Romo: importante, diferenciar entre un proceso de reestructuración financiera al tema de las rescisiones

Romo: importante, diferenciar entre un proceso de  reestructuración financiera al tema de las rescisiones
Benjamín Romo Moreno, docente-investigador en la Unidad Académica de Economía de la UAZ ■ FOTO: MIGUEL ÁNGEL NÚÑEZ

■ El primero debe ser un procedimiento que se presente ante las instancias adecuadas, señala

■ Conflicto de los huelguistas tuvo en “una insuficiencia de la actuación sindical”, opina

Hay que diferenciar claramente lo que es un proceso de reestructuración financiera de la Universidad Autónoma de Zacatecas, del tema de las rescisiones que generaron la huelga de hambre de los universitarios que permanecieron en protesta en defensa de sus derechos laborales en el Teatro Fernando Calderón hasta este sábado, opinó Benjamín Romo Moreno.

El docente-investigador en la Unidad Académica de Economía precisó que el primero debe ser un procedimiento que se presente ante las instancias adecuadas, ordenado y participativo. Todos, elementos que no han ocurrido hasta el momento. Mientras que el conflicto de los huelguistas tuvo su origen en su opinión, en “una insuficiencia de la actuación sindical”.

Abundó al señalar que una vez anunciados los despidos, el Spauaz debió haberlos rechazado por no haberse apegado a las disposiciones normativas.

Romo Moreno dijo que hay opiniones sobre el conflicto laboral que se sustentan en un fenómeno que se da al interior de la UAZ que él ha llamado “escalafón de simpatía, de adulación”.

En su experiencia de 30 años dentro de la Universidad Autónoma de Zacatecas, expuso, ha atestiguado que la adulación permite ascensos importantes dentro de la estructura de la casa de estudios.

Sostuvo que hay opiniones “que pretenden ser objetivas dentro de un estrecho marco de conocimiento de la historia de la Universidad; hay muchas opiniones que se dan, la mía es una más y es un poco distinta, porque yo veo claramente lo que sería un proceso de reestructuración”, y el que se generó a partir de los despidos que considera injustificados y violatorios del Contrato Colectivo de Trabajo del personal académico de la UAZ.

Las opiniones que confunden un tema y el otro dijo, “nacen por la simpatía al Rector como persona, nacen en esa adulación, en la idea de escalar”.

Precisó que es errado considerar que la protesta mediante la huelga de hambre de docentes universitarios rescindidos por la Rectoría, se manifiesta como un procedimiento en contra de la reestructuración financiera de la UAZ, esta última, que también subrayó, de la que sería absurdo negar su necesidad, pero que debe hacerse de manera ordenada y legal.

El saneamiento financiero de la UAZ debe ser además participativo y considerar asimismo a las partes que se involucran en el CCT, “de manera que no se generen traumas que en lugar de producir condiciones propicias” para el desarrollo de la casa de estudios la empantanen.

“Es decir, no tiene sentido resolver el problema financiero si vas a obstaculizar el trabajo académico”, sostuvo.

El proceso de reestructuración de la UAZ debe ser transparente y objetivo, incluso dijo, “no puede partir de un diagnóstico que hagan los actores internos” para que no implique eliminación de plazas con sesgos políticos o aun “de carácter personal”.

El procedimiento deben conocerlo claramente los sindicatos, y ser aprobado por el Consejo Universitario y plantearse desde el respeto a los derechos laborales.

Dijo que el compromiso de la UAZ no es interno,sino con la sociedad por lo que ésta también debe participar en el proceso que atiende “a la necesidad no a la complacencia”.

“Es un proceso complejo que a lo mejor lleva tiempo y que no debe atender por tanto a las presiones del periodo rectoral”, a los tiempos de los periodos electorales, expuso.

Si el conflicto laboral generado por los despidos a los universitarios se hubiera conducido por los canales normativos sostuvo, “el desenlace no sé cuál sería, pero sería distinto”.

“Entonces fueron obligados los compañeros rescindidos a tomar esas medidas. Si no entendemos eso, pues no estamos entendiendo el proceso”, observó.

Dijo sobre la solución que se le dio al problema, y que representa ya un precedente que afectará al personal académico pues no se centró desde su punto de vista en el foco del conflicto, el despido injustificado de que fueron objeto los universitarios, que “sienta un antecedente delicado porque para justificar esas recisiones se debió haberse declarado que esas plazas no eran necesarias para el funcionamiento de la universidad y entonces sí vamos a eliminarlas”

“¿Esa declaración existe? No, porque no hay el diagnóstico, ¿entonces cómo fue esto? Fue selectivo, ¿por qué fue fundamentalmente en dos centros –de trabajo-?”.

Expuso que mientras no exista el diagnostico objetivo y acabado de qué es lo que no está funcionando en la universidad, no se pueden tomar medidas de este tipo, pues pueden mandar al desempleo “a gente que no es de su contentillo”.

El que la UAZ esté en una situación crítica debe conminarla a evaluar los orígenes del problema, pues sostuvo, no se puede plantear la solución a un problema si no se conoce el origen.

Preguntó entonces “¿cuál es el origen del exceso de tiempos determinados, de empleados de confianza, y quiénes son los responsables?”, estos últimos que comentó, “están muy campantes”, mientras las que victimas de esas medidas inadecuadas sufren las consecuencias.

“Es decir, yo trabajador ¿por qué voy a sufrir las consecuencias de un director negligente que solicitó una plaza, que el sindicato se la aprobó, y propuso que pase a formar parte de la nómina con autorización del Rector?”.

Los responsables están al margen de todo “y ahora el culpable soy yo que me contrataron. Por eso hablaba de una insuficiencia de conocimiento de la historia de la existencia de las plazas actuales en la UAZ”.

Sostuvo así que no fueron los trabajadores los que violentaron la normatividad para entrar a la UAZ sino los que tuvieron el poder de decisión.

Por lo que agregó otra pregunta: “¿para qué los querían, para cumplir qué funciones? Entonces ahí entramos a otro terreno en el que también hay que ser muy claros”.

En la Universidad Autónoma de Zacatecas persiste una situación complicada en la que deben asumirse responsabilidades, no obstante viendo hacia adelante hay que elaborar una propuesta de transformación ubicándola en los canales legales para que “no rebote”, no sea rechazada y “que no vaya a quedar peor de afectada la universidad”, puntualizó.

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ