El proceso de Independencia de México

El proceso de Independencia de México

La Gualdra 262 / Historia

Los reinos y una república

  1. El mundo era otro. El emperador Napoleón es la estrella que da luz u oscurece el mundo occidental. Él dirige e invade Europa, también impone nuevos pactos civiles, otras dinastías y redistribuye los territorios del orbe católico.

La poderosa Inglaterra era gobernada por Jorge III (Inglaterra, Irlanda y los electores de Hannover); él está enfermo y le colabora –o disputa- como regente su hijo Jorge IV. Otros gobernantes enfermos y atormentados por conspiraciones familiares son los reyes Juan VI de Portugal y Christian VII de Dinamarca y Noruega.

Estados Unidos de América es un Estado-república federal muy reciente. Lo gobierna el federalista Thomas Jefferson; y, le sucederá James Madison y Henry Monroe.

La Nueva España es una posesión-reino español. La máxima autoridad es un virrey –representante del rey-. El rey es Carlos IV. Él es un hombre atribulado como los otros reyes europeos, lo es por las conspiraciones de la familia –hijo y esposa-. Carlos tuvo a su favor los gobiernos de hombres ilustres y protoliberales, como Floridablanca, Aranda y Godoy.

 

Las juntas conspirativas

  1. Napoleón invade España y Portugal. Influye para que Carlos IV abdique en favor de su hijo Fernando. Éste, a su vez, renuncia y proyecta el gobierno de un Bonaparte en España. José, el hermano de Napoleón, gobernará como liberal e ilustrado (1808-1813); a sus prosélitos hispanos les llamarán los afrancesados.

En las posesiones americanas se cuestionó: si la cabeza de los reinos está ausente, ¿quién gobierna, quién es el jefe del Estado? La reacción fue el juntismo. En cada reino (se transitó de posesión virreinal a reino, luego vendrán los Estados latinoamericanos) una asamblea de comerciantes, letrados, militares, nobles nativos y clero asumió la autoridad en un territorio. El hecho significó la presunción de asumir la soberanía. Los juntistas fueron el pueblo. Entonces concurrió la soberanía del pueblo con halo francés, estadounidense e inglés.

Mientras los grupos económicos y políticos importantes asentados en la Ciudad de México organizaban un gobierno novohispano, en las ciudades provinciales emergieron las tertulias y reuniones que reflexionaron sobre la ausencia del rey y en la falta de legitimidad de quienes gobernaban por la ausencia de Carlos IV y Fernando VII.

Algunas tertulias transitaron de la reflexión a la conspiración. Un círculo que tomó acción armada y política es donde participaban Miguel Hidalgo, cura de la parroquia de Dolores, los militares realistas Ignacio Allende y Juan Aldama, y el corregidor de Querétaro Miguel Domínguez –también concurría su esposa Josefa Ortiz-.

Advirtamos: si bien la coyuntura que provocó la vorágine política de 1808 fue la invasión de Napoleón a la península; en el proceso independentista mexicano están presentes las crisis agrícolas por sequía e insuficiencia en el abasto regional de granos y los conflictos entre las élites y la burocracia por el establecimiento de las intendencias (una nueva forma de ejercer la autoridad regional).

 

Las revoluciones

  1. El cura de Dolores inició un movimiento armado y político que influyó en la declaración de Independencia de la Nueva España. Las acciones guerreras fueron colaboradas por la sociedad secreta Los Guadalupes y un conjunto de reacciones locales que también se pronunciaron, casi todas en el occidente del reino.

El contingente armado de Hidalgo ocupó ciudades provinciales (Guanajuato, Morelia, Guadalajara) e hizo proclamas que se convirtieron en precuelas de la Independencia mexicana, como la declaración de separación de España y la abolición de la esclavitud. Pese a ir de victoria en victoria, no fue por la Ciudad de México, e incluso se retiró al norte del país. Pasó por la vetusta ciudad de Zacatecas en 1811.

A Hidalgo lo sucedieron otros insurgentes (Ignacio Rayón, José María Morelos). La lucha armada sí significó una vía para procurar la independencia de la Nueva España.

Paralelo al movimiento armado de Hidalgo, se efectuaron las elecciones para designar representantes novohispanos a las cortes regentes de España. El fin era fortalecer una asamblea que pretendía gobernar la península. Las labores condujeron a la formación de las cortes en Cádiz, luego en la formulación de una Constitución de la monarquía española (1812).

Mientras se iniciaba la vigencia de la Constitución de Cádiz, en Apatzingán un grupo de insurgentes, entre ellos el zacatecano José María Cos, redactó El decreto constitucional para la libertad de la América mexicana (1814). Los postulados del documento fueron: la religión católica como única; gobierno dividido en los que ahora conocemos: legislativo, Ejecutivo y Judicial; la soberanía del pueblo representado en diputados elegidos por ciudadanos; éstos eran los nacidos en América.

 

Las viejas y nuevas instituciones

  1. La guerra insurgente no menguó, pero tampoco se extendió. En cambio, la puesta en vigencia de la Constitución de Cádiz sí trastornó los cimientos y formas de hacer gobierno en la Nueva España. De entrada el territorio fue definido como reino; en cada provincia, donde ejercía el poder real un intendente, se estableció una Diputación provincial –asamblea elegida por los ciudadanos- para asesorar a las autoridades de su respectiva región y lo más interferir en la administración territorial. La intervención del llamado pueblo fue a través de las elecciones.

El paulatino establecimiento de las diputaciones en la Nueva España y el cumplimiento de la Constitución gaditana condujo las aspiraciones política de quienes procuraban la Independencia por la vía no armada.

 

La monarquía como primera opción

  1. La línea insurgente sigue su labor: guerra para conseguir la Independencia. También la efervescencia política está presente en los ayuntamientos constitucionales y en las diputaciones. Se mira entonces que los intereses no eran más las del rey –como ocurrió en la defensa que se hizo de él en 1808-, sino los que miran por el bien común local y provincial.

La alianza de insurgentes y realistas, más el favorecimiento del jefe político superior –figura que sucedió al virrey-, consolidó la proclamación de la independencia del reino novohispano del conjunto de reinos que tenían como monarca a Fernando VII. Adviértase: el rey continuaba siendo el Borbón, pero el gobierno sería americano. La proclamación fue a través del Plan de Iguala y los Tratados de Córdova.

Reconocida y admitida la independencia, se fraguó la reunión de un Congreso que representara territorio y corporaciones regionales. Esta asamblea constitutiva inició labores en febrero de 1822. En el ínterin, una junta gubernativa asumió el mando para la Nueva España, y se mantuvo vigente la Constitución de Cádiz. Al primigenio Congreso asistieron por Zacatecas José María Bocanegra, Francisco García Salinas y Valentín Gómez Farías.

El desconocimiento de la independencia novohispana por parte de España y el rechazo de la corona mexicana, definió la inexistencia de una cabeza de estado. En ese estado de cosas, el Congreso fue presionado para optar por el realista Agustín de Iturbide como emperador de México. Lo hizo luego de una revuelta popular en la vieja ciudad de México.

Iturbide fue reconocido como emperador por las provincias y tuvo el apoyo del clero y las fuerzas armadas. Su reinado fue de mayo de 1822 a marzo de 1823.

Tras la abdicación, el Congreso proclamó la vigencia de la independencia mexicana y se pronunció por el establecimiento de la república como forma de gobierno. Vendrían nuevos debates: ir por una república federalismo o una centralista.

 

Textos para comprender el proceso de la Independencia

Elías Amador: Bosquejo histórico de Zacatecas.

Héctor Sánchez Tagle: Insurgencia y contrainsurgencia en Zacatecas, 1810-1813, tesis de doctorado en Historia colonial.

Mariana Terán Fuentes: Por lealtad al rey, a la patria y la religión. Zacatecas (1808-1814) y De provincia a entidad federativa, Zacatecas, 1876-1835.

Jaime Rodríguez: Nosotros somos ahora los verdaderos españoles. La transición de la Nueva España de un reino de la monarquía española a la República Federal Mexicana. 1808-1824.

Manuel Chust Calero: La cuestión nacional en las Cortes de Cádiz (1810-1814).

Nattie Lee Benson: Las diputaciones provinciales y el federalismo mexicano.

Marta Terán y José Antonio Serrano: Las guerras de independencia en la América española.

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/262

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70