La Cuarta Transformación y el Programa Latinoamericano de Acción contra el Cambio Climático

La Cuarta Transformación y el Programa Latinoamericano de Acción contra el Cambio Climático

El Gobierno Federal que encabezará Andrés Manuel López Obrador a partir del primero de Diciembre debe ser un periodo que brinde a las presentes y futuras generaciones la plena satisfacción de sus necesidades, de lo contrario, estará violando como hasta ahora, el contenido del artículo 25 de la Constitución Federal, de tal suerte, la rectoría estatal tendrá que enfocarse a construir las políticas públicas necesarias para que se supere la pobreza, la marginación, la corrupción, la inseguridad, la desigualdad y la insostenibilidad ambiental que amenazan con tatuarse en las estructuras fundamentales de la República. El aparato institucional que pretende garantizar los derechos humanos fundamentales relacionados con el ambiente tiene que reestructurarse para romper la tendencia de navegar un barco que circula sobre su propio eje, pues cada instancia rema para distinto rumbo, repercutiendo negativamente en la forma en cómo se degrada el ambiente, se pierden los ecosistemas y se sobreexplotan nuestros recursos naturales, dejando comunidades pobres, con graves problemas de salud y condiciones de desarrollo totalmente contrarias a los objetivos de desarrollo sostenible. En este sentido, la cuarta transformación debe motivar la construcción de una nueva realidad en la que se llame a la reconciliación efectiva de los intereses económicos con los ambientales; se debe convocar a los expertos para consolidar la sostenibilidad a la mexicana, con una genuina protección de nuestro capital ambiental, con una regulación normativa y jurídica que sea garante del desarrollo sustentable. Después de la cuarta transformación si no hay avances, quedará muy poco tiempo para revertir los daños ambientales sobre todo si los impactos del cambio climático siguen creciendo y afectando a un mayor número de las población. Necesitamos que los actores políticos que han sido ungidos para llevar a cabo los grandes cambios, trabajen a conciencia en el diseño de los programas que guíen el quehacer gubernamental ya que las cosas no están ni para experimentos ni para inexperimentados, incluso la ONU, ha advertido que el cambio climático sigue avanzando a mayor velocidad que los incipientes esfuerzos que hacen las naciones por lo que la recomendación es un liderazgo más sólido ante la mayor amenaza de nuestros tiempos. Así pues, el Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible deben ser las cartas de navegación que sitúe a la multicitada cuarta transformación para que sea ambientalmente sostenible, aunado a la edificación de una gobernanza que permita la asesoría y la crítica de las universidades, de los expertos en cada una de las áreas, de las organizaciones que han hecho como proyecto de vida el cuidado del ambiente, sin elitismos ni privilegios y donde la voz de nuestros hermanos indígenas se escuchada y adoptada como criterio fundamental para las próximas estrategias de desarrollo. Ya en el concierto de las naciones, México podría ser un líder a nivel Latinoamérica en estrategias contra el cambio climático y pudiera incluso, coordinar a los demás países para formular el gran Programa Latinoamericano de Acción contra el Cambio Climático que instituya la gran alianza de los países subdesarrollados de este lado del planeta que en la actualidad, están pagando la factura por los daños socioambientales que provocan las grandes potencias como Estados Unidos. Un liderazgo así, será acorde a las metamorfosis que se han pregonado y que si no se trabajan eficientemente, podrían quedar grandes y redundarían en los rotundos fracasos que la oposición visualiza y pretende capitalizar para ascender al poder nuevamente. Hacemos votos y estamos preparados para contribuir al liderazgo ambiental de nuestro país, aunque como siempre pasa, solo algunos utópicos se quieren comer el pastel aunque no sepan ni agarrar el tenedor. Los retos son muy grandes y la regionalización de los mismos podría ser una alternativa posible, de tal suerte, propongo la estructuración de programas regionales contra el cambio climático agregando a éste, temas fundamentales como la salud, campo, pobreza, pueblos y comunidades indígenas, recursos hídricos, soberanía alimentaria, educación y cultura ambiental, minería y recursos naturales y; vuelvo a sugerir, un consejo de ancianos integrado por la representación de todas las culturas indígenas para que orienten los trabajos de los investidos de poder, pues falta en la cúspide, un secretario indígena y en los demás cargos trascendentes también, tomando en cuenta que son los guardianes del ambiente, habitan de acuerdo con la FAO, donde se encuentra el 80% de la biodiversidad y, sus formas y medios de vida, pueden enseñarnos mucho sobre la conservación de los recursos naturales, el cultivo sostenible de los alimentos y la vida en armonía con la naturaleza. Ojalá.

*Integrante del Consejo Mundial para la
Defensa de los Derechos Humanos
[email protected]

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70