UAZ rentaba casas a sus propios funcionarios

UAZ rentaba casas a sus propios funcionarios
Propiedad de Miguel Alonso ■ fotos: La Jornada Zacatecas

■ El actual secretario Martín Cardoso Pérez se beneficiaba de ello

■ Los espacios se usaron para oficinas administrativas y casas estudiantiles

En los últimos periodos rectorales, la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) erogó más de 3 millones de pesos cada año para pagar la renta de inmuebles cuya propiedad es de funcionarios que integraron la Rectoría de la Máxima Casa de Estudios en varios momentos. Esos espacios se utilizaron para oficinas administrativas e incluso casas estudiantiles.

Entre los beneficiarios estaban ex funcionarios como Rafael Rodríguez Rodríguez, Miguel Rodríguez Jáquez, Fabiola Reyes Delgado, Catalina Samán Zajur e incluso el ex gobernador Miguel Alonso Reyes, entre otros, cuyas propiedades se constatan en documentos de Catastro a los que tuvo acceso este diario, además de funcionarios actuales, como Martín Cardoso Pérez.

Según información proporcionada por la Rectoría de la UAZ, sólo en ocho inmuebles la institución pagaba 2 millones 820 mil 24 pesos al año, ello sin considerar el Impuesto al Valor Agregado (IVA). En total, con el gravamen incluido, la Universidad erogaba 3 millones 361 mil pesos.

Al respecto, Antonio Guzmán Fernández, Rector de la UAZ, informó que al menos 10 de esos inmuebles han dejado de rentarse de manera paulatina desde septiembre pasado, por lo que las oficinas de varios organismos de la institución han sido reubicadas en instalaciones de la Universidad.

“Todas las rentas de oficinas que tenía la Universidad efectivamente tenían una relación de amistad con gente que estaba en la administración pasada”, expresó el Rector sobre esa situación que ha generado gastos innecesarios en los que los beneficiarios fueron los propios funcionarios que han ocupado cargos en la Rectoría.

Entre los propietarios de los inmuebles que eran rentados a la UAZ no solamente hay universitarios, también hay otros personajes cercanos a estos e incluso el ex gobernador Miguel Alonso Reyes, quien aparece como propietario de una casa donde la institución ofrecía talleres del Programa de Creación y Difusión Artística.

Este espacio, ubicado en la Alameda Trinidad García de la Cadena número 414, en el Centro Histórico de la capital del estado, aparece a nombre del actual titular del Fondo Nacional de Turismo (Fonatur) en los documentos del impuesto predial a los que tuvo acceso La Jornada Zacatecas.

La UAZ rentó ese lugar desde hace 16 años y el costo de renta era de 56 mil  210 pesos mensuales más IVA, es decir, 782 mil 436 pesos cada año con gravamen incluido. Este espacio es uno de los que representaba un mayor gasto para la institución.

Otro espacio que representó un gasto importante para la Máxima Casa de Estudios de la entidad fue el edificio ubicado en el Jardín Independencia número 15, que albergó el Programa de Extensión Universitario de Lenguas (PEUL), adscrito a la Unidad Académica de Cultura.

Ese inmueble se rentó desde la administración rectoral de Francisco Javier Domínguez Garay y el propietario es Guillermo López Palomino, a quien se vincula con Rafael Rodríguez Rodríguez, ex director del entonces llamado Centro de Idiomas. El costo de renta de ese espacio era de 68 mil 900 pesos mensuales más IVA, es decir, un total de 959 mil 88 pesos cada año considerando el impuesto.

Las actividades escolares que se desarrollaban en ese inmueble serán removidas a las instalaciones de la Unidad Académica de Cultura ubicadas en la avenida López Velarde, en el Centro Histórico, donde se albergó al Centro de Idiomas hace algunos años.

Rafael Rodríguez Rodríguez, quien también fue abogado general de la UAZ y presidente de la Defensoría de los Derechos Universitarios, rentó dos casas a la Universidad para instalar precisamente las oficinas de este organismo.

En primer momento, la Defensoría se ubicó la calle Rayón número 503, en el Centro Histórico, y según información que proporcionó la Rectoría, el precio de renta era de 15 mil pesos mensuales más IVA, por lo que la erogación anual de ese espacio era de 208 mil 800 pesos.

La Defensoría de los Derechos Universitarios se trasladó después a la calle Insurgentes número 320, también en el Centro Histórico,  el cual también es propiedad de Rodríguez Rodríguez, según muestra el documento de pago del impuesto predial. En este momento ese organismo ya se encuentra en las instalaciones del Centro de Aprendizaje de Servicios Estudiantiles (CASE).

Asimismo, Martín Cardoso Pérez, quien ha coordinado el departamento de Comunicación Social y el propio CASE, rentó un inmueble de su propiedad para que la Universidad ubicara las oficinas del Programa Nacional de Becas (Pronabes).

El domicilio de ese lugar se ubica en la calzada Jesús Reyes Heroles, en la colonia Barros Sierra, y el costo mensual para la Universidad fue de 13 mil 555 pesos más IVA, lo que equivale a un monto total de 188 mil 676 pesos.

Miguel Rodríguez Jáquez, ex abogado general y ex secretario académico de la UAZ, cargos que ocupó en las últimos dos periodos rectorales, también rentó una casa para utilizarse como oficinas administrativas del departamento de Proyectos Federales. Éste ahora se mudó al tercer piso de la biblioteca de la Unidad Académica de Contaduría y Administración.

La casa del ex funcionario se ubica en la calle Fernando Espinoza número 117, en la colonia Barros Sierra, y el precio del arrendamiento mensual para la Universidad fue de 8 mil 274 pesos más IVA, es decir, 115 mil 174 pesos cada año como monto total.

Otra casa rentada por la Universidad es propiedad de Catalina Samán Zajur, hermana del titular de la Contraloría Interna de la Universidad, Said Samán Zajur, la cual se utilizó como oficina de la Comisión Electoral Universitaria desde 2008.

Este inmueble se encuentra en la calle del Sabino número 114, esquina calle del Huizache, en la colonia La Peñuela, y tuvo un costo para la UAZ de 5 mil 173 pesos más IVA cada mes. En total, el monto anual ascendía a 72 mil pesos.

La Comisión Electoral se trasladará al edificio donde se ubicaba Medicina Tradicional, a un costado de la Unidad Académica de Ingeniería., que a su vez se removió a la Clínica Universitaria.

Por su parte, Roberto Reyes Rodarte, padre de Fabiola Reyes Delgado, ex coordinadora del CASE y actualmente docente en el programa de licenciatura en Turismo, es el propietario del inmueble en que se encuentra la casa estudiantil “Tata Pachito”, una de las 9 que podrían removerse al hotel Chulavista.

Esta casa se ubica en la calle Segunda de Constitución número 123, en la colonia Lomas de la Soledad, y representa para la institución un costo de 30 mil pesos mensuales, es decir, 360 mil pesos cada año.

Otro espacio que la Universidad rentó por muchos años es el ubicado en el Callejón de Cuevas número 104, tercer nivel, en el Centro Histórico, en donde se instalaron oficinas para el departamento de Gestión y Aseguramiento de la Calidad y posteriormente la incubadora de negocios y el área de Arte y Cultura de la Universidad.

En este caso, el monto que erogaba la institución era de poco más de 20 mil pesos mensuales, lo que representaba un total de 250 mil pesos cada año, según dio a conocer la Rectoría.

Por último, la administración central dejará de rentar un inmueble ubicado en la calle Insurgentes número 108, también en la colonia Centro, el cual es propiedad del Sindicato de Personal Académico (Spauaz).

Ahí se encontraba el Centro de Estudios Multidisciplinarios de la UAZ que ahora se mudará a la torre de Rectoría. En este caso, la institución pagaba 13 mil pesos mensuales, es decir, un total de 156 mil pesos cada año.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ