Empresa total

Empresa  total

Hace muchos años el comediante Héctor Suárez parodiaba la actitud derrotista de un gran número de compatriotas con una frase que retrata verbalmente una mediocridad paralizante y muy poco digna de quienes tienen la altísima responsabilidad de pensar, tomar decisiones y actuar con una firme determinación de generar resultados que propicien el desarrollo.

“Ya ni modo” decía resignado el comediante, personificando a ese mexicano de una generación, deseo muy superada, que concentraba en su blandengue personalidad, toda clase de excusas infundadas, pretextos históricos y padecimientos imaginarios que lo hacían víctima insalvable del sistema injusto que le tenía atrapado en una trampa insalvable de la que difícilmente se podría librar, a menos de que un milagro sucediera.

Las empresas sobresalientes de hoy que perdurarán para futuras generaciones destacan entre otras cosas, porque crean un punto de inflexión en el que analizan y ponen manos a la obra para transformarse creativamente y de inmediato. A diferencia de otras que sólo analizan y concluyen fascinadas que los factores externos son la causa del estancamiento de los mercados y por lo tanto de su pobre desempeño.

Esta última actitud me recuerda al “ya ni modo” y que hace 20 años, durante un importante foro empresarial en el que participaban unos quinientos directivos empresariales por cierto ávidos de respuestas, y contra lo esperado, se les desafió a que explicaran la razón de la recesión que se vivía en México en una de las más memorables crisis, la derivada del error de diciembre y que en el mundo se llamó “El Efecto Tequila”.

El animador dibujó una línea vertical al centro de una hoja de rotafolio y animó al público a mencionar las posibles causas de la recesión. Por supuesto rápidamente surgió una lista a la derecha donde se anotaban todos los factores externos; gestión pública inadecuada, paridad cambiaria adversa, política económica errática, inseguridad de la propiedad intelectual, corrupción en todos los niveles de gobierno, etc.

El lado izquierdo se llenaba más lentamente debido a que el animador apuntaba los factores que los empresarios decían, pero que se referían a los factores internos a los que se atribuía la falta de dinamismo y se mencionaron cosas como falta de planeación estratégica en las empresas, poca o nula capacitación técnica y humanista, escaso interés por la investigación y desarrollo de tecnología propia, etc.

Desde luego que todos los factores son decisivos para lograr una competitividad que haga posible el progreso de las economías locales o regionales y lo más importante es que se den en equilibrio. Pero cuando se trata de que el gobierno haga su parte obligando a que las grandes empresas establecidas cumplan con su deber, que lo hagan dignamente y que los empresarios no culpen al entorno por su incompetencia.

Cuando así sucede, las regiones prosperan como en los casos de Chihuahua, Nuevo León y Baja California, que cada vez atraen más inversiones de la industria electrónica, automotriz y aeroespacial, con buena coordinación y con profesionalismo de los funcionarios públicos. A los zacatecanos nos conviene aprovechar esas experiencias pues somos de los últimos 3 estados de la República preferidos para invertir según la Secretaría de Economía que publica el índice de Capacidad de Atracción de Inversión Manufacturera.

No se trata de demeritar los avances logrados, más bien el asunto es recordar que se debe desempeñar un papel digno ante la actitud déspota y apática de algunas empresas mineras que sostienen que no les interesa el desarrollo de los proveedores de Zacatecas y que este estado se debería conformar con los empleos que están generando, con lo cual ya contribuyen suficiente a cambio de yacimientos que nadie explotaría sin su inversión.

Como decía Linda Kasuga; “La historia de la humanidad tan variada como polifacética, se puede resumir en una sola palabra “progreso. En el intento de lograrlo se han abierto caminos de los más variados inventos, descubrimientos, diseños, creaciones que han ido incidiendo en nuestros estilos de vida y en las formas de competir. En todos vemos cómo la visión de las cabezas líderes han definido la directriz de pensamiento y que han elevado o degradado el inconsciente colectivo de su pueblo, ya que no todo progreso ha servido para hacer mejor a la humanidad”.

Todos somos responsables de nuestro éxito y cada quien tenemos una tarea que hacer bien y no basta cumplir con lo mínimo indispensable. No es suficiente traer empresas a Zacatecas, esas empresas deben cumplir con su responsabilidad social de detonar el desarrollo de la región a través de las mejores prácticas de compra y cumplimiento de sus responsabilidades hacia la comunidad.

Las empresas locales pueden hacer sinergia incorporando prácticas más eficaces en su modelo de negocio y los trabajadores en especial los futuros profesionistas participantes en el mercado laboral invertir su tiempo en mejorar la calidad de sus conocimientos y pensamientos. Al respecto Kim Woo Chong, presidente de Daewoo Co., quien afirmaba, “…tristemente los jóvenes asiáticos les están ganado el futuro a los jóvenes latinoamericanos, pues mientras los primeros aprenden, los segundos se divierten”. ■

 

¿Usted qué opina al respecto?

 

Más información en:

Empresa Total

[email protected]

Twitter: @Empresa_Total

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70