Aguascalientes como territorio o jurisdicción de Zacatecas

Aguascalientes como territorio o jurisdicción de Zacatecas

De forma un tanto análoga a Sierra de Pinos que llegó a ser en diferentes periodos parte de San Lis Potosí y Zacatecas, el partido de Aguascalientes en el periodo borbónico fue un territorio que le disputó a la Intendencia zacatecana la de Guadalajara. Desde antes de que desapareciera la intendencia las clases pudientes como hacendados, rancheros prósperos y comerciantes imbuidos por un espíritu regionalista que rayaba en el chovinismo, pugnaban porque Aguascalientes se separara de Zacatecas. Este deseo se les cumplió en 1835 después de que Santana derrotara a “Tata Pachito y sus milicias.

En Octubre de 1803, Carlos IV, puso fin a las disputas entre Guadalajara y Zacatecas, cediendo a esta última los territorios de Aguascalientes y Juchipila. Dicha disposición se aplicaría al año siguiente. Previamente la Junta Superior de la Real Hacienda había determinado en 1791 que el partido de Aguascalientes se agregara a la intendencia de Zacatecas, orden que sin embargo quedó sin efecto y que transcurrirían 13 años para que se cumpliera. No obstante el Intendente Rendón incluyó a Aguascalientes junto con Juchipila en el mapa de la Intendencia de Zacatecas de 1797. En 1793, tanto Aguascalientes como Juchipila seguían formando parte de Guadalajara. No sería sino hasta 1799 cuando se volvió a determinar que por su cercanía, dichos territorios se agregarían a Zacatecas, decisión con la que no estuvo de acuerdo el intendente de Guadalajara, dando origen a un conflicto de 15 años.

Viéndolo en retrospectiva, Aguascalientes fue el resultado de las expediciones de algunas familias de conquistadores procedentes de Guadalajara y Lagos.

Al agregarse a la Intendencia de Zacatecas como una subdelegación más o partido, Aguascalientes tuvo por límites al Norte al parido de Zacatecas, al Sur y Oriente a Jalisco y San Luís Potosí y al Poniente el partido de Juchipila, que al crearse el Estado Libre y Soberano de Zacatecas cambiaría su cabecera por Villa Nueva.

Hasta 1789 cuando tenía ya el rango de villa perteneció a la Alcaldía mayor o Provincia de Juchipila. Gracias a lo benigno de su clima, geografía y abundancia de cálidos manantiales (de ahí su nombre) durante el periodo barroco borbónico vio aumentar considerablemente su vecindario al grado que en 1824 al surgir el Estado de Zacatecas, el Congreso local le otorgó el título de ciudad.

ADurante el periodo colonial Aguascalientes representó un latifundio productor de maíz que demandaban las minas de Zacatecas. Después de 1550 cuando tomó vida el camino real de tierra adentro con el reflujo de carretas y recuas que comunicaban al real minero con la capital novohispana, a lo largo del territorio que delimitaba la jurisdicción hidrocálida se edificaron presidios en El Cuicillo, Tepezalá, Ciénaga Grande y Bocas. Con el carácter de villa fue fundado en 1575, teniendo como autoridad un alcalde mayor, alcaldía que compartió durante muchos años con Juchipila.

El partido de Aguascalientes, además de la cabecera comprendió las municipalidades de Rincón de Romos, Calvillo, Jesús María, San José de Gracia y Asientos. Sus habitantes se ocupaban en la agricultura y en la industria de tejidos.

La ciudad de Aguascalientes por el año de 1837 contaba con una población de 19 600 almas. De estos 335 niños acudían a la única escuela pública gratuita que desde 1833 se había terminado de arreglar con el método de enseñanza mutua. Otros 144 niños acudían a escuelas de paga. Sólo el 5 % de la población escolar infantil inscrita pertenecía al medio rural.

Durante el periodo de la Intendencia, lo que era el partido de Aguascalientes contaba con 4 pueblos de indios, el de San Marcos entre ellos en plena villa; y en todos ellos existía una escuela de primeras letras.

Ya en el periodo independiente, Aguascalientes también contó con una Academia de Dibujo. El 23 de marzo de 1835, Antonio López de Santa Anna, tras vencer a Francisco García y su ejército de milicianos lo convirtió en territorio federal.

Referencias.

1 Orozco y Berra, Manuel, Apéndice al Diccionario Universal de Historia y Geografía, Colección de artículos relativos a la República Mexicana, México, Imprenta de J. M. Andrade y F. Escalante, 1856, pp. 1037 y 1038.

2 Gerhard, The frontier of the New Spaín, University of Oklahoma, USA, 1982 pp. 62-66.

3 Staples, Recuento de una batalla inconclusa. La educación mexicana de Iturbide a Juarez, México, El Colegio de México, 2005, p. 231.

4 Tanck, Pueblos de indios y la educación en el México colonial, México, El Colegio de México, 1999, p. 256.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ