Evaluación educativa: modelo fallido

Evaluación educativa: modelo fallido

La desaparición de la Evaluación Nacional de Logro Académico en los Centros Escolares (Enlace), confirmada el pasado jueves por el titular de la SEP, es una buena noticia si se atiende a las críticas formuladas desde hace años por especialistas, organizaciones sociales, autoridades escolares, docentes y estudiantes en contra de la referida prueba, considerada un instrumento inoperante por el simple hecho de intentar evaluar con exámenes estandarizados realidades sociales diversas, y que en nada han ayudado a mejorar la calidad educativa.

A más de un sexenio de que se inició la aplicación de la referida prueba, los resultados hablan por sí mismos: según datos de la propia SEP, a lo largo del sexenio pasado seis de cada 10 alumnos de educación básica se situaron en los niveles elemental e insuficiente, y esa proporción se eleva a casi ocho de cada 10 en lo que respecta a los estudiantes de secundaria. Para el caso de Zacatecas, la SEP, de acuerdo a esta prueba ubica a nuestro estado en el lugar 21 en Matemáticas y 20 en Comunicación o Comprensión Lectora, ambos por debajo de la media nacional. De acuerdo al informe, en el rubro de Comunicación o Comprensión Lectora, 52.4 por ciento de los jóvenes en el estado alcanzaron un nivel insuficiente o elemental, es decir, no entienden lo que leen, mientras que 47.6 por ciento obtuvo un resultado bueno o excelente, lo que representa un avance mínimo respecto al año pasado, cuando 46.5 por ciento tuvo un logro positivo. Datos importantes pero que no reflejan las condiciones en las que se dan clases y en las que llegan los educandos.

Por si fuera poco, la aplicación de la Enlace ha producido diversos efectos contraproducentes en los ámbitos laboral, político e institucional. El hecho de que la misma esté vinculada con la obtención de beneficios económicos por parte de los docentes constituye un incentivo perverso para que las labores de éstos se orienten casi exclusivamente a la memorización de los contenidos de la Enlace por parte de sus educandos. Por lo demás, son cada vez más recurrentes los señalamientos sobre actos de corrupción cometidos a la sombra de esta evaluación, como la venta de los exámenes días previos a su aplicación.

No obstante tales consideraciones, el fracaso de la Enlace no es más que un síntoma del carácter fallido del modelo de evaluación de la enseñanza y de las consecuencias negativas de abordar un asunto público, complejo y multidimensional como la educación con una visión tecnocrática, reduccionista y basada en la recompensa económica y en el castigo. Lejos de desaparecer, ese modelo se ha consolidado en meses recientes, con la aprobación de una reforma constitucional en materia educativa que condiciona el ingreso, promoción y permanencia de los docentes en el sistema educativo a la aprobación de evaluaciones estandarizadas por lo que ha sido ampliamente rebatida y cuestionada. En tal perspectiva, y a la luz del anuncio de que la Enlace será remplazada por otra herramienta de diagnóstico educativo –diseñada por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación–, es posible que los vicios y las carencias de la prueba comentada, lejos de desaparecer, se reproduzcan y amplíen con las nuevas evaluaciones; ni a México y mucho menos a Zacatecas conviene perpetuar esos vicios que por desgracia continuarán en el sistema.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ