En la crisis, hay quienes defienden los privilegios de minorías

En la crisis, hay quienes defienden los privilegios de minorías

Tal parece que hay quienes hacen a un lado los tiempos de emergencia y crisis extrema que vive la nación, la caída económica a la que obliga el paro de labores para proteger la vida de la mayoría de ciudadanos, amenazada por causas de fuerza mayor que exigen medidas extremas, para hacer frente a la realidad y evitar peores daños. Aquéllos que omiten la realidad al interpretar la ley: al margen de ella y aun en contra.

Defender privilegios en plena crisis no resulta un acto de justicia, sino de simulación que se niega reconocer la realidad, la supremacía de ella en tiempos difíciles que dañan a la mayoría, no a la minoría.

El 25% de los salarios más altos de funcionarios del gobierno no están protegidos por la Constitución, como afirma Monreal, porque esos altos salarios se fijaron durante 6 gobiernos con criterios abusivos y de desigualdad, contrarios a la Constitución y a la mayoría ciudadana.

Seamos claros, el decreto presidencial no afecta a los empleados de base sindicalizados que son la gran mayoría y perciben los más bajos salarios, ni a la mayoría de confianza. Solo afecta los más altos cargos, de mayor ingreso y de privilegios de la pirámide.

¿A los más altos funcionarios acaso les aplicaron el tope salarial anual o solo fue a los trabajadores de base sindicalizados, de 1982 a 2018? Un tope salarial aplicado -con o sin crisis-, que llevó a reducir el salario promedio hasta ser el más bajo de América Latina en 2018.

¿Con qué criterio constitucional Salinas, Calderón y demás fijaron los salarios de sus allegados, los altos funcionarios de sus gobiernos?

Ricardo Monreal salió a la defensa de los altos funcionarios afectados por el decreto presidencial, que prevé reducir el 25% de su salario y el aguinaldo de fin de año, para dedicar ese dinero a enfrentar la crisis en que está sumido el país (La Jornada, 25-IV-20). En el caso de la baja salarial López Obrador puso el ejemplo con su propio ingreso y aplicado solo a los altos cargos del gobierno, por razones humanitarias.

El artículo 123, Apartado B, fracción XIV y el 5 constitucionales protegen el salario del personal de confianza del gobierno de modo genérico, pero no fijaron con ese escrúpulo “techos” a los salarios y prestaciones de los altos funcionarios. Pero si topes salariales a los bajos ingresos.

El 127 constitucional también es protector de los servidores públicos de la federación, estados y municipios, entidades dependientes, etc., y dice “recibirán una remuneración adecuada…que deberá ser proporcional a sus responsabilidades.” ¿Se ha revisado lo adecuado y proporcional de los salarios de los altos funcionarios o son realmente privilegios?

Monreal no sólo se opone a que se afecten intereses y privilegios de altos funcioneros, como ahora, también se ha opuesto a que se afecten los intereses abusivos e ilegales patronales del outsourcing; en cambio, es indiferente a los derechos e intereses de los trabajadores. Cuando en estos tiempos de excepción es más urgente la solidaridad de los que más tienen, organizada por el gobierno que debe administrar con criterios más justos. Pero el senador Monreal se opone, por qué.

Quizá crea Monreal que nos rige la Constitución de 1857, que anteponía los derechos y garantías individuales a los colectivos de la mayoría, olvida que la Constitución de 1917 es esencialmente Social, la que antepone el interés de la mayoría y el bien común al individual, más aún en la presente pandemia y crisis económica.

O, será acaso otra crisis la que preocupa a Monreal: la política y cree, como muchos de dentro y fuera de México, que el mando principal deba cambiar. Que lo lleva deliberadamente a precipitar sus declaraciones para atizar las contradicciones, a la vez que ponerse al frente de la derecha de Morena, apoyado con discreción por PAN, PRI y PRD.

La patronal debe estar contenta de tener un vocero en Morena, que sea hábil orador y pase como defensor de la justicia y la Constitución, que defienda a la patronal dando la impresión que solo salvaguarda la ley.

La medida de urgencia de AMLO tiene también en contra a Joel Ayala el eterno líder de la burocracia, que nunca combatió los bajos salarios de los trabajadores de la FSTSE en los 6 sexenios previos, pero ahora sí sale a la defensa de los que no forman parte de la FSTSE.

COPARMEX en un desplegado llama a los trabajadores “a que nos mantengamos unidos”. Y que el Presidente de la República autorice que una parte del salario, se cubra con dinero de la Federación. Una ayuda a los patrones para que cumplan con su obligación y solidaridad

Cuando lo urgente es tomar conciencia del estado de emergencia que vive la nación, para expresar la solidaridad a los más necesitados para salir de la crisis o hacer menos pesada su carga, hay quienes centran su atención en las minorías o de plano en intereses personales.

Resulta paradójico entender el derecho y la justicia de espaldas a la realidad y de la mayoría de la población, sobre todo cuando la sociedad enfrenta una crisis sin precedentes en la historia. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ