Coordinador Estatal de Desarrollo: avalancha de dudas y poca información

Coordinador Estatal de Desarrollo: avalancha de dudas y poca información

En el anuncio de las medidas de la llamada ‘Austeridad Republicana’, el Presidente Electo anunció decenas de asuntos que atenderán, en primer lugar, los integrantes de gobierno federal. En una reunión con presidentes municipales y diputados locales electos, hizo una reflexión sobre la intención de la serie de modificaciones de la estructura y funcionamiento de lo que será su gobierno: el ejercicio del poder (que por serlo) “atonta a inteligentes y enloquece a tontos”, y por ello hace el llamado de ‘alejarse de lambiscones’ y una serie de tentaciones que convierten el ejercicio del poder en dominio sobre el cargo y las personas, y no en servicio con humildad. Es decir, es una reflexión y actuación en torno al ejercicio del poder. Son formas personales de desempeñar los cargos. En esa misma reunión expuso un cambio que ha generado revuelo por las posibles consecuencias justamente en el caso de la estructura del poder púbico en México.
La desaparición de las delegaciones federales y su sustitución por una estructura distinta: un solo delegado del Gobierno Federal en cada estado (lo que suma 32 de estos), llamado ‘coordinador estatal de programas de desarrollo’; y además, la división de los estados en regiones, las cuales suman 250 demarcaciones en todo el país, en que también habrá un coordinación. De igual manera, 68 coordinadores de zonas indígenas. Así las cosas, habrá un coordinador o delgado federal en cada estado, y este a su vez, tendrá en su mando a un numero variante de coordinadores regionales. Si hay un número promedio de 20 delegaciones federales por estado, significa que se ahorrarían un poco más de 600 delegados, más sus
estructuras.
Sin embargo, la preocupación no nació de las consecuencias en ahorro que trae la decisión, sino las funciones específicas que dichos coordinadores estatales tendrían, y la manera de nombrarlos. Ha sido tal la confusión que hubo publicaciones en diarios nacionales que hablaron de la modificación no sólo del articulo 17 Bis de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, sino de la propia Ley de Coordinación Fiscal, lo que implicaría que estas instancias propuestas controlarían las Aportaciones (ramo 33). Con las enormes consecuencias que esto traería consigo. Se ha hablado de vice o supra-gubernaturas, de coordinadores que concentrarían un enorme poder de gestión, aprobación y aplicación de los recursos federales. Hipótesis que se reforzó cuando se anunció que algunos senadores electos renunciaban a su puesto en el Senado para ocupar dicho cargo propuesto. Además, de la sorpresa de ver los nombres ya ocupando el puesto, sin saber cómo o bajo qué criterios se nombraron. Se habló en las redes sociales de control de cacicazgos locales y cosas por el estilo.
Lo cierto es que no hay información: realmente, ¿qué funciones tendrán los coordinadores estatales? ¿En qué términos exactamente se modificará la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal? La estructura que liga delegado federal único – coordinador regional – municipio, ¿sustituye funciones de los gobernadores electos? ¿Qué relación se establecerá con la administración de los gobiernos estatales? Demasiadas dudas que generan extrema especulación. Se necesita de forma urgente que se dé a conocer un documento donde se aclaren todas las interrogantes y así, se disminuya la inquietud sobre el tema. ¿Es una concentración excesiva de poder en pocas manos y bajo formas centralistas? No lo sabemos. Necesitamos información para poder tener una opinión cierta sobre la medida anunciada. Por lo pronto el gallinero está revuelto.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70