Las políticas de Jóvenes del nuevo gobierno: la llave del cambio de la realidad social (Muchas Preguntas)

Las políticas de Jóvenes del nuevo gobierno: la llave del cambio de la realidad social (Muchas Preguntas)

Sabemos que la clave para romper la reproducción generacional de la pobreza y la desigualdad es la intervención en los jóvenes. Si las nuevas generaciones logran mover su expectativa de futuro a partir de recibir mejores oportunidades se estará cambiando la realidad. Romper la estructura de reproducción es la clave, y los jóvenes son la llave. Por ello, las políticas con jóvenes serán cada vez más centrales en el desarrollo social, económico y en las metas de prevención del delito. Dichas políticas son transversales: pasan a través de todos los sectores del desarrollo. Y la misma transversalidad conduce a miradas sistémicas. Hagamos algunas preguntas.

Se va a dar una beca a los jóvenes para hacer posible que puedan estudiar. Esto está muy bien. Sin embargo, hay cosas que no sabemos aún: ¿se dará esa beca a jóvenes que actualmente están excluidos de la educación superior? Suponemos que sí. Entonces deberá ser a los chicos que provienen de los deciles de menores ingresos. Los estudios de la desigualdad educativa muestran un claro criterio de estrato social en la ‘selección’ de los ingresos a las universidades. El mecanismo puede ser el censo que ahora están realizando y los estudios socioeconómicos de los aspirantes a la beca. Para el caso del bachillerato será diferente, porque ahí se plantea una política universal, luego entonces no se requiere proceso de selección. Pero hay dos problemas muy gordos que deben resolver con visión sistémica: uno, es la capacidad de las universidades para absorber la nueva matrícula. Ahora mismo la cobertura apenas llega al 30 %. Si sube al 60% deberá (casi) doblarse el presupuesto a las universidades, tanto nacionales como estatales. El sistema de universidades ‘Benito Juárez’ puede atender a algunas comunidades marginadas pero con números absolutos bajos. Por ejemplo, en el estado de Zacatecas se plantea construir esas escuelas (Universidades del sistema de citamos) en el municipio de Pinos y Mazapil, y ahí está menos del 3% de la población del estado. Por tanto, su cobertura absoluta es mínima. Si se quiere ampliar la cobertura no hay otra opción: se debe fortalecer a las universidades públicas existentes. Y justo no veo esa intención en los planes del nuevo gobierno. Se declaró que no se elevarían los presupuestos de educación superior en los subsistemas existentes.

El segundo tema que deberá resolverse es el mercado laboral de esa nueva matrícula incluida en la educación superior. Las carreras tradicionales que ahora se manejan no sirven para insertar miles de nuevos jóvenes en el mercado de trabajo. Pero la otra cara de la moneda de este problema: tampoco hay opciones de trabajo para la innovación educativa que pudiera crearse. ¿Y luego? Debe haber como antecedente al crecimiento de la matrícula, un plan “sincronización: mercado laboral-oferta educativa” con enfoque de desarrollo endógeno. Y no lo veo. Sin no hay dicho plan previo se corre el riesgo que los nuevos estudiantes salgan al desempleo y, con eso, no se cumpla en objetivo de romper el ciclo de reproducción de la segmentación social que hablamos al inicio.

Ahora más que nunca se necesita de visiones sistémicas: lo que se haga en educación debe coordinarse con economía, y seguridad. Y así. El programa de Jóvenes Construyendo el Futuro se ve interesante. Pero de él conocemos fichas solamente. Igual que en los otros programas. Por lo mismo no podemos afirmar que es incompleto hasta en tanto se dé a conocer el Plan Nacional de Desarrollo y sus programas sectoriales en extenso; sin embargo, saltan dudas que se convertirán en hipótesis de lectura de esos planes en extenso.

Veamos algunos escenarios de Zacateas. Existen en el estado 120 mil ‘ninis’, los cuales serían población potencial de esos programas. Empero, hay 22, 387 jóvenes que son de urgente atención, que representa el 3.6% de la PEA: jóvenes que no cuentan con algún tipo de empleo, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del 2018. Si tomamos esta cifra más baja como referencia, significa que tendría que aumentar un 50% la tasa de creación de empleo en Zacatecas respecto a la que se tiene proyectada en la Plan Estatal de Desarrollo, y/o abrir la puerta a lo doble de la matricula de estudiantes de licenciatura de la UAZ, lo cual (en cálculos conservadores) se requerirían 800 millones de pesos adicionales, para tener a esos jóvenes ‘detenidos’ cuatro o cinco años más. Ambas metas sistémicas son difíciles de conseguirlas sin inversión pública considerable y planeación con enfoque de sistemas complejos. Para el estado de Zacatecas, además, debemos ver qué instancia va a operar esas estrategias, programas y recursos. ¿Se transferirán los recursos y competencias al gobierno estatal o se ejecutará desde la delegación federal única? El indicador de que se quiere impactar en la realidad social de la entidad es la distribución de la responsabilidad en todo el entramaje institucional local; si se deja todo al control de la unidelegación, significa que se tratará de un proyecto electoral, y si es así, nada interesante va a ocurrir. Como podemos observar, existen muchas preguntas para este programa estratégico del gobierno que apenas se estrena. Esperaremos un poco a tener los documentos completos de los planes de gobierno, para emitir una opinión definitiva sobre el tema. Los jóvenes son la llave del cambio de la realidad.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70