Crónicas de una pandemia: una sociedad que subestima al virus

Crónicas de una pandemia: una sociedad que subestima al virus

En México la situación de la pandemia que está sacudiendo al mundo entero se ha vuelto una situación grave y delicada, aunque le llevamos ventaja al virus en comparación de otros países, nos encontramos en fase 2 de la contingencia sanitaria y el problema se irá agravando más. A pesar de las recomendaciones emitidas por las autoridades sanitarias, la gente sigue saliendo de su casa a realizar actividades no esenciales, hace sus compras diarias con normalidad, atiende sus asuntos y realiza sus trámites en la calle como si nada pasara, se reúne con amigos y familiares; creen que no es tan grave la pandemia, piensan que hasta sus municipios no llegará el virus o que es un plan de los gobiernos solo para causar pánico en la población; en fin, se subestima la situación actual de emergencia. Hasta el cierre de esta edición, van mil 215 contagiados en nuestro país por covid-19, 29 muertos, 3 mil 511 sospechosos y las cifras seguirán aumentando; en Zacatecas, creíamos que no llegaría la enfermedad, pero tan solo ayer se confirmaron 3 casos más de infectados, aun así, a muchos todavía no les “cae el 20” de que debemos obedecer lo más posible todas las recomendaciones sanitarias para evitar una situación de muerte y tragedia como la que ocurre en otros países.

El 31 de diciembre de 2019 empezó el brote del covid-19 en China, las autoridades de aquel país informaron al mundo el 7 de enero de 2020 que se trataba de un virus nuevo, del cual no existía tratamiento ni vacuna; esa información debería al menos encender las alertas de toda la población mundial y de los gobiernos, pero muchos ni siquiera nos imaginamos en que tal virus, causaría los problemas que hoy causa; la actitud que se tomó en México por parte de la sociedad (estoy generalizando) fue relajada y totalmente despreocupada, las bromas, los chistes y los memes al respecto del virus pronto se convirtieron en la fuente de información preferida de la gente. A través de los días del mes de enero del año en curso el virus se fue propagando por Asia y Europa; primero Tailandia, luego Japón, Corea del Sur, Francia, Italia, España y así hasta tener en jaque a gran parte del viejo mundo. Hasta este punto, la sociedad mexicana empezaba a mostrar algo de preocupación por el virus, las noticias sobre miles de contagiados llegaban a través de los distintos medios de información; eso nos obligaba a preguntarnos si ¿el sistema mexicano de salud resistiría un brote de una enfermedad así? La respuesta que sin duda todos concluimos era un no, el sistema de salud en México no podría contener una crisis como en España o Italia, hacen falta hospitales, camas y personal de salud para atender a los pacientes de manera ordinaria, sería imposible pensar en contener una pandemia; pero, nuestra preocupación no llegaba a más, no pasaba de una crítica tras el teclado o tras el celular al sistema de salud mexicano; nunca imaginamos que realmente experimentaríamos una emergencia sanitaria como ahora.

El 28 de febrero se confirmó el primer caso de covid-19 en México, no fue producto de las fronteras abiertas y tampoco fue producto de una acción humanitaria como dejar embarcar en Cozumel a un crucero turístico extranjero, el virus lo trajo al país un connacional; esta noticia derrumbo por completo la creencia que muchos teníamos de que el virus no llegaría a México; ese sería el primer caso de los mil 215 que hay hasta el momento y el principio de lo que hasta hoy son 29 muertes por covid-19 en nuestro país. Lo malo de todo, es que, a pesar de los datos científicos y las estadísticas, la mayor parte de la población aún ve el tema del covid-19 como algo muy pasajero del que solo algunos deben cuidarse.

Es muy curiosa y contradictoria la actitud de la sociedad (sigo generalizando), tenemos los datos a la mano, todos los días se está actualizando la información, el gobierno mexicano prácticamente está implorando por que se respeten las medidas sanitarias y, aun así, no obedecemos y ponemos en riesgo nuestra salud. En muchas otras ocasiones (no solo con el tema del coronavirus) exigimos que nuestros gobiernos y nuestros políticos se comporten o tomen decisiones como en los países más desarrollados, pero, ¿Por qué no nos comportamos como una sociedad de un país desarrollado? Tal parece que para que respetemos las recomendaciones de las autoridades sanitarias requerimos medidas de apremio como el uso de la fuerza pública, las multas, las advertencias fuertes o el toque de queda. Las y los mexicanos tenemos esa actitud la mayoría de las veces, hasta que tenemos la soga en el cuello entendemos.

México aún tiene muchas ventajas sobre el coronavirus a comparación de otros países, una de ellas son las características de su expansión demográfica y de su territorio; otra es lo oportunas que han sido las acciones de las autoridades; nos toca como sociedad aprovechar esas ventajas y creérnosla, hay un virus en nuestro país el cual colapsará el sistema de salud si no respetamos las medidas sanitarias.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ