Inseguridad y violencia: Zacatecas agoniza

Inseguridad y violencia: Zacatecas agoniza

El Estado de Zacatecas ha vivido en los últimos años un ambiente de creciente violencia e inseguridad. Desde que el territorio zacatecano se volvió atractivo para los grupos delictivos, los homicidios, los enfrentamientos, los secuestros, el cobro de piso, las extorciones y en general todo tipo de crímenes y delitos han sido el pan de cada día para las y los zacatecanos.

Desde hace tan solo unos días, la entidad Zacatecana ocupa el primer lugar a nivel nacional en cuanto a inseguridad y violencia. Los focos rojos están encendidos, la sociedad vive alarmada y preocupada; no es para menos la preocupación que se vive en nuestro Estado, tan solo ayer, amanecieron 9 personas ejecutadas en distintos puntos del Estado; pero días atrás, también ocurrieron hechos sangrientos y violentos, recordemos cuando grupos antagónicos del crimen organizado se enfrascaron en un violento enfrentamiento en una comunicad del municipio de Valparaíso; o los dos policías de San Luis Potosí que aparecieron colgados en un puente en la capital del Estado; o recordemos a los que fueron colgados en un mismo puente por dos días consecutivos en la comunidad de Rancho Grande municipio de Fresnillo.

Es innegable que la violencia y la inseguridad se disparó de manera descomunal desde hace aproximadamente un mes en nuestro Estado. Quienes salen del gobierno del Estado, no pudieron con el paquete, se la pasaron echándole la bolita al Gobierno de México y responsabilizando a la federación de la violencia que se vive en Zacatecas. Los que próximamente entrarán a gobernar, tienen el reto enorme y se ven sin estrategia contra la inseguridad.

Una de las cosas que más ha fallado en el Gobierno de Alejandro Tello en cuanto al tema de inseguridad, es la corrupción de los mandos policiacos y la filtración de la delincuencia en las instituciones de seguridad; por eso ninguna estrategia era bueno, ninguna estrategia funcionaba, desde el mismo gobierno desarticulaban todo intento de combate real a la delincuencia. Dicho lo anterior, podemos decir, que, si el próximo gobierno solo representa un cambio de forma, pero no de fondo, Zacatecas vivirá peor su peor momento de violencia y de inseguridad.

El narcotráfico ha existido desde hace mucho tiempo en nuestro país; las historias, los corridos, las películas y las novelas y los libros, pueden ayudarnos a darnos una idea de cómo se vivía hace algunos años este tema y podemos darnos cuenta que con el paso del tiempo y conforme van cambiando los gobiernos y la sociedad, el narcotráfico ha ido cambiando sus modus operandi y sus formas de obtener ingresos. Antes el negocio era la venta de drogas; después, con el paso del tiempo las armas era lo que dejaba dinero; luego el tráfico de personas; la trata de blancas; y cuando empezó existir más competencia en esos giros, los carteles optaron por el secuestro, la extorción y ahora hasta la narco-política, que no es otra cosa más que políticos financiados con dinero de la delincuencia para luego servir de protección a los grupos delictivos.

Zacatecas es un punto atractivo para los grupos delictivos, para cualquiera que sea. La posición geográfica es perfecta; por el territorio atraviesan carreteras federales y estatales que conducen a Estados colindantes en los 4 puntos cardinales, los caminos de las comunidades, son perfectos para tomar atajos y evadir revisiones policiacas; las zonas de la sierra y del semidesierto, no solo es excelente para que los grupos de la delincuencia pueda ocultarse, sino que proporcionan climas propicios para el cultivo de la marihuana. Pero sin duda el mayor atractivo de Zacatecas para la delincuencia organizada es la colindancia que tiene el Estado con Jalisco, Nayarit y Durango, entidades con fuerte actividad de grupos delictivos. Por eso desde la entrada de los primeros carteles al Estado, se ha vivido en distintas ocasiones fuertes diputas entre grupos delictivos, pues controlar Zacatecas es estratégico para la delincuencia.

Existe un dicho referente al tema del narcotráfico, que dice que “mientras haya quien compre, habrá quien venda”, que por eso epuede haber algo de cierto en eso, de tal forma que la delincuencia organizada y el narco tráfico, pueden ser como una enfermedad que no tiene cura, pero puede ser controlada; de lo que si estoy convencido es que la crisis de inseguridad no se enfrenta de manera directa, sino con políticas públicas que cambien la forma de vida de las personas, mejoren su economía y recompongan el tejido social.

Nunca antes se había vivido una crisis tan fuerte de inseguridad y violencia como la que hoy se vive en Zacatecas; existen municipios en donde reina el miedo y son totalmente controlados por la delincuencia; nuestro estado agoniza y pide urgentemente paz y tranquilidad. Sería una pena y un crimen, que el próximo gobierno de Zacatecas, teniendo problemas tan delicados como la inseguridad y la violencia, atienda más a una agenda para satisfacer los intereses y ambiciones que genera la sucesión presidencial, que a una que involucre a nuestro estado al proceso de transformación. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ