ISSSTEZAC: un ensayo fallido

ISSSTEZAC: un ensayo fallido

Si existe un ejemplo de cómo el gobierno del estado hace las cosas al revés ese es el ISSSTEZAC. Todo un caso fallido. Una muestra macro de como la parte patronal hizo y gestionó este experimento al troche moche. Los brillantes cerebros que diseñaron al instituto de seguridad social para los empleados de las nóminas del estado, o no eran economistas ni administradores de profesión o siéndolo, no conocían la teoría de Malthus, en el sentido de que mientras las cuotas se aportarían de manera aritmética, las jubilaciones irían creciendo de manera geométrica. Pero además existiendo ya otro organismo encargado de pagar las pensiones, no hacía falta crear al Frankenstein en que termino convirtiéndose el ISSSTEZAC. Ahí no terminaron los males. Con el tiempo, el monto por el pago de pensiones termino multiplicándose por diez en relación con el de las cuotas.

Los medios escritos publicados el pasado miércoles, entre ellos nuestro periódico La Jornada Zacatecas, han sido prolijos en informar detalles que los mortales zacatecanos desconocíamos. Entre otros datos citaron que en el Instituto ha llegado a la situación en que esta porque empezando por su misma Junta Directiva conformada con la representación de los sindicatos, sintiéndose en el reino de jauja y pensando que el tiempo de vacas gordas existiría por siempre, les dio a los muy visionarios por otorgar jubilaciones que no correspondían, aumentar prestaciones y alimentar a una burocracia inútil y parasita que contribuyó a desangrarlo. El primer gran error fue haber afiliado cuando se funda en 1986 el Instituto a los trabajadores del Seguro del Empleado, reconociéndoles los años de antigüedad que tenían en el trabajo sin que hubieran aportado un centavo para sus pensiones. Aquí comenzó abrirse el boquete financiero. A esta pifia le sucedió tres años más tarde la incorporación de 1300 maestros de Telesecundarias, reconociéndoles también su antigüedad sin que hubieran hecho aportaciones para jubilarse (Imagen de Zacatecas, 10/02/2020), cuando hubiera bastado que quedaran afiliados en el IMSS.

Por si lo anterior no bastara, siguió lloviendo sobre mojado. En el 2004, cuando todavía estaba lejos la avalancha de jubilaciones y las cuotas de los afiliados juntaban una buena ronchita de lana, a su flamante Director se le ocurrió asignarse un estratosférico sueldo por encima del del gobernador. Cuando éste cobraba 80 mil pesos el mandamás del ISSSTEZAC, puesto por el mandatario estatal se asignaba un sueldazo de 125 mil pesos mensuales, sumémosle a este los montos de las prestaciones y aguinaldo que se embolsaba. Aquí está el origen de la burocracia dorada. Misma que la engordarían aviadores, recomendados y el pago por adelantado de pensiones “por solidaridad”. El ISSSTEZAC convertido en caja chica del gobierno con un uso discrecional de sus exiguos fondos. El rosario de errores y problemas lo coronan las irregularidades y malos manejos administrativos de hoteles, restaurantes y centros recreativos.

Desde nuestro punto de vista, el Instituto de seguridad para los trabajadores del estado debió concebirse como una sociedad mutualista integrando un fondo revolvente con aportaciones iniciales de quienes voluntariamente ingresaran a la misma mediante el cual tendrían derecho a solicitar préstamos de corto y largo plazo y otras concesiones, no fue así. Como se operó termino siendo todo un boquete financiero con un monstruoso déficit que amenaza con convertirse en un problema de gobernabilidad, como acertadamente lo señalo Jorge Miranda.

El dolor de cabeza en que se ha convertido el ISSSTEZAC y el enorme déficit que arrastra al grado de que ya se le declaró en quiebra, lo terminaremos pagando los contribuyentes. A la fecha, a un mes después de que debió haberse pagado a los jubilados que trabajaron para dependencias del Gobierno del Estado, éstos siguen sin cobrar la mitad de su aguinaldo. No hay dinero y la Secretaria de Finanzas espera que el cochinito de las arcas públicas junte lo suficiente vía impuestos y cobro de tenencias para saldar la deuda. “Deben no niegan, pagan, no tienen”.

Pero qué necesidad como diría el clásico hubo de que se llegara a esta delicada coyuntura. Si ya existía el IMSS como la dependencia tradicional que paga pensiones a los empleados de las administraciones de los estados, fue un error garrafal haber incorporado un régimen de pensiones en el ISSSTEZAC. Obviamente no tiene la culpa el indio sino quien lo hizo compadre. Los trabajadores al aportar una cuota para su seguridad social, tienen todo el derecho de cobrar esa pensión adicional a la que les paga el IMSS. Esto los ubica en un estatus de excepción según nuestro Secretario de Finanzas.

Revisar y ajustar cuentas, los altos sueldos y pensiones de la burocracia dorada y nómina es una acción urgente.

Falta de una planeación con visión prospectiva, un pésimo manejo administrativo, amén de prácticas y vicios ligados a la corrupción; así se resume la triste y truculenta historia del ISSSTEZAC. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ