El futuro del sector eléctrico

El futuro del sector eléctrico

La administración de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha manifestado en repetidas ocasiones que uno de sus principales objetivos es alcanzar la soberanía energética, mediante la satisfacción de las necesidades energéticas del país con recursos propios y volviendo a hacer al sector petrolero un soporte fundamental para el desarrollo económico y social. Un tema central y que ha sido objeto de un ríspido debate se vincula al desdén presidencial por las energías renovables y la inversión privada en el mercado eléctrico, motivo por el cual se envió una iniciativa de reforma a la Ley de la Industria Eléctrica con carácter preferente a la Cámara de Diputados, mediante la cual se pretende eliminar los principios de economía y eficiencia para adquirir energía de más bajo costo producida por particulares para darle prioridad a la generada por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) sin aplicarle ningún criterio. En este sentido, el viernes pasado con 22 votos a favor y 10 en contra, los integrantes de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados aprobaron en lo general y en lo particular la iniciativa que reforma que pasará a su discusión y aprobación en el pleno el próximo martes.

No existen dudas en torno a la importancia de lograr la soberanía energética, pues de acuerdo con el estudio “El potencial renovable de México la soberanía que no se ve” publicado por Greenpeace en 2020, esta es fundamental para el desarrollo nacional y para combatir la desigualdad que existe en el país ya que contar con energía accesible, limpia y suficiente es un factor de mejora de la calidad de vida la población; en este tenor, cabe mencionar que en México actualmente un 40 por ciento de los hogares no cuenta con electricidad suficiente o bien emplea una proporción considerable de sus ingresos en este rubro. Recientemente una tormenta invernal que azotó al estado de Texas congeló ductos de gas natural de los cuales la CFE recibía su principal insumo para generar electricidad, esto ocasionó el segundo apagón masivo en dos meses que dejó con el servicio intermitente a 26 de las 32 entidades del país y que provocó pérdidas estimadas por 2,700 millones de dólares. De acuerdo con datos publicados por BBC Mundo, la proporción de electricidad generada en México a partir de gas natural es del 60 por ciento, mientras que el 80 por ciento del gas proviene de Estados Unidos, sobre todo de los campos de Texas; asimismo, es importante destacar que el precio de este insumo pasó de tres dólares a más de 200 debido a la contingencia climática.

Lo anterior hace evidente la ausencia de una soberanía energética que debe ser atendida de la mejor manera posible, sin embargo la iniciativa de reforma a la Ley de la Industria Eléctrica no resolverá el problema ya que las soluciones deben surgir de especialistas y no de estrategias políticas que sacrifican criterios técnicos en la toma de decisiones por cuestiones ideológicas. Según la agencia alemana DW, los apagones pudieron haberse evitado si el país hubiera contado con mayor presencia de energías renovables y más líneas de transmisión, en este sentido, el estudio de Greenpeace refiere que México cuenta con suficientes recursos solares y eólicos para generar el 100 por ciento de la energía que se consume en el país, e incluso tendrá la opción de exportar excedentes. La contribución potencial de las energías renovables es estratégica, por ejemplo, en 2016 la CFE tenía una capacidad instalada eléctrica de 73,510 Megawatts (Mw); no obstante, la Secretaría de Energía (SENER) consideraba para el mismo periodo y bajo un escenario para el desarrollo de proyectos de generación limpia cercanos (2 km para energía solar y 10 km para las fuentes de energía restantes) a la Red Nacional de Transmisión, que podrían generarse 397,020 (Mw) a partir de energía solar, eólica, geotérmica y biomasa, lo que significa una reducción de emisiones contaminantes de 424,463 megatoneladas anuales asociadas a este sector. Si bien no se puede culpar a la actual a la administración de todas las deficiencias en materia energética, es muy grave que se omita deliberadamente la gran oportunidad que representan las energías limpias, en este tenor es importante considerar el caso de Noruega el cual a pesar de ser un país petrolero, en la actualidad genera 98 por ciento de su electricidad de fuentes renovables, asimismo, a pesar de haber obtenido estos resultados su inversión en este tipo de energías sigue en aumento.

La tecnología para impulsar las energías renovables actualmente es más accesible, genera electricidad a un menor costo y trae beneficios al medio ambiente, en este sentido, el éxito noruego es resultado de una combinación de pensamiento inteligente orientado a aprovechar esta tecnología, además de la voluntad del gobierno de realizar grandes cambios lo cual logra que sucedan cambios favorables a gran velocidad. Este no es el caso de México, en donde el problema fundamental no es el mercado ni la participación privada en el sector eléctrico, es la falta de instituciones para sacarles provecho e incentivar el desarrollo de un modelo sustentable en el largo plazo que sea el pilar de la soberanía energética.

[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ