Las + Recientes

La violencia hacia la mujer se puede evitar con la educación y el arte: Latournerie Perelló

La violencia hacia la mujer se puede evitar  con la educación y el arte: Latournerie Perelló
La artista María de los Ángeles Latournerie Perelló n fotos: Miguel Ángel Núñez
  • Los niños aprenderán a ver ese fenómeno como algo normal y que ocurre diariamente, advierte

Ante la situación de violencia en la entidad, y la violencia hacia la mujer, el arte puede incidir en este tema. Sobre todo en el tema de educación, enfocándose en los niños y jóvenes a través de talleres educativos y de arte, opina la artista María de los Ángeles Latournerie Perelló.

Actualmente los menores se desenvuelven, en un ambiente violento, ya que las noticias de homicidios, son cotidianas, y los niños aprenderán a ver ese fenómeno como algo normal y que ocurre diariamente, advierte.

La artista trabaja con menores con síndrome de Down dentro de un programa de capacitación laboral en el CAM Laboral 18, de la Secretaría de Educación de Zacatecas, desde el año 2000. Y comenta que ellos proyectan su realidad en clase.

Señala que también hacen bulliyng, reflejando que la violencia también forma parte de su entorno, y la viven en su familia. Y eso es un reflejo de la falta de valores que existen actualmente en la sociedad.

María de los Ángeles, originaria de Poza Rica, Veracruz, lamenta que en México no se hacen respetar las leyes y no se aplica la justicia. Y eso llega a ser frustrante, y se llega a un punto de hastío.

A los menores les enseña pintura y deja que expresen y plasmen lo que viene a su imaginación, pues considera que tienen una parte creativa intacta, que provoca que se atrevan a experimentar cosas.

“Aunque ha pasado el tiempo, las mujeres somos un sector vulnerable en la sociedad. Y eso se refleja en la violencia, en los asesinatos. Hay violencia, y le tiene que tocar la mayor parte a la mujer, y eso ha sido históricamente”, comenta María.

Le apasiona trabajar la acuarela, el barro, la cerámica, la tinta y el fresco
Le apasiona trabajar la acuarela, el barro, la cerámica, la tinta y el fresco

Como mujer y madre de una hija, dice disfrutar en momentos su soledad, lo que le ayuda a hacer sus creaciones. Aunque esta soledad le ha dado fortaleza para afrentar a una sociedad aún machista.

La artista y docente, agrega que “lo malo de estar sola, de ser una mujer sola; es la sociedad. Pareciera que la sociedad siempre te exige algo. Y ahora más con el tema de violencia, te exige cuidarte más”.

Cuenta que desde joven tenía inquietud por el arte. Su primer acercamiento fue en una escuela de arte en la ciudad de Puebla. Aunque reconoce que no fue la mejor escuela que eligió, pudo adentrarse y tener bases.

Pero lo que no le agradó en ese plantel fue que la modalidad de enseñar arte sigue siendo dogmático y hasta aburrido, dice. Aprendió cerámica, pero en ese tiempo no le llamaba la atención. También aprendió escultura en piedra, dibujo en acuarela.

Regresó a Zacatecas, donde se inscribió en un taller de textil, que se encontraba en el edificio del Instituto Zacatecano de Cultura. Ahí conoció a maestros de artes visuales, como Ismael Guardado y Jesús Reyes.

Al salir de esas clases, se decidió por la cerámica. Y comenzó a contactarse con diferentes artistas, para aprender a moldear figuras con este material. Así empezó a elaborar figuras, en su mayoría de mujeres.

Confiesa que un elemento que utiliza para sus creaciones, y que le llama la atención es el agua. Es por eso que le apasiona trabajar la acuarela, el barro, la cerámica, la tinta y el fresco. Además de reciclar objetos cotidianos como el papel.

En la rama textil, presentó un proyecto en el que invitó a mujeres a representar su cuerpo, en muñecas de tejido, lo cual explica, fue una dinámica interesante, en la que se hizo un tipo de juego de muñecas, pues cada una tomó conciencia de detalles que ocurren en su cuerpo, y que pasan desapercibidos o no se le toman importancia.

Y este ejercicio fue una especie de sanación, en el que mujeres y niñas reflejaban lo que les gustaba o disgustaba de su cuerpo.

Gracias a los artistas de MUNO, del Museo Felguérez, puso salir a impartir talleres artísticos en diferentes comunidades del estado. Así se pudo dar cuenta de que las muñecas eran un juguete común entre las mujeres del sector rural.

Entre sus experiencias las mujeres le contaban que sus primeros juguetes eran muñecas hechas por sus abuelas, ya que hace más de 40 años no llegaban juguetes ni muñecas a las rancherías.

En el dibujo, Latournerie Perelló trata de contar una historia, la cual solamente ella conoce. Y en cada obra aparece ella un par de veces, se involucra y entra en sus cuadros. Y utiliza símbolos como la espada, que representa la lucha de una mujer sola.

Mientras que en la cerámica, le gusta la parte de combinar el arte y el juego; disfruta formar figuras, como las muñecas.

“Yo disfruto mucho el arte. Cuando se disfruta, es cuando se hacen bien las cosas aunque haya sufrimiento en el arte”, comenta Latournerie Perelló.

Su obra ha sido expuesta en países como Cuba y España, en una región de Valencia. Y en México ha llevado su obra a otras ciudades de San Luis Potosí, Nuevo León, y Puebla; además de que en el concurso de cerámica de Tlaquepaque, Jalisco, obtuvo en dos ocasiones un segundo lugar y fue seleccionada en una bienal de dibujo.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ