar se encuentra que en la primera quincena de abril el 27.3 por ciento de los encuestados manifestaron haber presentado síntomas de depresión y el 32.4 por ciento síntomas severos de ansiedad.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ