Participación ciudadana en serio: hacia un Sistema de Participación Ciudadana

Participación ciudadana en serio: hacia un Sistema de Participación Ciudadana

Uno de los aspectos más interesantes que nos dejó la discusión y diseño del Sistema Nacional Anticorrupción, sin duda fue el entender que, frente a la complejidad de fenómenos sociopolíticos, nuestra burocracia se encontraba fragmentada y en muchos aspectos ajena al contacto con quiénes pretendía servir, cuando menos de manera formal, más allá del aspiracional. Esta misma visión, sistémica, que permitió una arquitectura institucional estratégica articulada y complementaria, ha venido implementándose en otras materias (transparencia, fiscalización, contabilidad gubernamental, planeación y seguridad pública). Pues bien, es momento de entender también que uno de los fenómenos característico de nuestros tiempos, es el de la pérdida de legitimidad de nuestros instrumentos democráticos tradicionales y la incapacidad del modelo de democracia liberal-constitucional para concitar entusiasmo o popularidad frente a los gobernados. México, junto a otras democracias en el mundo requieren hacer parte de las decisiones públicas a los ciudadanos, en todos los sentidos posibles. Así pues, la participación ciudadana como método se inscribe entre las alternativas. Como bien lo apunta el Maestro Manuel Canto Chac: hay que adecuar la democracia: el proceso de creación de las políticas públicas tiene que ser un proceso de construcción junto con aquellos que participarán en las mismas. El Estado ya no se puede pensar como la cúspide de la sociedad, sino como parte de la compleja red que genera gobernanza (en Participación Ciudadana: La gobernanza de las sociedades complejas).

Además de lo anterior, la participación ciudadana debe gozar de características mínimas para ser funcional a nuestro objetivo que es fortalecer a la democracia, a través de la inclusión de todos los actores posibles a la toma de decisiones y un impacto real de esta participación en la mejora de las políticas públicas en todos sus conceptos. Estos elementos indispensables deben ser, enunciativa y no limitativamente: información, deliberación, participación democrática con instrumentos de igualdad, credibilidad y legitimidad, criterios vinculantes, acciones consecuentes e impactos en la percepción y por supuesto en el desarrollo social.

Así pues, un mecanismo propuesto es la creación de un Sistema Estatal de Participación Ciudadana, con la siguiente conformación: Coordinado por un Ciudadano, presidente de un AC, seleccionado por sorteo (previo registro y confirmación por criterios de idoneidad); el Instituto Electoral; el Instituto de Transparencia; la Coordinación Estatal de Planeación y la Legislatura del Estado, a través de la Comisión de Participación Ciudadana.

Entre las atribuciones que deberá tener están las de colaborar en todo momento en cualquier forma de participación ciudadana contemplada en la Ley, con la elaboración del mecanismo que permita garantizar dicho derecho; brindar asesoría, acompañamiento, información y capacitación, para incentivar, permitir y garantizar la participación ciudadana informada; construir, junto a la ciudadanía, un esquema de democracia deliberativa, que permita a la sociedad un debate informado y sustancial sobre la agenda pública; brindar capacitaciones a las asociaciones civiles que así lo soliciten para incentivar su inclusión en los procesos de participación ciudadana; y crear un Programa Anual de Participación Ciudadana, para incentivar la participación ciudadana en los procesos de gobierno, con enfoque en la planeación democrática, acceso a la información pública, procesos legislativos, presupuesto, desarrollo social, desarrollo urbano y todos aquellos que sean propuestos por el Coordinador del Sistema y la ciudadanía, para su inclusión en dicho plan.

Todo lo anterior convertiría a la participación ciudadana, a través del propuesto Programa Anual de Participación Ciudadana en una política de Estado, que articule instituciones que permitan un modelo de democracia deliberativa con efectos de participación e impactos vinculantes a la inclusión de un complejo numeroso de actores sociales, políticos, económicos, culturales, académicos, de minorías y causas, que podrían darle otra oportunidad a nuestra democracia, amenazada de intentos simplistas que más que fortalecerla, podrían terminar de enfermarla. ■

@CarlosETorres_

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70