Miscelánea ¡D e s a p a r e c i d o s! A seis años de Ayotzinapa

Miscelánea ¡D e s a p a r e c i d o s! A seis años de Ayotzinapa

“Las muertes de los seres cercanos tenían que ser olvidadas tan pronto como la necesidad de subsistir lo dictase. No por azar ni por voluntad propia los supervivientes viajan el resto de sus vidas con cuentas imposibles de saldar. Ser familiar de un desaparecido es mucho más complejo y doloroso que deudo de un sepultado.

La certeza de la muerte puede doler menos que la esperanza de la ilusión. No es que las tumbas concilien el alma, sino que la sepultura da por terminada una historia de dolor, de miedo, de incertidumbre. Era obvio que el hijo había sido asesinado, era evidente que ya no estaba y que nunca más regresaría. Sin embargo, faltaba el cadáver, faltaba el adiós. Faltaban sus ojos para que la culpa no golpease cada noche. Faltaban los amortajadores, las palas, la tierra ensangrentada, la lápida, los murmullos del panteón. Faltaba, en suma, la muerte. A la muerte no es posible reclamarle. En cambio, cuando no está el cadáver, a la vida sí es posible increparla.

Incluso hubiese sido importante saber cómo lo mataron: ¿A balazos? ¿A golpes? ¿Se ahogó? ¿Corrió al bosque? ¿se percató de su muerte? Cuando los muertos no están, los deudos tienen derecho a imaginar lo que quieran incluso que los muertos no están porque no están muertos, sino porque alguien los recogió y ahora viven en otro lugar. Por eso los funerales no son mero trámite higiénico: sirven para despedirse y empezar el duelo. El duelo es un espacio sano que les permite a los deudos recogerse, mirarse y recuperarse. Muchos supervivientes no logran serenar el alma porque el duelo nunca se llevó a cabo”. Dice Arnoldo Kraus en su libro “Quien hablará por ti”.

Hace vibrar el alma pensar en el sufrimiento de los deudos de los desaparecidos de Ayotzinapa y la lectura impactante de Kraus.

“Seis años del ataque en Iguala y aún no hay justicia”, cabecea “La Jornada”26/9/20

“Ayotzinapa: En este gobierno ya van 80 órdenes de captura”. “La Jornada” 26/9/20.

Bien si es así, sólo que el enjuiciamiento penal resulta de dos formas de conducta: por acción y por omisión. Aquellos que detuvieron, subieron a los camiones y los enviaron con rumbo desconocido son culpables por acción; pero aquellos que observando la escena permanecieron impasibles (de mirones) y, siendo elementos de seguridad pública o militares no actuaron, son culpables por omisión, atento a lo que dispone el artículo 215 del Código Penal federal:

El Código Penal Federal, equipara la conducta por omisión con el tipo penal de Abuso de autoridad…

Artículo 215.- “Cometen el delito de abuso de autoridad los servidores públicos que incurran en alguna de las conductas siguientes: 1… 11… 111.- Cuando indebidamente retarde o niegue a los particulares la protección o servicio que tenga obligación de otorgarles…; IV a la VI… VII.- Cuando teniendo conocimiento de una privación ilegal de la libertad no la denunciase inmediatamente a la autoridad competente o no la haga cesar, también inmediatamente, si esto estuviere en sus atribuciones;”

Resulta así, que cometieron el delito equiparado a Abuso de autoridad, no solamente quienes privaron de su libertad a los jóvenes de Ayotzinapa, también incurrieron en ese ilícito, los policías y soldados que no lo impidieron al estar en sus atribuciones hacerlo.

Esta forma de omisión, puede alcanzar a todas las autoridades que en tiempo real fueron informadas de la privación de libertad de los estudiantes, hasta los militares de jerarquía superior, el entonces Secretario de Gobernación e inclusive el entonces Presidente de la República.

¿Cuál es el límite de la voluntad política? El tipo penal está vigente.

LA VACUNA ANTICOVID 19 DE ASTRAZENECA:

“¿Y quién regula a sus seudoreguladores”, citado por Alfredo Jalife-Rahme en “Bajo la Lupa” “La Jornada”.

Alfredo Jalife, articulista de “La Jornada”, se remite a una nota aparecida en el New York Times y dice que este diario “coloca en la picota la vacuna sueco-británica de AstraZeneca con la exhumación de un segundo caso “neurológico” grave de dos mujeres con mielitis transversa (inflamación de la médula espinal): los expertos están preocupados (sic) de que AstraZeneca no sea transparente con los casos aludidos”.

Y agrega: “En forma inusitada, el portal ruso Sputnik coincide con NYT: la prueba de la vacuna basada en adenovirus de chimpancés (sic) se había cuestionado repetidamente por la “peligrosa” falta de ensayos suficientes acerca de los virus de chimpancés, así como por las consecuencias poco claras de la nueva tecnología. Llama la atención que el “adenovirus de chimpancé” experimentado por AstraZeneca “nunca se había utilizado antes en ninguna vacuna aprobada en el mundo”, a diferencia del “vector adenoviral humano, que ha sido ampliamente estudiado y utilizado…”.

“Ya había señalado en Bajo la lupa que la muy controvertida vacuna de AstraZeneca era la vacuna “electorera” de Trump para ser usada antes del 3 de noviembre y ayudarle en su reelección, además de haber demostrado su carácter eminentemente bursátil”.

¿Y USTED QUE PREFIERE?: ¿NIÑOS O CHANGUITOS?

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ