Campañas: debate de la realidad o retórica de ilusiones (y odios)

Campañas: debate de la realidad o retórica de ilusiones (y odios)

Suponemos que una campaña consiste en hacer que la población tenga razones para elegir a una persona entre varias. Existen varios individuos que quieren ser gobernadores o diputados o alcaldes, y la población debe elegir sólo uno entre una gama amplia de opciones. Supongamos a un elector modelo, este debe estar preocupado por una serie de problemas que le afectan, como la seguridad, que no le deja dormir y le provoca ansiedad por el temor de que lleguen los malos y atente contra su patrimonio o su familia, o que exista empleo para su hijo que está por cumplir los 23 años y necesita ingresos para independizarse, o el agua que nunca tiene, o la educación de sus nietos que se verán en desventajas en el futuro por su mala formación. Lo natural es que este elector modelo quiera escuchar propuestas que (crea) solucionen esos problemas que el angustian.

En este contexto, el elector se preguntará, ¿el PRI prometerá mejorar la economía y gobiernos honestos? ¿El PAN prometerá hacer gobiernos efectivos y resolver la inseguridad de las familias? Pero su base de credibilidad está quebrada: ya fueron gobierno, prometieron eso y tuvieron resultados negativos. ¿Cómo harán campaña los partidos que parten de una credibilidad quebrada? ¿Las estrategias mercadotécnicas podrán tener el poder de recuperar confianza? Muy difícil. En el caso de Morena la cosa está difícil también, después de 2 años de gobierno ha ocurrido un desencanto progresivo: las organizaciones defensoras de los derechos migrantes fueron las primeras en manifestar su desilusión, luego las universidades, después organizaciones campesinas que veían poco apoyo y al final la población que creía que habría resultados en la inseguridad y la salud. Y para rematar, la elección irregular de candidatos que representan justo aquello contra lo cual nación ese partido. ¿Cómo hará campaña Morena? ¿Prometerá una cada vez más vacía Transformación social? Así como el bloque del PRI-PAN (y su escudero del sol azteca) están ante la credibilidad quebrada, Morena está ante el desencanto. ¿Podrá Morena hacer campaña criticando el uso de aparatos de gobierno en las elecciones mientras los servidores de la nación actúan como activos electorales? Es la situación con los principales partidos de la contienda: ¿qué van a prometer en sus campañas?

Alrededor de los dos bloques electorales fuertes, están varios partidos pequeños que, a ciencia cierta, tendrán una participación testimonial (con algunas excepciones). Pero todos siguen pautas de promoción idénticas: gestos corporales, locaciones y frases de consigna iguales. Para la población en general, eso no permite observar sus diferencias específicas que sirva para decidir una elección entre varias opciones.

Así las cosas, ¿qué definirá el voto de los electores? Pues muy probablemente no una elección de voluntad libre, sino compromisos de apoyo por programas sociales o emociones emergentes por filias y fobias ideológicas muy elementales.

En suma, esteremos observando cómo plantean sus campañas los bloques electorales principales y cuál es el móvil para la emisión del voto de un electorado condicionado por la pobreza crónica en nuestro estado de Zacatecas. Campañas sobre el debate de la realidad o la vociferación de ilusiones seductoras (y odios movilizantes).

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ