Consumos culturales: el perfil cultural del zacatecano [Segunda parte]

Consumos culturales: el perfil cultural del zacatecano [Segunda parte]
Exposición en Ahresty. Foto de Alejandra Celis Almanza

La Gualdra 281 / Gestión cultural

Al igual que los procesos de comunicación en donde debe existir un emisor, un mensaje, un canal y un receptor, el perfil cultural está vinculado a tres aspectos: emisión, difusión y consumo; no basta únicamente con que haya suficiente oferta cultural, por ejemplo no se puede establecer que el acceso a la cultura ha aumentado sólo porque se hayan incrementado la cantidad de museos; aunque la oferta exista, si la población no asiste, consume o participa, no se puede hablar de aumento en los consumos culturales.

Respecto a la infraestructura y patrimonio cultural con la que cuenta el Estado, el Sistema de Información Cultural (SIC) para el 2017 registra 38 museos, 6 teatros, 15 librerías, 234 bibliotecas, 55 centros y casas de cultura, 3 zonas arqueológicas y 14 salas de cine. Respecto a la actividad cultural que se reporta en el Estado para 2010, había un 16.7% de asistencia a museos, 7.7% a obras de teatro, 8.3% a librerías, 20.4% a bibliotecas, 11.8% a centros y casas de cultura, 10.4% de asistencia a zonas arqueológicas, 15.3% a monumentos históricos; los consumos más altos fueron las fiestas tradicionales con un 43.2%, eventos de danza 23.6% y eventos musicales 33.7%.

¿Sigue siendo válida esta información? ¿Se puede descartar sin preocupación? La información de la infraestructura se reporta actualizada, pero respecto a la información de consumos culturales han pasado ya casi 7 años desde la última actualización del SIC de la hoy Secretaría de Cultura, entonces ¿se descarta y ya?

Lamentablemente no podemos sólo ignorar esta información y pensar optimistamente respecto a que el zacatecano promedio ha asistido con mayor frecuencia a museos, exposiciones u obras de teatro, sin hacer primero un cruce de variables y determinar cuál es la tendencia en los consumos, es decir, con qué se pueden relacionar, para poder establecer con ello si hay una tendencia a la baja o a la alza.

Profundizando en la información del SIC, no existe gran diferencia entre géneros en cuanto a su asistencia a eventos o foros culturales. En el consumo cultural del zacatecano no es determinante ser hombre o mujer.

La edad, en cambio, sí resulta determinante para el tipo de consumo cultural; los eventos de danza son más concurridos por los jóvenes entre 23 y 30 años, con un porcentaje de 29.2%; los eventos musicales por los jóvenes entre 18 y 22 años, con un porcentaje de 59.5%; la mayor afluencia a los museos la representan los adolescentes entre 13 y 17 años, con un porcentaje de 22.6% –probablemente relacionada con las visitas escolares–. Y por último las obras de teatro, que también cuentan con mayor público en el rango entre los 13 y 17 años, con un 12.6%.

La escolaridad es otro rubro determinante, existe claramente un aumento del consumo cultural a mayor escolaridad. Con cifras contrastantes, por ejemplo: la asistencia a obras de teatro en la población con escolaridad universitaria es de 32.2% y de 4.3% para la población sin ninguna escolaridad; o eventos musicales con una asistencia de 41.5% de población con escolaridad universitaria y sólo un 10% de población si ninguna escolaridad.

La tercer variable a tener en cuenta son los ingresos, que para el caso de Zacatecas influyen, pero no determinan proporcionalmente, pues a nivel nacional se corrobora la tendencia de que a mayor percepción económica mayor consumo cultural, lo que no sucede para el caso de nuestro Estado, donde resulta que no es el grupo con mayores ingresos el que más consume la oferta cultural, sino el estrato medio, cuyos ingresos oscilan entre 6,001-12,000 pesos mensuales; seguidos por los que su ingreso oscila entre 3,001 y 6,000; sin embargo, destaca que la población con un ingreso mensual inferior a 1,500 pesos mensuales consume poco de la oferta cultural.

La vida es sueño, en el Teatro Calderón. Foto de Alejandra Celis Almanza.
La vida es sueño, en el Teatro Calderón. Foto de Alejandra Celis Almanza.

Según la última encuesta intercensal del INEGI (2015) el mexicano promedio tiene 26 años, tiene 2 hijos, cursó hasta la educación secundaria y es un asalariado. Ahora bien, analizando la información disponible más actualizada en cuanto a escolaridad y situación económica y de bienestar social de la población del Estado el panorama es el siguiente:

El CONEVAL (2014) muestra que el 52.3% de la población zacatecana se encuentra en una situación de pobreza, de la cual el 5.7% es extrema y sólo el 16% de la población de la entidad no está en situación de pobreza ni vulnerabilidad.

Además de que el 76.7% de la población del Estado tiene al menos una carencia social, que puede estar entre: rezago educativo (21.6%), carencia por acceso a los servicios de salud (14.9%), carencia por acceso a la seguridad social (63.4%), carencia por calidad y espacios en la vivienda (13.3%) o carencia por acceso a la alimentación (16.8%). El 26.7% de la población tienen un ingreso inferior a la línea de bienestar mínimo y el 59.7% inferior a la línea de bienestar.

En cuanto a la escolaridad de la población de 15 años y más, el 63.48% cuenta con educación básica, sólo el 16.42% cuenta con educación media superior y sólo el 14.98% con educación superior (INEGI 2015). En espera de que los resultados de la próxima encuesta de consumos culturales sean sorprendentemente favorables, lo cierto es que las condiciones de pobreza, bienestar social y acceso a la educación resultan elocuentes en cuanto a las tendencias en los consumos culturales del zacatecano.

Aunque la emisión cultural continúe aumentando en calidad y cantidad, las condiciones de vida del habitante promedio no lo hacen, y para bien o para mal, la cultura, bienestar y educación se encuentran estrechamente vinculados; otros países lo han entendido y saben que la inversión que se hace en cultura repercute favorablemente en la baja de índices de delincuencia y criminalidad, en el aumento de calidad de vida y productividad. ¿Esos datos los tendrán claros quienes deciden los recortes presupuestales para la cultura en nuestro país? Pues pareciera que ellos no encuentran la relación entre acceso a la cultura y bienestar social. ¿O simplemente no les interesa?

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_galdra-281

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70