Nos encontramos en la crisis más grave en la historia del capitalismo: académico

Nos encontramos en la crisis más grave en la historia del capitalismo: académico
Luis Arizmendi, académico de la UNAM, participó en la inauguración del Quinto Congreso Latinoamericano de Ciencias Sociales “La humanidad frente a los desafíos del capitalismo decadente” n foto: Andrés Sánchez
  • Constituye en sí misma una era que defino como una “crisis epocal”: Luis Arizmendi
  • Se hizo de la revolución tecnológica un arma, porque “impuso un proceso de competencia en el mercado laboral mundial y de la caída de los salarios de unos frente a otros”

En el marco de la inauguración del Quinto Congreso Latinoamericano de Ciencias Sociales “La humanidad frente a los desafíos del capitalismo decadente”, Luis Arizmendi, académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), afirmó que a pesar del desarrollo de la tecnología en todos los sectores productivos, “nos encontramos en la crisis más grave en la historia de la modernidad, es decir, la crisis más grave en la historia del capitalismo”.

Explicó que la crisis actual no es como la Depresión de finales del siglo 19, entre 1871-1893, crisis que impactó fundamentalmente en la sobreacumulación de la economía de Europa Occidental; y tampoco es como la Gran Depresión, entre 1929 y 1944; “es mucho peor porque contiene dimensiones que jamás tuvo alguna otra crisis capitalista”.

“Esta es una crisis que constituye en sí misma una era que defino como una ‘crisis epocal’”, pues rebasa una crisis de sobreacumulación, aunque no cabe la menor duda que la crisis de sobreacumulación cíclica más grande está en el núcleo de esta crisis epocal del capitalismo del siglo 21”, explicó.

En 2008, comentó, se presentó una crisis inmobiliaria y financiera de sobreacumulación, sobreproducción y desestabilización de la acumulación mundial, pero que ponen en riesgo incluso la vida humana.

Subrayó que este es un tiempo de vorágine en donde la crisis sabotea, presiona, y embiste el potencial de la Cuarta Revolución Tecnológica de alcance planetario, en el que prevalece “una contradicción radical y una ambivalencia esquizoide, porque a la vez que vivimos el tiempo de mayor progreso tecnológico, vivimos el tiempo de la mayor amenaza de devastación mundial”.

Según Arizmendi, quien también es director de la revista Mundo Siglo 21, “esta combinación esquizoide de progreso y devastación es lo que define al capitalismo decadente del siglo 21: hacer del progreso y la técnica planetaria algo que en lugar de mejorar los fundamentos de la vida humana, lo que hacen es traer a la realidad amenazas insólitas. Nunca se había llegado a una situación límite así”, agregó.

El tamaño del desafío, comentó, se refleja en la mundialización de la pobreza, porque esta la volvió planetaria el capitalismo neoliberal, en la crisis alimentaria mundial que sigue su marcha de manera devastadora, y en la crisis ambiental a nivel global.

Informó que 1990 es el año que marca el surgimiento de la mundialización de la pobreza, es decir, fue la primera vez que un organismo internacional, el Banco Mundial, midió la pobreza mundial, aunque no lo hizo por filantropía, sino porque “su medición es el modo en que la pobreza extrema genera un foco de desestabilización política para la administración de la correlación de fuerzas”.

Refirió que en 2008 explotó la crisis alimentaria global, la cual es insólita y de carácter esquizoide porque es la primera vez en la historia de la humanidad que se cuenta con una economía alimentaria mundial con la capacidad para dotar de alimentos al doble de la población.

Arizmendi señaló que “estamos insertos en un tiempo en el que hay hambre habiendo alimentos en el mercado nacional y planetario. La economía mundial tiene la capacidad para darle de comer al doble de la población en el planeta y sin embargo tenemos la peor crisis alimentaria no en la historia de la modernidad, sino la peor crisis alimentaria en la historia de la humanidad”.

Concluyó que la pobreza nunca se había mundializado hasta este momento, cuando se ha intensificado el capitalismo, lo que se debe a que este “hizo de la revolución tecnológica un arma, porque impuso un proceso de competencia en el mercado laboral mundial y de la caída de los salarios de unos frente a otros”.

 

 

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ