Posicionamiento del Partido del Trabajo.

Posicionamiento del Partido del Trabajo.

¿Cuáles son los mayores retos en torno a la representación social de los partidos políticos? En el caso de su partido, ¿a quiénes (o qué) pretende representar?

Para la segunda mitad del siglo XX, los partidos de oposición y quienes militaban en ellos, lucharon desde diferentes espacios para buscar consolidar nuestro sistema democrático. Fueron estos, los verdaderos protagonistas e incluso, aglutinaron a pensadores, intelectuales, académicos y figuras emblemáticas de las luchas sociales, quienes  pugnaron por derrocar la hegemonía del partido en el poder o el poder en el partido.

En este contexto histórico, no se puede ignorar el papel que desempeñaron los partidos políticos y el vínculo que se tuvo con la sociedad para transformar el país.

Sin embargo, a través de los años, los partidos políticos han estado ajenos a los reclamos ciudadanos.  De tal forma que nuestro mayor reto en la actualidad es escuchar, representar, aglutinar  y proyectar todas las expresiones sociales. El pluralismo ciudadano reclama canales eficaces para expresar su voz.

Derivado de esta circunstancia, es importante reconocer que contamos con una participación ciudadana más activa donde las organizaciones no gubernamentales y las asociaciones civiles, han tenido un papel protagónico.  Esto implica que los partidos políticos  debemos retomar nuestra vocación original y ser instrumentos de verdadera inclusión y participación social.

Para el Partido del Trabajo en este proceso electoral, el reto pues, es ser incluyentes y proactivos. No sólo tenemos que entender y escuchar a nuestros cuadros y militantes. Nuestra obligación  es comprender el contexto actual y generar propuestas reales y congruentes.

Nuestra ideología traza la lucha y la representación moral hacia los más desprotegidos.  Sin justicia social, no se concibe la democracia.

 

¿Cómo hacer para que la democracia electoral impacte en la calidad de los gobiernos? En el caso específico de su partido, ¿qué mecanismos tienen o pretenden tener para lograr la conexión entre su acción partidaria y la calidad de los gobiernos?

Respecto al primer cuestionamiento, todo funcionario público tiene la obligación de servir con lealtad y compromiso para el cargo que le fue conferido. En cuanto  a nuestro  partido político, para incidir en una mejor calidad y desempeño en la administración pública, debemos presentar propuestas viables, congruentes y  factibles para el bien social.

Los partidos políticos son la antesala de la administración pública, pero  son tambiénel andamiaje principal de todo sistema democrático. Esta responsabilidad tiene una importancia mayúscula en cada proceso electoral frente a los retos y necesidades que enfrenta la ciudanía multicultural. Por lo que es imprescindible contar con un eficaz mecanismo de inclusión  ciudadana.

 

Pero, especialmente, tenemos la obligación de capacitar a quienes postulamos para un cargo de elección popular.  Dicho de otra manera, urge profesionalizar  y dignificar a la administración pública y esta es una labor que inicia desde los institutos políticos.

 

La segunda respuesta está relacionada con el primer punto, es decir, la acción partidaria, necesariamente tendrá que incidir en un mejor gobierno si se toman en cuenta los mejores perfiles.

Faltaría agregar que una administración eficaz,  se logra desde diferentes ángulos: la participación social, la conducción de políticas eficientes, el trabajo administrativo apegado a las normas legales, y la fiscalización independiente y rigurosa.

 

En su vida interna, ¿cuál es su diagnóstico (retos y amenazas) de la vida democrática interna de los partidos políticos en general y de su instituto político en particular? ¿Y qué debe ocurrir para mejorar la democracia interna en los mismos?

En lo que va de este proceso electoral, como en los pasados, hemos podido atestiguar que las diferentes expresiones  políticas, buscan acceder a mejores espacios o candidaturas. La pluralidad cuando se exacerba o cuando trastoca los límites, se convierte en una amenaza.

Por mucho que existan estatutos que rijan la vida interna de los partidos políticos, las ambiciones son un peligro que puede perturbar la tranquilidad y el equilibrio de los mismos.

Norberto Bobbio reconocía que los partidos políticos son diferentes desde sus estructuras, ideología  e incluso por la propia evolución y contexto histórico, por consiguiente, nuestra organización debe ser sólida y trazada en fines y propósitos factibles que sean congruentes con nuestros principios.

En tal sentido, para mejorar la democracia interna, se debe privilegiar el diálogo, abonar a la madurez política, buscar por encima de diferencias el bien común, respetar las normas y estatutos y proponer de manera consensada mejores mecanismos para el fortalecimiento al interior del  partido.

Finalmente, como lo expresé en líneas anteriores, los partidos son entes fundamentales en la democracia y este concepto, debe ser  un apostolado para quienes militan dentro de un organismo político, de tal manera que su vida interna, debe privilegiar la democracia incluyente, respetuosa y participativa.

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ