Industria zacatecana ignora lineamientos oficiales ante epidemia de Covid-19

Industria zacatecana ignora lineamientos oficiales ante epidemia de Covid-19
Minutos antes de las 15 horas de ayer, camiones de transporte de personal de la empresa Johnson Electric llegaron al semivacío parque industrial para que los trabajadores de la fábrica iniciaran un nuevo turno ■ FOTOS: ANDRÉS SÁNCHEZ Y MIGUEL ÁNGEL NÚÑEZ


■ Se realizó un recorrido por el Parque Industrial Sumar 1, en el municipio de Calera

■ Empresas como Johnson Electric, al parecer, siguen laborando con normalidad poniendo en riesgo la salud de sus trabajadores; su actividad puede ser considerada no esencial

 

El fallecimiento de ocho trabajadores de una empresa maquiladora en Ciudad Juárez, Chihuahua, ha encendido las alertas no solamente porque significan la mitad de los decesos por Covid-19 del estado norteño, sino porque pareciera que la industria que no es considerada como esencial ha pasado por alto el decreto que el Consejo de Salubridad General emitió por acuerdo al declarar Emergencia Sanitaria por causa de mayor el pasado 30 de marzo, en el que se determinó la suspensión inmediata de todas las actividades no esenciales con la finalidad de mitigar la dispersión y transmisión del virus Sars-Cov2.

Y es que el panorama que se cierne sobre el país y sus entidades federativas no es el mejor. Por un lado está la prioridad de la atención en salud por parte de los gobiernos, pero por el otro la sombra de la crisis económica presiona cada vez más, lo que ha obligado no solamente al comercio formal e informal a continuar con sus labores aun cuando no son esenciales, sino también a parte de la industria como pudo constatar La Jornada Zacatecas al realizar un recorrido por el Parque Industrial Sumar 1, en el municipio de Calera, en donde empresas como Johnson Electric, al parecer, sigue laborando con normalidad poniendo en riesgo la salud de sus trabajadores.

Minutos antes de las 15 horas de ayer, camiones de transporte de personal de la empresa fundada en 1959, que provee motores, actuadores, subsistemas de movimiento y componentes electromecánicos relacionados para aplicaciones automotrices e industriales, hicieron su arribo al semivacío parque industrial para que los trabajadores de la fábrica iniciaran un nuevo turno aun cuando el giro de la compañía pudiera ser considerado como “no esencial” en estos momentos.

De los transportes descendieron cientos de obreros quienes portando cubreboca fueron a formarse a la entrada de la maquiladora para iniciar con su labor. Cabe destacar que además de ignorar un cuestionamiento realizado y de interrumpir e imposibilitar la labor informativa, se pudo ver entre los trabajadores a personal masculino con obesidad, que de acuerdo con los ordenamientos por las autoridades de salud, al ser un sector vulnerable y de riesgo al contagio de Covid-19, deberían ser enviados a sus hogares con sus sueldos intactos, pero parece que no es así y desacato se acentúa.

Según el acuerdo decretado por el Consejo de Salubridad General y adoptado por el Gobierno del Estado de Zacatecas, quien lo publicó en el Periódico Oficial el pasado 8 de abril, durante la Emergencia Sanitaria solamente podrán continuar en funcionamiento las actividades consideradas esenciales, como primeramente son las relacionadas con la rama médica, paramédica, administrativa y de apoyo en todo el sistema de salud, así como los que participan en su abasto, proveeduría, manufactura de insumos, equipamiento médico y tecnologías para la atención de la salud; y los involucrados en la disposición adecuada de los residuos peligrosos biológicos infecciosos.

También aquellas actividades relacionadas con la seguridad pública y la protección ciudadana; en la defensa de la integridad y la soberanía nacionales; la procuración e impartición de justicia; así como la actividad legislativa en los niveles federal y estatal.

También se considerarán actividades esenciales aquellas de los sectores fundamentales de la economía como los financieros, de recaudación tributaria, distribución y venta de energéticos, gasolineras y gas, generación y distribución de agua potable, industria de alimentos y bebidas no alcohólicas, mercados de alimentos, supermercados, tiendas de autoservicio, abarrotes y venta de alimentos preparados, así como de servicios de transporte de pasajeros y de carga; producción agrícola, pesquera y pecuaria, agroindustria, industria química, productos de limpieza.

Asimismo, ferreterías, servicios de mensajería, guardias en labores de seguridad privada; guarderías y estancias infantiles, asilos y estancias para personas adultas mayores, refugios y centros de atención a mujeres víctimas de violencia, sus hijas e hijos; telecomunicaciones y medios de información; servicios privados de emergencia, servicios funerarios y de inhumación, servicios de almacenamiento y cadena de frío de insumos esenciales.

De igual manera, las relacionadas con la operación de los programas sociales del gobierno, y aquellas necesarias para la conservación, mantenimiento y reparación de la infraestructura crítica que asegure la producción y distribución de servicios indispensables; como el agua potable, energía eléctrica, gas, petróleo, gasolina, turbosina, saneamiento básico, transporte público, infraestructura hospitalaria y médica.

En dicho instrumento, la Secretaría de Salud exhortó a toda la población residente en el territorio mexicano, incluida la que arribe al mismo procedente del extranjero y que no participa en actividades laborales esenciales, “a cumplir resguardo domiciliario corresponsable del 30 de marzo al 30 de abril de 2020, siendo estricto para toda persona mayor de 60 años de edad, estado de embarazo o puerperio inmediato, o con diagnóstico de hipertensión arterial, diabetes mellitus, enfermedad cardíaca o pulmonar crónicas, inmunosupresión (adquirida o provocada), insuficiencia renal o hepática, independientemente de si su actividad laboral se considera esencial”.

Pero parece que las disposiciones no solamente son ignoradas por las grandes industrias como se constató, pues en el centro de Zacatecas se percibió una mayor actividad a comparación de la semana pasada, pues no solamente se pudo observar más gente y coches transitando por las calles, sino también más negocios abiertos que pudieran considerarse como no esenciales y que no obedecen tampoco al sector informal, como tiendas de ropa.

Además, en instituciones como Banco Azteca ubicado frente al Jardín Independencia no se observó la sana distancia para sus clientes, ni la practicaron quienes poblaron las bancas del jardín, misma situación que se pudo observar en camiones de transporte público, que a pesar de que la afluencia de usuarios se notó aún baja, no había asientos clausurados para el distanciamiento, mientras que los taxistas circulan sin cubrebocas y los comerciantes de comida lo tienen colocado pero en el cuello, dejando entrever que a los zacatecanos les está importando poco la pandemia y a las autoridades también, en vísperas de la fase 3 que estiman multiplicará el número de contagios en un país que hasta el momento tiene más de 5 mil casos confirmados y 332 decesos a causa del Covid-19.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ