Las + Recientes

“Éxito inacabado”, el trabajo de contrarrestar problema de contaminación en Vetagrande

“Éxito inacabado”, el trabajo de contrarrestar  problema de contaminación en Vetagrande

■ La experiencia no ha sido recuperada por los Servicios de Salud, advierte biotecnólogo

■ Las políticas de salud pública de la entidad no están orientadas al perfil del estado minero

Luego de casi dos décadas de intervención para contrarrestar la contaminación por plomo en la sangre, entonces presente en 74 por ciento de los niños de entre 2 y 13 años del municipio Vetagrande, Héctor Manzanares Acuña, biotecnólogo de la Unidad Académica de Estudios Nucleares de la UAZ, considera los más recientes resultados “como un éxito, aunque inacabado”.

No obstante la reducción del nocivo metal, presente, según el más reciente estudio fechado en julio de 2014, en sólo 10 por ciento de los menores de esta localidad y en más bajos niveles, la experiencia, tomando en cuenta que Zacatecas es un estado minero, no ha sido recuperada por los Servicios de Salud en el Estado u otras instancias de atención y cuidado de la salud, la infancia o el medio ambiente, y sí tuvo durante este periodo, obstáculos o indiferencia institucionales.

De esta manera, pareciera que las políticas de salud pública de la entidad no están orientadas al perfil del estado minero que es y las consecuencias que esto implica para la contaminación ambiental y humana.

Según el documento emitido por el Servicio Geológico Mexicano (SGM), Panorama Minero del Estado de Zacatecas de noviembre 2013, en 11 de sus 17 regiones mineras se extrae plomo. Y nueve de las 13 principales minas en el estado lo explotan, entre ellas, Cía. Contracuña, SA de CV, la que se localiza en la cabecera municipal de Vetagrande y que está por cumplir 30 años de trabajo en este poblado bajo diferentes denominaciones: Antonio de la Torre, Compañía Fresnillo, ahora Industrial Peñoles, SA de CV, y Cía. Contracuña.

“El plomo, la plata, el oro, el cobre y el estaño, vienen juntos, pero el proceso de beneficio y la disposición de los residuos, además de la transportación de los materiales se hacen sin cuidado alguno”, señala por su parte, Teodoro Campos Mireles.

El ex presidente de la Comisión de Ecología de la 56 Legislatura, diputado por Vetagrande, es precursor del estudio para determinar la contaminación por plomo en sangre en los niños de esta localidad.

Por su parte Manzanares Acuña agregó acerca de lo que era la cotidianidad en el lugar, “había una broma de la gente de Vetagrande cuando se comenzaba a moler el mineral en esta planta, decían que ya iban a desayunar…todo el polvaderón que se venía”.

Objeta, que el control de la contaminación por plomo involucra medidas “tan simples como cubrir los camiones cuando transportan los materiales o que puedan mover el molino de tierra donde afecten menos a la población. Aparte de que están removiendo la periferia de jales y de terreros en Vetagrande para volverlo a beneficiar, prácticamente el movimiento se desarrolla dentro del pueblo”.

Sobre la postura de Profepa añadió, por lo menos debería asomarse y verificar estos procesos, “se ha quedado a la expectativa”, diciendo que todo está bien. Y si esto es así, precisa, “entonces existen unos vacios legales que son verdaderas oquedades. Prácticamente es una indolencia de la minera y de irresponsabilidad por parte de las autoridades”.

P2 Especial 2

Consecuencias de la ingesta de plomo

El plomo no tiene ninguna función biológica en el cuerpo humano y por tanto no interviene como microelemento del organismo, advierte Héctor Manzanares Acuña, quien ha dado seguimiento a esta investigación, cuando ingresa a él causa diferentes estragos, entre ellos para el caso de los menores, diferentes niveles de retraso mental y falta de crecimiento y desarrollo.

En los niños, al transitar por una etapa en que el metabolismo está más acelerado por encontrarse el cuerpo en proceso de construcción, la absorción del elemento puede ser hasta seis veces mayor que en los adultos, señala.

“El plomo por lo que más afecta, es por ese intercambio como catión divalente que es similar al calcio, si no lo hay en el organismo el cuerpo simplemente detecta cargas positivas y las fija”, dijo.

“La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha incluido al plomo dentro de una lista de 10 productos químicos causantes de graves problemas de salud pública que exigen la intervención de los Estados Miembros para proteger la salud de los trabajadores, los niños y las mujeres en edad fecunda”, refiere el organismo en su página de Internet.

La instancia internacional precisa asimismo, “no existe un nivel de exposición al plomo que pueda considerarse seguro” y agrega,  “se cree que los efectos neurológicos y conductuales asociados al mismo son irreversibles”.

También señala, “los niños con desnutrición son más vulnerables al plomo porque sus organismos tienden a absorber mayores cantidades de este metal en caso de carencia de otros nutrientes, como el calcio. Los grupos expuestos a mayor riesgo son los niños de corta edad (incluidos los fetos en desarrollo) y los pobres”, en los que afecta el cerebro causando diminución de la concentración, menor rendimiento escolar y un aumento de las conductas antisociales.

Según datos del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y la Organización para el Desarrollo y la Educación para Todos (Odisea), dados a conocer en julio de 2013 y expuestos además en señal de alerta, en Zacatecas hay 19 mil 900 niños menores de cinco años que padecen anemia, -esto es deficiencia de hierro en la sangre-, y cerca de 21 mil sufren desnutrición.

El problema justo se concentra en las comunidades rurales donde reside 41 por ciento de los menores, manifestó el estudio denominado Agenda prioritaria de la Unicef para Chiapas, Oaxaca, Yucatán y Zacatecas.

Sospechas contra incredulidad

Hace 17 años ante la sospecha de que la población infantil de Vetagrande estuviera contaminada por plomo y mercurio, Teodoro Campos Mireles, entonces diputado por Vetagrande a la 56  Legislatura del estado y presidente de su Comisión de Ecología, acudió al entonces Centro Regional de Estudios Nucleares de la UAZ a fin de que se hicieran los estudios pertinentes.

“Ante tanta insistencia comenzamos con ese estudio pese a que autoridades federales y estatales realmente no creían en eso”. Tanto la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Procuraduría de Protección al Ambiente (Profepa) al ser notificadas de esta iniciativa, “lo vieron improcedente”, narra Manzanares Acuña.

Los resultados del estudio arrojaron que 74 por ciento de la población infantil de Vetagrande, municipio minero cercano a la capital del estado, tenían niveles de plomo por encima de la norma, “esto quiere decir 10 microgramos de plomo por decilitro de sangre”.

Los datos obtenidos fueron desvirtuados por estas instancias con el argumento de que el laboratorio del CREN no estaba certificado.

No obstante precisa el también médico, sus protocolos siempre se han apoyado, y contrastado sus resultados, con los de laboratorios que sí cuentan con certificación. En aquel momento el respaldo provino del Centro de Investigaciones Biomédicas del Instituto Mexicano del Seguro Social de Monterrey y la UNAM.

“Tuvimos ahora sí todos los argumentos científico-técnicos para medianamente sensibilizar a las instancias. Entonces empezaron a flexibilizar su postura”.

Aunque señala, “de cualquier manera no recibimos ningún apoyo para continuar. De parte de Semarnat a la fecha, no tenemos ningún apoyo, simplemente nos dijeron: está bien”.

El investigador expone, el sólo encontrar a un niño con niveles elevados de plomo por encima de la norma implicaría la intervención de las autoridades, en este caso la muestra se obtuvo de alrededor de 270 menores, “estadísticamente representativa con respecto a la población, con un rango de error de 5 por ciento”.

Luego de cinco años del primer estudio, se obtuvo una baja de 20 puntos en el número de niños con contaminación por plomo, datos que quedaron asentados en la tesis de un estudiante de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, interesado en el tema.

El registro más reciente forma parte de los estudios fechados en julio de 2014, realizados por otro estudiante para obtener la maestría en la Unidad Académica de Estudios Nucleares de la UAZ, mismos que arrojan un decremento de 64 puntos respecto al referente inicial obtenido hace 17 años.

Las cifras alentadoras significan en este momento que sólo 10 por ciento de los niños de esta localidad expresan contaminación por plomo y en niveles menores que los que sus padres tuvieron.

Manzanares Acuña considera éste “un éxito definitivamente,  aunque inacabado. Logramos cambiarle la realidad a los niños, de cada cuatro, tres estaban contaminados, ahora sólo uno de cada 10 lo está y en una magnitud menor, en un nivel 2 que es el grado más bajo de contaminación, cuando antes se situaban en un nivel 4. Una de las cosas era salvarles la vida como individuos, la vida productiva, la vida intelectual”.

Los niños contaminados por plomo, reitera, “digamos que medio aprenden algo, la capacidad de retención es menor. De tal suerte que la escolaridad de estas personas va a ser la mínima y los trabajos a los que pueden aspirar son los de fuerza bruta”.

El tratamiento a un problema de salud pública que tuvo como trasfondo la desnutrición de los niños en esta localidad, fue abordado mediante una campaña de mejoras en la alimentación con el suministro de complementos alimenticios. “Se les comenzó a dar el calcio, y el hierro para prevenir la anemia que se presenta en estos casos”, dijo Manzanares.

P2 Especial 3

Asimismo se acompañó de pláticas e información para la modificación de hábitos e higiene, entre ellas el que los padres de familia, mineros, no llegaran a casa con las ropas utilizadas en su trabajo dejando en el hogar los residuos de polvo contaminante.

El resultado positivo de la intervención realizada en Vetagrande desde hace 17 años es producto de una confluencia de esfuerzos, la iniciativa de Campos Mireles  y su gestión, que luego de demostrarse el daño, fue acompañada por la de entonces titular de los Servicios de Salud, Ana María Monreal, para conseguir un equipo de flourescencia rayos X para la realización de estudios ambientales.

De esta manera se investigó el origen de la contaminación. “Entonces sí observamos que allí se trabaja una mina donde se lleva a cabo molienda y todo, todo el polvo de esa molienda se va hacia la población”.

Los estudios del laboratorio para la detección y monitoreo del CREN ahora UAEN de la UAZ y el seguimiento del tratamiento a la población infantil de Yolanda Vázquez Delgado, médico de la localidad del IMSS, la presidencia y el DIF de Vetagrande, pero destaca el científico de manera fundamental, la respuesta favorable de las madres de familia.

De esta manera, una intervención de contención y atención, se ha convertido de manera transgeneracional, en una cultura de prevención a la contaminación por plomo en niños para los habitantes de Vetagrande, dijo.

Mientras se realizaba esta sinergia social, tanto la Semarnat como la Profepa, se mantuvieron simplemente expectantes, agregó.

Y por su parte la minera Cía. Contracuña, SA de CV jamás ha colaborado en resarcir los daños que provoca su actividad, por el contrario, comentó el académico, “siempre se ha defendido, que pues ellos tienen que trabajar, y amenazantes porque creo que 50 por ciento de los espacios laborales se encuentran en la presidencia (municipal) o en las escuelas o en las mina, no hay más”.

 

 Datos sobre minería en Zacatecas

La página del Servicio Geológico Mexicano (SGM), organismo dependiente de la Secretaría de Economía, arroja en sus datos para 2013, 40 por ciento del territorio del estado está concesionado a la industria extractiva.

Las 17 regiones mineras de Zacatecas corresponden a Concepción del Oro, San Julián, Nuevo Mercurio-Camino Rojo, Miguel Auza-Juan Aldama, Francisco Murguía (Nieves), Villa de Cos, Saín Alto, Sombrerete-Chalchihuites, Jiménez del Teul, Fresnillo, Zacatecas, Ojocaliente-Pánfilo Natera, Real de Ángeles, Pinos, Valparaíso, Villanueva-Jalpa y Mezquital del Oro.

Informa asimismo, “el valor de la producción minera estatal durante el periodo enero-diciembre 2012, fue en relación a minerales preciosos no ferrosos y minerales no metálicos de 63, 614, 289, 936.00 billones de pesos, participando con 21.84 por ciento del valor total nacional”.

Principales minas en explotación, metálicos. Obtenida del documento Panorama Minero del Estado de Zacatecas (noviembre 2013) del SGM.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70