Un rockcito para todos los roles / Algunos personajes del rol zacatecano

Un rockcito para todos los roles / Algunos personajes del rol zacatecano

A pesar de la mediatización de que ha sido objeto el rock por parte de los partidos políticos –sólo ocupan a las bandas en épocas electorales–, de la iglesia, de la sociedad misma, al restringir ésta la cultura de este género musical, éste ha logrado subsistir por cincuenta y siete años en este alicaído país nuestro, otrora cuna de grandes culturas, tan vilipendiado, tan asediado por los grandes consorcios comerciales, celado por los poderosos, destruido y saqueado por los gobiernos en turno, aturdido por la tecnología y dominado por el temor de Dios; a pesar de todo eso, el rock, como forma de vida, se mantiene fresco, y ante los embates de la clase política, de los ancestrales funcionarios públicos que proporcionan a su arbitrio los espacios públicos, el rock no morirá jamás.

Para dar continuidad a una serie de eventos encaminados a difundir la cultura del rock zacatecano, nuestro estado ha contado con innumerables personajes del rock, quienes sólo se han interesado por dar a conocer las propuestas de esta entidad federativa tan conocida por sus nefastos gobernantes, por su inseguridad, por el saqueo de sus minerales, por la eterna crisis universitaria, por su magisterio en problemas de identidad -pues sus líderes ahora se dedican a abanderar otras posiciones políticas. Aun así, existen algunos personajes del rol que se dedican a realizar eventos en dos sentidos: culturales y de negocios.

De los primeros, hablaremos de Luis Díaz Leaños, José Manuel Martínez, “El Rusty”, “El Chino” Limones, “El Cara Ríos”, “Chon” Salmón, Lauro Cordero, Jaime López “El Máquina”, Mario Morones, Enrique Salinas, de su servidor. De los segundos, los abordaremos en su oportunidad.

“El Lorenzo” es un personaje acá, de la banda, de esos quedados en los setentas, de los soñadores, de los eternos inconformes, de los que toda la vida han luchado por defender sus ideales, la paz, el amor y la justicia social. Desde muy chavo conoció el rocanrol, a los 5 ya escuchaba a Los Beatles, a los 10 ya la rolaba por el barrio para escuchar y ver ensayar a su profe de primaria, Brígido Martínez Alvarado, baterista de The Tick’s, en Guadalupe. Al año siguiente, un acontecimiento lo marcó de por vida, 2 de octubre del 68 no se le olvidará jamás, de allí su aversión por los malos gobiernos de cualquier partido político; no se escapa Amalia. Tres años pasaron y el Festival de Rock y Ruedas en Avándaro fue otro suceso que lleva ungido a la piel; él es de la era avandariana, de la época en que los soñadores desataron sus más intrínsecos deseos de libertad. “A dónde vas, dije a mi hermano, y esto me contestó, la ciudad me tiene muy cansado, a la sierra me voy, si quieres venir conmigo, sé que hay allá un lugar para ti, si quieres venir conmigo, serás bienvenido, sé feliz, a dónde vas, dije a mi hermano, y esto me contestó, tengo que seguir al sol, tengo que seguir al sol.” (Tengo que seguir al sol, del LP Viaje fantástico, del grupo Sacrosario, donde militaba el zacatecano de nacimiento Alberto “Pájaro” Isiordia, guitarrista y vocal. El disco fue grabado en 1974 para RCA).

El insistente riff de la guitarra de Javier Martín del Campo llamó poderosamente la atención de Lorenzo, quien creyó que era un grupo gabacho, primero por el sonido frisco que se escuchaba, más bien bayou, y, en seguida, porque la cantaba en inglés. “Hey baby change your manners and go by the way of the sun” (Nasty sex, de La Revolución de Emiliano Zapata, 1971). No todo era el doloroso riff de la lira, también había alucine, literatura, desfogue y necesidad de manifestar esas calladas angustias que el ser humano carga en el interior. “Cuando tú sientas ya ser diferente y que tus párpados sientas cerrar, ya que tu ser vuele a un mundo mejor, ya que tus penas veas alejar, ya que tu ser vuele a un paraíso donde tristezas jamás encontrarás, el infinito podrás conquistar, tus ilusiones podrás alcanzar, todos tus sueños podrás realizar, cuando al fin logres la felicidad, ya que tus penas…” (Del LP La verdadera vocación de Magdalena). Y luego dicen que por qué se encuentra uno inmerso en este mar de poesía, de vivencias, de ese amor desmedido por la música.

Cual si fuera un órgano de una antiquísima iglesia, suena el teclado de Servando Ayala, como queriendo resaltar las notas que Joan Sebastian Bach vertía por doquier; de allí viene Back, del primer álbum de The Spiders, que desde 1970 la andan tocando, ahora sin su requinto original, Reynaldo Díaz “El Tucky”, quien falleció hace siete años, dejando toda la nostalgia plasmada en el acetato, sin embargo, es la pieza que caracteriza a la banda y que aún tocan los originales Spiders; quizá la primera vez que Lorenzo y su compadre Oliva la escucharon en vivo fue en 1976, cuando tocaron por segunda ocasión en Zacatecas. Desde entonces, mil versiones han disfrutado juntos este par de aferrados al rock nacional. “The time has come for me to say goodbye and so I´ve lived to long to see the end, now you can take me back” (Back, del álbum homónimo de Spiders, grabado en 1970).

Siempre en el rol desde los setentas, tomando de aquí, de allá, de todas partes, conciertos en Guanatos, Querétarock, DF, Tijuana, Monterrey, Juárez, Aguascalientes, San Luis Potosí, León, Fresno, Zaca, Guadalupe, Trancoso, Tacoaleche, todo un historial acumulado, y fue aquí donde nació la idea de hacer rolas, textos, cuentos, narrativas, reseñas, entrevistas, críticas, viajes de intercambio, muestras de rock y, sobre todo, música, las raíces del rock mexicano.

A propósito de las raíces del rock de aquí, invitamos a la legendaria banda hidrocálida Excalibur, que fue parte integral de Toncho Pilatos Grupo, en 82-83, y que actualmente toca lo mejor de Toncho y, por supuesto, las rolas que sus integrantes han compuesto desde 1980. Gustavo Rangel, guitarra y voz; Lalo Valtierra, bajo y voz, y Raúl Gómez, en la batería, excelentes músicos, vendrán a darle realce al segundo aniversario de Un rockcito para todos los roles, al lado de lo más granado del rock de los zacatecos, Mil900, Pacal y Ansuz, este sábado 28 de febrero a las cuatro de la tarde, en la plaza Genaro Codina.

“Pobre loco caminando va por la senda de la soledad, buscando lo que perdió una vez en el mundo de la libertad, pobre loco caminando va, sin siquiera poder retornar. “ (Del libro inédito Zacarol, una mirada al rock de aquí).

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ