BUAZ tiene un mes para investigar actos de discriminación por parte de un docente

BUAZ tiene un mes para investigar actos de discriminación por parte de un docente
Alumnas realizaron un “tendedero” para denunciar acoso y hostigamiento de profesores. En la imagen, la actividad se realizó entre estudiantes de Derecho ■ FOTO: ANDRÉS SÁNCHEZ

■ Tras denuncia, se documentó que el maestro ejerció también violencia contra sus alumnas

■ En tres meses se deberá implementar un mecanismo de prevención contra este fenómeno

 

La Comisión de Derechos Humanos del Estado de Zacatecas (CDHEZ) emitió una recomendación a la Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas (BUAZ) para que la institución, en un plazo de tres meses, implemente un Mecanismo para la Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de Violencia contra las mujeres, ya que las autoridades no han adoptado acciones ni medidas para investigar las denuncias ni para brindar atención a las víctimas.

La recomendación se emitió como resolución a una queja proveniente de la Preparatoria 3 de la BUAZ, donde se documentó que un docente de la asignatura de Inglés incurrió en varios actos de violencia contra sus alumnas.

Las denuncias se presentaron a partir del 6 de marzo de 2020, en la Preparatoria 3, ubicada en Fresnillo, cuando alumnas realizaron un “tendedero” para denunciar acoso y hostigamiento de profesores. La manifestación derivó en más actos de violencia de parte del docente en cuestión.

De acuerdo con la recomendación de la CDHEZ, se documentó que el docente de Inglés incurrió en expresiones de hostigamiento tales como observaciones molestas; miradas lascivas y gestos relacionados con la sexualidad; insultos, observaciones, bromas e insinuaciones de carácter sexual; tolerancia y reproducción de comentarios, bromas, gestos o miradas sexuales.

Así, el dictamen de derechos humanos señala que, “dentro del plazo máximo de un mes, posteriores a la aceptación del presente documento recomendatorio, se inicie un procedimiento de investigación por los actos de discriminación y violencia perpetrados por el profesor AR1, a través del cual se determine la responsabilidad administrativa en la que éste haya incurrido, al haberse acreditado el comportamiento doloso e intencional que realizó en contra de la comunidad estudiantil”.

Además, en un plazo máximo de tres meses, contados a partir de la aceptación de la Recomendación, las autoridades de la BUAZ deberán diseñar e implementar un Mecanismo para la Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de Violencia contra las mujeres y ofrecer atención psicológica a las alumnas afectadas.

De acuerdo con la observación de la CDHEZ, las deficiencias detectadas en el manejo de controversias en el ámbito educativo por parte de la BUAZ son generalizadas, esto significa que, más allá del fondo del asunto, la población estudiantil universitaria no cuenta con mecanismos eficientes para presentar quejas e inconformidades, situación que alienta la falta de denuncias y por tanto, impide la socialización de conductas que pudieran afectar directa o indirectamente al grupo escolar.

“Este organismo arriba a la conclusión de que, ante las denuncias de violencia de género externadas por las alumnas del Programa de Preparatorias, las autoridades universitarias no adoptaron medidas ni acciones concretas orientadas a una investigación integral, seria e imparcial de los hechos referidos, ni se les brindó apoyo o acompañamiento institucional a las víctimas.

Lo que denota el incumplimiento de la obligación de prevenir, erradicar y sancionar este tipo de conductas, lo que finalmente derivó en el silenciamiento de las víctimas, a fin de evitar la estigmatización, la pérdida de sus espacios de estudio y, consecuentemente, la posibilidad de tener más y mejores herramientas para el desarrollo de sus capacidades y potencialidades”.

En consecuencia, la CDHEZ determinó que la falta de mecanismos y protocolos de atención para atender oportunamente la violencia contra las mujeres en el ámbito escolar, aumenta los costos de la denuncia para las agraviadas, perpetúa la impunidad y genera, como en los hechos sucedió, condiciones para posibles represalias por parte de los agresores. En adición, la ausencia de una investigación seria y profesional, por parte de las autoridades universitarias afecta a la comunidad estudiantil y trastoca la confianza de ésta en las instituciones.

La queja se presentó en un escrito inicial en el que, con fecha 6 de marzo de 2020, en conmemoración del Día Internacional de la Mujer, cuando se llevó a cabo una actividad denominada “El tendedero” en las instalaciones del Programa de Preparatorias, de la BUAZ.

LA AUSENCIA DE UNA INVESTIGACIÓN AFECTA A LA COMUNIDAD ESTUDIANTIL: CDHEZ

La actividad consistía en denunciar, de manera anónima, situaciones de acoso o cualquier acto que hubiera atentado contra la integridad de dichas estudiantes. Especificaron que, en la actividad, predominaron comentarios en contra de AR1, docente de Inglés de ese programa, quien, a decir de las estudiantes, en varias ocasiones incurrió en conductas que dañaron su autoestima.

Esto, al hacer comentarios discriminatorios, motivados por razones de sexo, edad, condición social, situación académica, características físicas o forma de pronunciar el idioma inglés. De la misma manera, las estudiantes detallaron que, el docente se habría dirigido a las mujeres con calificativos como “perras” o con nombres de animales como “becerra”, “perra negra” o “perra blanca”.

“Por otro lado, aseguraron que, AR1 se dirige con morbo o con deseo hacia las estudiantes, el cual manifiesta al ver sus glúteos o pechos. Aunado al hecho de que, en clases, frente a sus grupos, ha comentado de forma literal: el acoso te hace más fuerte”.

Todo lo anterior, a decir de las quejosas, provocó que AR1 tomara represalias con los grupos a los que les imparte clases y llegó al grado de amenazar a Q y a A1, respectivamente presidenta y secretaria del Consejo Estudiantil del Programa de Preparatorias, con proceder penalmente en su contra por apoyar la realización de dicha actividad.

“Es importante hacer mención de que, al momento de calificar los hechos, esta Comisión determinó que las probables violaciones recaían en contra de la integridad de mujeres adolescentes a quien no se les garantizó una vida libre de violencia en el ámbito escolar, por tanto, el trámite del expediente también contó con un enfoque diferenciado en virtud de la edad de las víctimas potenciales”, expone la observación de la CDHEZ.

“En relación a las conductas discriminatorias, las alumnas y alumnos de éste refieren, de manera reiterada, que éste hace comentarios machistas que denigran a las mujeres, tales como que las mujeres no sirven ni para trapear y lavar los trastes; que éste normaliza conductas de acoso, diciendo que son situaciones que las mujeres tienen que soportar, que es normal que las mujeres bonitas sean acosadas o bien, que si éstas no se comportaran o vistieran de cierta manera, no serían acosadas. Incluso, mencionaron que les dice que no todas son tan bonitas como para merecer ser abusadas”, agrega el documento.

Así, la CDHEZ “pudo constatar que, el profesor AR1 basado en esta relación desigual de poder, tras detectar su nombre en el tendedero desplegó una conducta abusiva en contra de las estudiantes mujeres, lo anterior a través de frases intimidantes que han sido documentadas por esta Comisión en el apartado de Pruebas, y entre las que se destacan, que el acoso era algo a lo que tienen que acostumbrarse las mujeres, que es normal que acosen a las niñas bonitas, que a las mujeres bonitas siempre las van a acosar, que las mujeres son prostitutas, que las mujeres deben ser violadas para ser más fuertes, entre otras”.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ