Amparo Dávila, la escritura como pasión

Amparo Dávila, la escritura como pasión
Amparo Dávila

La Gualdra 328 / Literatura

 

Al cumplir noventa años la escritora y destacada cuentista Amparo Dávila recibe un merecido reconocimiento a su larga y productiva vida. Oriunda de Pinos Zacatecas (1928), poblado minero vinculado a la ruta comercial y económica conocida como Camino Real de Tierra Adentro, sitio donde vivió su infancia. Años más tarde sus padres se trasladan a San Luis Potosí, donde estudia y conoce la palabra escrita bajo la enseñanza de religiosas encargadas del colegio.

En 1950 publica su obra poética Salmos bajo la luna y, cuatro años más tarde Perfil de soledades y Meditación a la orilla del sueño. En 1959 aparece Tiempo destrozado; en 1964 Música concreta, y Árboles petrificados, obra con la que gana el premio Xavier Villaurrutia, en 1977. De 1966 a 1967 fue becaria del Centro Mexicano de Escritores, Juan Rulfo y Juan José Arreola fueron sus tutores; y Salvador Elizondo, José Agustín, y Julieta Campos, algunos de sus compañeros.

En su obra, la vivencia es un elemento imprescindible. En ella escribe sobre el escenario donde le tocó vivir su infancia, con sus características de pueblo minero y casi fantasma, que recrea con un delicado y sensible tono literario. La misma escritora lo refiere al declarar que “No creo en la literatura hecha a base de inteligencia pura o la sola imaginación, yo creo en la literatura vivencial, ya que esto, la vivencia, es lo que comunica a la obra la clara sensación de lo conocido, de lo ya vivido, lo que hace que la obra perdure en la memoria y en el sentimiento”.

Sus textos son también un transitar por temas como la locura, paranoia, el miedo a animales o seres animalizados, el peligro, la muerte, pero también a lo siniestro que emerge de fuerzas oscuras y desatan pasiones de venganza, muerte o devastación. De todo ello se puede leer en su libro Tiempo destrozado, compuesto por doce cuentos, donde destacan: “El huésped”, “La celda”, “La señorita Julia”, “El espejo” y “Moisés y Gaspar”.

El Fondo de Cultura Económica publicó en su colección de Letras Mexicanas, Cuentos reunidos, que compila sus libros de narrativa: Tiempo destrozado (1959), Música concreta (1961), Árboles petrificados (1977) y Con los ojos abiertos (2008). Parte relevante de su obra aparece en antologías en idiomas como el francés, el alemán, el italiano y el inglés.

El pasado martes 20 de febrero, en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes como parte del mes dedicado a la autora que organizó la Secretaría de Cultura y el Instituto Nacional de Bellas Artes la escritora recibió un merecido homenaje al cumplir sus 90 años, el programa incluye las mesas: “Reflexiones sobre el cuento”, “Lectura colectiva” y el curso introductorio; “Amparo Dávila y la literatura fantástica.

Amparo Dávila celebra su pasión por las letras trabajando en su nueva obra poética, rodeada de recuerdos, libros y sus varios manuscritos que conforman el universo literario de una de las más relevantes autoras Latinoamericanas de entre siglos.

 

 

La señorita Julia

[Fragmento]

Por Amparo Dávila

 

La señorita Julia, como la llamaban sus compañeros de oficina, llevaba más de un mes sin dormir, lo cual empezaba a dejarle huellas. Las mejillas habían perdido aquel tono rosado que Julia conservaba, a pesar de los años, como resultado de una vida sana, metódica y tranquila. Tenía grandes y profundas ojeras y la ropa se le notaba floja. Y sus compañeros habían observado, con bastante alarma, que la memoria de la señorita Julia no era como antes. Olvidaba cosas, sufría frecuentes distracciones y lo que más les preocupaba era verla sentada, ante su escritorio, cabeceando, a punto casi de quedarse dormida. Ella que siempre estaba fresca y activa. Su trabajo había sido hasta entonces eficiente y digno de todo elogio. En la oficina empezaron a hacer conjeturas. Les resultaba inexplicable aquel cambio. La señorita Julia era una de esas muchachas de conducta intachable y todos lo sabían. Su vida podía tomarse como ejemplo de moderación y rectitud. Desde que sus hermanas menores se habían casado. Julia vivía sola en la casa que los padres les habían dejado al morir. Ella la tenía arreglada con buen gusto y escrupulosamente limpia, por lo que resultaba un sitio agradable, no obstante ser una casa vieja. Todo allí era tratado con cuidado y cariño. El menor detalle delataba el fino espíritu de Julia, quien gustaba de la música y los buenos libros: la poesía de Shelley y la de Keats, los Sonetos del Portugués y las novelas de las hermanas Brontë. Ella misma se preparaba los alimentos y limpiaba la casa con verdadero agrado. Siempre se la veía pulcra; vestida con sencillez y propiedad. Debió de haber sido bella; aún conservaba una tez fresca y aquella tranquila y dulce mirada que le daba un aspecto de infinita bondad. Desde hacía algún tiempo estaba comprometida con el señor De Luna, contador de la empresa, quien la acompañaba todas las tardes desde la oficina hasta su casa. Algunas veces se quedaba a tomar un café y a oír música, mientras la señorita Julia tejía algún suéter para sus sobrinos. Cuando había un buen concierto asistían juntos; todos los domingos iban a misa y, a la salida, a tomar helados o pasear por el bosque. Después Julia comía con sus hermanas y sobrinos; por la tarde jugaban canasta uruguaya y tomaban el té. Al oscurecer Julia volvía a su casa muy satisfecha. Revisaba su ropa y se prendía los rizos.

Hacía más de un mes que Julia no dormía. Una noche la había despertado un ruido extraño como de pequeñas patadas y carreras ligeras. Encendió la luz y buscó por toda la casa, sin encontrar nada. Trató de volver a dormirse y no pudo conseguirlo. A la noche siguiente sucedió lo mismo, y así, día tras día… Apenas comenzaba a dormirse cuando el ruido la despertaba. La pobre Julia no podía más. Diariamente revisaba la casa de arriba abajo sin encontrar ningún rastro. Como la duela de los pisos era bastante vieja, Julia pensó que a lo mejor estaba llena de ratas, y eran éstas las que la despertaban noche a noche. Contrató entonces a un hombre para que tapara todos los orificios de la casa, no sin antes introducir en los agujeros un raticida. Tuvo que pagar por este trabajo 60 pesos, lo cual le pareció bastante caro. Esa noche se acostó satisfecha pensando que había ya puesto fin a aquella tortura. Le molestaba mucho, sin embargo, haber tenido que hacer aquel gasto, pero se repitió muchas veces que no era posible seguir en vela ni un día más. Estaba durmiendo plácidamente cuando el tan conocido ruido la despertó. Fácil es imaginar la desilusión de la señorita Julia. Como de costumbre revisó la casa sin resultado. Desesperada se dejó caer en un viejo sillón de descanso y rompió a llorar. Allí vio amanecer…

[Tiempo destrozado y Música concreta, FCE, México, 1978]

 

 

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70