Escuela de Odontología: años 1961-1967 (1 de 2)

Escuela de Odontología: años 1961-1967  (1 de 2)

La fundación de la Escuela de Odontología se remonta a 1961 cuando un 30 de noviembre el Dr. Rubén Acevedo Sánchez presentó un proyecto y un estudio para su creación, sustentado en los programas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y con una inscripción de 15 alumnos. En él detalló los requerimientos de infraestructura, equipo de laboratorio, personal docente y administrativo, bibliografía, así como un estudio económico de recuperación y nómina para el primer semestre.

La Escuela de Odontología inició actividades en 1962. La mayor parte de las materias se impartían en sus propias instalaciones, ubicadas en el número 18 de la calle Dr. Hierro. Como la mayoría de las escuelas de nueva creación, enfrentó un sinnúmero de carencias que impactaron directamente en el desarrollo académico de la institución.

El 30 de octubre de 1962 el Dr. Luis López Saucedo le informó a Acevedo Sánchez (Director honorario de la escuela) que el examen final de Histología Teórica se aplicaría hasta el 30 de noviembre, pues al no contar con las sustancias requeridas para realizar prácticas, hasta esa fecha no se había efectuado ninguna, cuando él consideraba que como mínimo debían hacerse 10, por lo que pretendía utilizar todo noviembre para ese propósito.

José Abraham Torres, Rector del Instituto de Ciencias Autónomo de Zacatecas (ICAZ) el 7 de noviembre, da a conocer al director de la escuela que no se contaba con los recursos económicos suficientes para cubrir el costo de las prácticas de histología, y le suplicaba ponerse en contacto con el Dr. Eduardo Michel con el propósito de ver si era posible que las prácticas se efectuaran en los laboratorios a su cargo en el Hospital Civil, a lo que el Dr. Michel aceptó desinteresadamente.

Desde sus inicios, la Escuela de Odontología gozó de la ayuda del Centro de Salud y del Hospital Civil. El primero le permitía aprovechar el material humano, así como el instrumental y equipo dental para la realización de las prácticas de Exodoncia y Clínica Dental. En el segundo se impartían las clases de Anatomía Humana, Microbiología, Anatomía Patológica y Técnicas Quirúrgicas; el hospital facilitaba equipo e instalaciones y la Dirección de la escuela suministraba las sustancias.

En 1964, con la intención de evitar perder tiempo en el traslado de los alumnos, la Rectoría compró parte del equipo dental, consistente en unidades y sillones de los más modernos y completos de la época. Con esta inversión la Dirección de la escuela pretendía iniciar un proceso de servicio social: abriría sus puertas al público en general para brindar consultas con una tarifa de honorarios al alcance de las clases más necesitadas.

El 9 de junio de 1965, el Dr. Acevedo le envió un oficio al Rector José Torres para informarle que ya se estaba atendiendo a pacientes, con resultados económicos favorables y le solicitaba una enfermera de planta para que llevara el control de la clínica y de lo económico de la escuela.

Así, la institución cimentaba las bases para su progreso y desarrollo; sin embargo, el desabasto en materiales, equipo de laboratorio, bibliografía, entre otros continuaban, por lo que trabajaban en el reconocimiento de la escuela por parte de la Asociación Latinoamericana de Facultades de Odontología (ALAFO), ya que ello atraería los beneficios económicos y técnicos que brindaba a sus afiliados.

Era común que para enfrentar el precario equipamiento de los laboratorios se solicitara en calidad de préstamo, equipo o material a otras escuelas del ICAZ. El 12 de mayo de 1964, el Director Acevedo le pidió al Rector su autorización para que le fuera facilitado el fotocolorímetro que tenía la Escuela de Ciencias Químicas (ECQ), para la realización de las prácticas de bioquímica, y agregó que ya contaba con el visto bueno del Director de ese otro centro de enseñanza, Charles Veale. El Rector le respondió que en caso que el fotocolorímetro fuera requerido por la ECQ, se valorara la posibilidad de efectuar las prácticas en el Laboratorio de Química Biológica que se acaba de instalar en esa misma escuela.

Con el objetivo de ayudar, la Sociedad de Alumnos de Odontología organizó una serie de eventos para recabar fondos que serían empleados en la compra de instrumental y equipo. El 12 de julio de 1965, la mesa directiva de la Sociedad de Alumnos – constituida por Julio César Treviño, como presidente; Renato Luévano, como secretario; Silvia Susana Bañuelos, como tesorera, y Héctor Miranda, como secretario de relaciones exteriores– envió al Rector un oficio en el que le reclamaba el incumplimiento de los trabajos de acondicionamiento e instalación de la clínica de la escuela. También le reprochaba la no consumación de su promesa de adquirir unidades y equipo dental, pues los alumnos habían aportado una parte del dinero necesario de acuerdo con sus posibilidades.

El 15 de julio de 1965, el Rector le informó a la Sociedad de Alumnos que los trabajos para la instalación de la clínica serían iniciados a la brevedad posible. En cuanto a la aportación económica de los estudiantes, les hizo saber que ésta no correspondía a lo prometido a la Rectoría, por lo que esperaban una mayor aportación para proceder a la compra de diversos equipos dentales. ■

*Docente Investigador de la Unidad Académica de
Ciencia y Tecnología de la Luz y la Materia.
*Docente Investigadora de la Unidad Académica Preparatoria.

[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ