El Mirador de Heródoto Noviembre, mes de Francisco García Salinas y de la UAZ. Huellas y compromisos pendientes (2/2)

El Mirador de Heródoto Noviembre, mes de Francisco García Salinas y de la UAZ. Huellas y compromisos pendientes (2/2)

“En 1832 en esta ciudad de Zacatecas se establece la primera biblioteca con 3,033 volúmenes y en este mismo año, el 2 de enero, Francisco García Salinas propone al Congreso del Estado la creación de la junta directiva, del ramo de enseñanza pública, compuesta de tres integrantes, que se encargará de todo lo relacionado con el establecimiento y organización de escuelas; ya bajo la inspección y cuidado del gobierno”.
Acuerdo 86 de la LVII Legislatura para exhortar a la gobernadora la creación del premio y reconocimiento “Francisco García Salinas” en planteles de primaria, secundaria y preparatoria del Estado (2005)

Es por demás especial que en el marco del mes de Francisco García Salinas, nuestra universidad retome el paso en lo que a la misión visionaria del presente siglo en educación se refiere. Concretamente, rescatando los principios que el fundador de nuestra alma mater promoviera en su gestión como administrativo en los diferentes cargos que desempeñó, en la importante propuesta documental de sus Reflexiones sobre el acta constitutiva, para la construcción del instrumento normativo de la nueva república (la Constitución de 1824), los alcances como gobernante y posteriormente en la propuesta y desarrollo de la Casa de Estudios de Jerez, antecedente remoto de nuestra actual universidad.

Así, el Honorable Consejo Universitario, autoridad suprema y soberana de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), en uso de las facultades que establece su Ley Orgánica, el 14 de noviembre pasado se reunió en la sala principal del Teatro Calderón con la finalidad de continuar con el proceso de reforma universitaria iniciado meses atrás, presentando el denominado: “Documento Programático”, del que hablaré en próximas ediciones.

Por ahora pongo de relieve la figura de Francisco García Salinas para el fortalecimiento de la identidad de la comunidad universitaria y la sociedad zacatecana. Nuestro fundador nació el 20 de noviembre de 1786 en el poblado de la Labor de Santa Gertrudis de la Jurisdicción de Jerez.

En 1821 fue nombrado regidor del Ayuntamiento de Zacatecas, y en 1823 fue elegido diputado al Congreso Constituyente General de la República; después, senador, y para 1828 fue electo gobernador de Zacatecas, cargo que desempeñó de manera tal que se ganó el apelativo de “Gobernador modelo”.

Uno de los grandes logros de García Salinas fue en 1831, cuando promulgó la Ley de Instrucción Primaria, que la hacía obligatoria para todos los niños, acción que desde la visión del economista e historiador Jesús Silva Herzog, posiblemente lo convirtió en el primer gobernante en toda América que implantó la enseñanza primaria obligatoria en el Estado, “y quien llevó el proyecto educativo de la teoría a la práctica”, ya que dispuso que la educación primaria sería gratuita, y que el gobierno local sería el encargado de proporcionar los espacios y útiles necesarios.

Tal fue su impulso a la educación, que en 1832 instauró el Colegio de Jerez, conocido también como casa de estudios en la calle Del Espejo, de esta ciudad, donde se impartieron cátedras de Gramática, Latín, Filosofía, Derecho Civil y Canónico, siendo este el antecedente del Instituto de Ciencias de Zacatecas, que más tarde se convertiría en nuestra Universidad Autónoma de Zacatecas. Ese mismo año estableció la primera biblioteca pública en la entidad.

Qué decir de sus habilidades como administrador, por las que destacó como ministro de Hacienda en el gobierno de Guadalupe Victoria, y que como gobernador le aseguraron el éxito en la puesta en marcha la explotación de las vetas de Proaño, en el municipio de Fresnillo, por mencionar algunas.

“Tata Pachito”, como era llamado cariñosamente por el pueblo, era un gran estadista, de ahí que fuera invitado por un miembro de la comisión de congresistas que trabajaba en la redacción de la Constitución de 1824. Por eso fue que escribió Reflexiones sobre el Acta Constitutiva, fechada el 28 de noviembre de 1823 y no en vano también se le considera Padre del Federalismo.

En ese documento, García Salinas hace algunas “observaciones” sobre 20 artículos en busca de precisión y exactitud que, como toda ley, velen por la paz, el orden público y la justicia en favor de la sociedad. Entre líneas destaca el espíritu del federalismo, que busca la independencia de las entidades mexicanas, pero en soberanía con el poder central (el gobierno de la nación). Como ejemplo, reproducimos una parte del texto, sobre el Artículo 18, respecto a la disposición de la milicia local: “Yo creo que este artículo debe redactarse de otro modo u omitirse las palabras fuera del territorio de sus respectivos estados porque en los casos en que debe intervenir el gobierno por medio de la fuerza en lo interior de un estado, deben detallarse y especificarse con mucha precisión, para que la libertad de los estados quede garantizada. Yo considero las instituciones como son, y prescindo de toda aplicación emanada del carácter de las personas que gobiernan, y que no pueden ser siempre unas mismas”.

En honor a Tata Pachito, quien murió en la Hacienda de San Pedro Piedra Gorda, hoy ciudad Cuauhtémoc el 2 de diciembre de 1841, la máxima casa de estudios del estado lleva su nombre.

En la nueva reforma de la UAZ debe prevalecer el espíritu sobre la educación pública de nuestro fundador.
Así se observa el mundo desde El Mirador de Heródoto.

*Cronista de la UAZ
[email protected]
cró[email protected]

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70