Economía coloquial

Economía coloquial

■ Empresa total

Hace más de 40 años, los estudiantes de economía aprendíamos que el más grande desafío era encontrar el equilibrio entre las necesidades crecientes y la escasez de los recursos para satisfacerlas y para tal efecto aprendíamos a hacer una serie de cálculos para determinar la utilidad marginal, el valor, el precio y muchos otros interesantes conceptos.

Desde luego, había otros temas de preocupación como la capacidad de las empresas e incluso los gobiernos para satisfacer las necesidades de las sociedades y desde luego, la responsabilidad de mantener el orden y propiciar el progreso con una distribución justa de la riqueza.

Todo lo anterior propició posturas a favor y también posturas en contra de quienes ostentaban el poder, en especial de los medios de producción (léase empresarios) debido a que las ideologías que se consideraban más avanzadas los satanizaban por “explotar” a los que la producían (léase trabajadores), porque el pago que recibían era muy inferior a la riqueza generada.

Muchas otras cosas complicadas para entender y explicar, en más de cuatro décadas han cambiado y asombrosamente todavía predomina esa enseñanza y ahora que volteamos para atrás, vemos que tal escasez era un mito. Las sociedades crecen y las necesidades deberían ser de una magnitud aún más asombrosa, si es que todo fuera como se enseñaba.

Por fortuna, hoy vemos que los bienes con los que se satisfacen las necesidades han crecido de manera impresionante, pero ahora hay signos de pobreza que quizá antes no se conocían, pero también de concentración de riqueza nunca antes vista y es por eso que la reflexión puede ayudar a al menos compartir la duda del éxito o fracaso de los modelos económicos.

Es decir, la escasez es relativa y muy probablemente lo que exista es desigualdad. Y si antes la riqueza era derivada de las actividades agrícolas y después de las actividades industriales, en nuestra época se deriva de las actividades del pensamiento, de la creatividad y de la innovación.

Lo anterior hace pensar que si las actividades agrícolas más redituables se basan en el nuevo conocimiento y las tecnologías de la información con los sistemas de riego computarizado y conectado a sistemas satelitales que aportan datos meteorológicos y climáticos y no se diga las modernas fábricas inteligentes que producen a base de la Internet de las cosas.

Entonces, cómo seguir produciendo con técnicas arcaicas. Ya no se diga los sistemas de pensamiento avanzado para el mejor uso del cerebro en las empresas al planear y especialmente al ejecutar las acciones que llevarán a conseguir los objetivos planeados.

La mayor parte de las universidades están muy rebasadas por los nuevos modelos para crear, para innovar y para compartir un mundo nuevo, lleno de oportunidades que no se ven desde la burocracia y la obsolescencia del pensamiento lento y tradicional. Ya está aquí una nueva era llena de posibilidades y las muy pocas personas abiertas a ese cambio libre de prejuicios las aprovechan y crean fortunas.

Es cierto que esa realidad ni siquiera se sospecha en vastos sectores de la sociedad, pero en eso consiste el reto de los intelectuales y de los científicos sociales. En ser ágiles en divulgar y promover la aplicación de estas verdaderas palancas de progreso integral. Es decir, no sólo de agregar velocidad a la producción, sino de promover una nueva conciencia de cooperación y enriquecimiento sin límites.

La economía ya no es lo que solía ser y a medida que pasa el tiempo se demuestra que el futuro tampoco lo será. Así que la escasez es un mito. Hay abundancia jamás imaginada y ahí está para quienes se atrevan a tomarla con el conocimiento superior que está disponible para quienes acepten el desafío.

Como toda reflexión, puede que ésta sea sólo una fantasía más que quede sin resonancia, pero si acaso hay quien también coincide, la invitación está abierta a ver cómo se hace en nuestras instalaciones. Si no, de antemano se acepta el silencio. . . pero el efecto no será estéril, como no lo es nada en el universo.

Para implementar con eficacia de las herramientas comentadas, dirigirse a:

 

[email protected]

492-544-4502

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70