El encono social como estrategia electoral

El encono social como estrategia electoral

“En política y psicología, divide y vencerás o dividir para reinar es ganar y mantener el poder mediante la ruptura en piezas de las concentraciones más grandes, que tienen individualmente menos energía. El concepto se refiere a una estrategia que rompe las estructuras de poder existentes y evita la vinculación de los grupos de poder más pequeños. Podría ser utilizada en todos los ámbitos en los que, para obtener un mejor resultado, es en primer lugar necesario o ventajoso romper o dividir lo que se opone a la solución o a un determinado problema inicial.”

En una sociedad mancillada profundamente por los abusos sistemáticos de su clase gobernante por décadas, es natural que el discurso del señalamiento de los errores del pasado sea sumamente rentable para los detractores del régimen, otrora nuevo gobierno, que sigue utilizando la misma estrategia para mantener un voto cautivo, un voto segmentado y bastante rentable, que se deja manipular so pretexto del “bien común” y que puede distinguirse por los episodios de cólera que al momento de hablar de política o de sufragar imprimen en su reacción. Si bien no es nada nuevo y como dice la introducción, esta estrategia es tan vieja como la propia democracia, es pertinente analizar si para efectos prácticos conviene al proyecto de gobierno en turno, se a cuál sea, o si hay algún beneficio tangible que repercuta directamente en la mejoría de condiciones de la sociedad. Honestamente, no creo que exista ningún beneficio en dinamitar a una sociedad de por si ya segmentada por le economía canalla que rige a México y que se profundiza en la enorme brecha de desigualdad que divide a los privilegiados de los olvidados del sistema.

¿Qué pasaría si los que hemos juzgado al nuevo gobierno tachándolo de incompetente en diferentes áreas, no estemos al tanto de la verdadera estrategia de poder que contempla “errores y omisiones” premeditadamente?

Hay certeza de algunas premisas:
1.-En este país el voto de la gente pobre ha sido corporativizado a favor de los gobiernos en turno y cooptado con prebendas y programas sociales que lejos de ayudar integralmente a salir de la condición de pobreza, se vuelven una dosis de paliativos con efectos placebos de bien estar social.

2.-La clase media es el motor de la economía, es un segmento social medianamente informado, pero con necesidades tan apremiantes como los que menos tienen. No existen políticas públicas orientadas a fortalecer la condición de dicha clase, sino que, por el contrario, pareciera incomodar y tener como destino su debilitamiento. La fórmula parece ser, que por cada día que se incorporan a la clase baja muchísimos, pero muchísimos trabajadores, solo unos cuantos ascienden a clase media, cuesta esfuerzo mantenerse en ella y es casi imposible aspirar a la alta.

3.-Las condiciones empeoran en todas las proyecciones de este año, en gran medida por la crisis y la pandemia COVID 19, pero ya se observaba una caída económica en el PIB desde el último trimestre del 2018 y hasta el segundo trimestre del 202. Según la CEPAL la pobreza extrema aumentara en México hasta un 4.3 por ciento para el año que corre, más lo que se acumule.

El discurso presidencial del primer año de gobierno fue institucionalizar las diferencias entre las clases sociales, estigmatizándolas y poniendo como prioridad del discurso a los pobres de este país; solo en el discurso, porque según datos del CONEVAL, todos aquellos programas que se diseñaron para mitigar la pobreza cuentan con un sinnúmero de observaciones a la metodología, pero particularmente al impacto poblacional que generan ya que no existen evidencias de este. Y como también dijera CONEVAL: “lo que no se mide no se puede corregir”, evidencia que hay una aparente cruzada contra la pobreza, pero con armas de papel para derrotarla. De tal suerte que mientras este segmento poblacional permanezca cautivo con prebendas y canonjías, dividir a la sociedad mexicana, haciendo hincapié en sus diferencias de clases y estereotipando a los que tienen un poder adquisitivo superior, el Botín de guerra estará seguro y listo para la próxima batalla… Primero los Pobres.

En Zacatecas no cantamos mal las rancheras, esa estrategia de odio y de división se sienten desde hace mucho y promete calar aún más hondo. En una sociedad tan pequeña como la nuestra, cuando hay un proceso electoral los ánimos se desbordan y en esta ocasión dónde las familias políticas se disponen a participar, no será la excepción. No es muy temprano para advertir que se vislumbra un proceso profundamente cuestionado, donde la lucha fratricida al interior del partido que va arriba en las encuestas, puede definirlo todo. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ